Recuerdos del 2018 que se va

Aprovecho esta mañana del último día del año para hacer un rápido repaso de este 2018 que se nos escapa entre los dedos como la fina arena del mar.

En lo que al blog se refiere no es que haya sido un año muy productivo, la verdad. He escrito tan sólo media docena de artículos; si bien uno de ellos ha sido el segundo más visto durante los últimos doce meses: el repaso al patinete eléctrico Xiaomi M365 al cumplir los 1000 Km.

¿Y cual es el más visto del año? Pues, efectivamente, el de la propia review del patinete, que casi empata a visitas con el que os decía antes y que fue publicado a finales de 2017. Es decir, que entre los dos han conseguido hacerse con la gran mayoría de las visitas al blog, lo cual ya no me sorprende porque año tras año observo que aunque este es un blog que nació con orientación fotográfica, las entradas más visitadas suelen ser las que versan sobre otros temas muy diversos.

Sin embargo, aunque en el blog no ha habido gran movimiento, en mi vida sí que ha sido un año de cambios. El principal, que a principios de año dejé Alcalá de Henares para irme a vivir con mi novia a Tres Cantos. Y qué queréis que os diga, pero fue una de esas cosas que surgió de repente en una conversación durante una cena informal y creo que es lo mejor que hemos hecho. La convivencia es fantástica y esto le ha dado un empujón muy grande a nuestra relación, así que los dos estamos más que contentos con el cambio de aires.

Eso sí, no olvidaré que los comienzos fueron duros. El piso nos lo dieron nada más que con los muebles de cocina, de modo que los primeros días tuvimos que dormir en un colchón de camping hasta que nos llegó la cama y el sofá, montando muebles de Ikea hasta las tantas de la noche, trayendo cosas de Alcalá y de Coslada casi todos los días… Fueron un par de semanas muy intensas, pero se nos dio muy bien y entre los dos hemos conseguido crear un hogar cómodo y acogedor.

También ha sido un año en el que me tuve que despedir de mi querido Opel Corsa, que murió por una rotura de cadena de transmisión en plena A1 a finales de julio sin ningún tipo de aviso previo. Me dio mucha pena desprenderme de él, pero la reparación del motor se iba a los 2000 euros y por la edad y kilómetros del coche creo que no merecía la pena prolongar su vida.

Pese al enfado inicial (se supone que una cadena de transmisión no se cambia jamás) dado que el coche no me dio el más mínimo problema durante los siete años que lo tuve, opté por ver qué me ofrecían en Opel. Y me hicieron una oferta tan buena por un Astra Turbo gasolina 125 CV nuevo con cámara de marcha atrás, sensores de aparcamiento, luces automáticas y climatizador bizona que no le di demasiadas vueltas y me lo compré con extensión de garantía a cuatro años para mayor tranquilidad frente a posibles problemas técnicos.

A día de hoy el coche y yo ya hemos recorrido 10000 Km y de momento no me ha dado el más mínimo problema. Además, es cómodo, divertido de conducir (ya no recordaba la estirada de los gasolina en las incorporaciones a autopista) y gasta menos de lo que creía; dándome una media real de 6,15 l/100 según mis propias estadísticas de Spritmonitor.

Con la llegada del invierno mi novia también se compró coche; aunque en esta ocasión era su primer vehículo (aparte del patinete de Xiaomi, claro). Un Ford Fiesta gasolina Km 0 con el que va y viene del trabajo en pis-pas y que le permite tener una total autonomía para moverse de aquí para allá sin depender de trenes, autobuses o que yo pueda acercarla a algún lugar. Estoy contento por ello porque además es un coche con buen tacto, amplio, seguro y que se conduce con dos dedos.

Y bueno, en el trabajo sí que todo ha seguido igual durante los últimos doce meses. A lo largo de este año mis funciones no han cambiado y he tenido tiempo de realizar algunas cosas de tipo tratamiento de datos para optimizar el funcionamiento de las cosas, que es algo que siempre me ha gustado. Tengo la suerte de tener unos jefes que me dejan margen de confianza para hacer las cosas como crea conveniente y gracias a ello la creatividad siempre se potencia.

Eso sí, el año que viene sí que habrá cambios. Más que nada porque cambiaré de empresa y porque entraremos en una dinámica de trabajo algo diferente a lo que hemos tenido en los últimos seis años. Algo de inquietud sí que siento, pero el tiempo y la experiencia le dan a uno autoconfianza y serenidad, así que veremos qué viene en los próximos meses y si viene temporal lo capearemos lo mejor posible.

Espero que paséis un buen fin de año y que nos sigamos leyendo por aquí. Ojalá el año que viene haya algo más de movimiento en este pequeño rincón de Internet que lleva ya más de 11 años activo.

¡Un abrazo!

Haciendo balance del 2011

El 2011 terminará dentro de unas horas y, como de costumbre, creo es una buena ocasión para echar la vista atrás y ver qué ha pasado durante los últimos doce meses para así afrontar el nuevo año con perspectiva.

That's me!

En otras ocasiones he desglosado el año por meses; pero en esta ocasión voy a hacer una disección más global en la que la secuencia de los acontecimientos no es tan importante como la conclusión a la que me gustaría llegar, de modo que me gustaría empezar esta historia hablando del que hasta hace poco ha sido mi lugar de residencia.

Alcalá de Henares

Alcalá es la ciudad donde está mi casa, el sitio en el que he crecido y donde reside mi familia y mis mejores amigos. No pasa un día en el que no me acuerde de Alcalá y siempre que tengo ocasión de volver me gusta perderme por sus rincones y encontrarme con toda esa gente que me ha visto a lo largo de todos estos años.

La ciudad de los chapiteles

Sin embargo, pese al cariño que le tengo a mi ciudad, 2011 ha sido el año en el que me he ido a vivir a Oropesa del Mar. Un lugar donde tengo un trabajo que me apasiona, una vida que construyo con mis propias manos y un escenario idóneo para la fotografía que tanto me gusta practicar. A lo mejor algunos de vosotros está pensando que vivir en un lugar de playa donde en invierno no te cruzas con nadie por la calle debe de ser algo insoportable; pero ya os adelanto que yo allí estoy encantado y que lo único malo de es que estoy a 450 Km de la gente a la que quiero.

Contrastes del amanecer

Vida personal

Reconozco que esta nueva vida que ahora llevo me ha hecho crecer como persona, me ha dado mucha libertad, me está enseñando unas cuantas cosas y me está haciendo madurar mucho. Si siempre he sido alguien que concede especial importancia a los pequeños detalles, a lo largo de los últimos meses ese rasgo mío se ha acentuado todavía más; y es que cuando sales un domingo a las ocho de la mañana a dar una vuelta en completa soledad, un amanecer en tonos pastel, una flor desafiando a los acantilados o un gato que te mira con curiosidad desde su escondrijo son cosas que te llenan bastante.

Gato en éxtasis

Y es verdad que hay días en los que es duro llegar a casa y que sólo te espere una pila de platos por fregar; pero eso también hace que los fines de semana en los que puedo escaparme a Alcalá o vienen a visitarme mi chica o mi familia a Oropesa los disfrute con una especial intensidad. De todos modos, como os decía en el párrafo anterior, estoy contento con esta vida que llevo porque siento como si en lo personal hubiera avanzado varios años en tan sólo ocho meses.

Marcos torcidos

Blog

En lo que al blog se refiere, 2011 ha sido un periodo de tiempo en el que han disminuido considerablemente las horas que invierto en este rincón de Internet. Cierto es que sigo publicando artículos con cierta regularidad y que de vez en cuando me siento a responder las dudas que vais planteando en los comentarios; pero hay muchos días en los que no me puedo permitir dedicarle ni un minuto a esto que, al fin y al cabo, no deja de ser una afición como otra cualquiera.

El caso es que entre semana ando siempre liado con temas laborales, y una vez que llega el fin de semana me gusta aprovechar el tiempo libre para hacer fotos, pasear, salir a dar una vuelta en bicicleta… cosas que no impliquen estar delante de un ordenador y me permitan disfrutar un poco de la vida al aire libre.

Tierras altas

Fotografía

Fotográficamente hablando este año ha sido muy continuista: apenas me he comprado nuevos componentes para mi equipo (aunque sí que llegó recientemente la Olympus E-PL1) y lo que he hecho en buena medida es visitar lugares de mi entorno para retratarlos de la mejor manera posible. De cara al año que comenzará en breve me gustaría ampliar horizontes un poco y visitar lugares algo más lejanos que creo que pueden tener un encanto especial. Lo más seguro es que con la llegada de la primavera aproveche algunos fines de semana para moverme por lugares de la provincia con un encanto especial y crear algunas entradas que, como siempre, podréis ir leyendo por aquí.

Por los campos

De cualquier modo, si me siento a ver las fotos que he hecho desde el pasado mes de Enero sí que noto una cierta evolución a lo mejor no tanto a nivel técnico como compositivo; y es que como siempre digo, el mejor consejo para mejorar como fotógrafo es, precisamente, tratar de hacer todas las fotografías posibles y disfrutar al máximo de cada una de ellas. Puede que parezca que el resultado final es lo más importante en una imaegn; pero nunca hay que olvidar que para los que no nos dedicamos profesionalmente a esto es muy importante disfrutar del camino.

The time goes by

Trabajo

En lo laboral, como os decía antes, estoy contento y orgulloso de la tarea que realizo en Oropesa desde que en el mes de Mayo me mudé allí: me gusta mucho lo que hago y además tengo la suerte de contar con un equipo de personas realmente excepcional. En principio no se prevén demasiados cambios de aquí al otoño en este sentido; pero para entonces llegaré a una bifurcación en la que mi vida puede dar un nuevo golpe de timón, aunque para eso todavía falta bastante tiempo y hasta entonces lo único que me preocupa es seguir haciendo bien las cosas.

Agua

Videojuegos

El año que ahora termina ha supuesto para mí un nuevo acercamiento al mundillo del videojuego gracias a la 3DS. No repetiré lo que comenté hace apenas unos días en la entrada que ensalzaba las virtudes de esta consola portátil, pero sí insistiré en que la veo como un soplo de aire fresco en un mercado que considero bastante estancado desde hace tiempo. Obviamente esto es algo que ocupa un papel muy secundario en mi vida; pero creo que la compra de la última portátil de Nintendo ha sido un acierto pese a que mis partidas a Mario Kart, Tetris y similares sean algo bastante esporádico.

A estas alturas tengo claro que nunca volveré a involucrarme en el mundo de los videojuegos tanto como en mi época de redactor de ultimONivel porque mis prioridades en la vida han cambiado mucho desde entonces, pero reconozco que es agradable volver a sorprenderse con algún título que se sale un poco de lo común teniendo en cuenta que llevaba completamente apartado de todo esto desde hace ya un tiempo. Seguramente a lo largo de 2012 volváis a leer alguna entrada sobre esta temática porque es algo sobre lo que me apetece escribir.

Nintendo 3DS

2012

Termina por tanto 2011, que ha sido un año muy intenso y lleno de alegrías del que no me puedo quejar ni lo más mínimo en lo personal ni en lo profesional. Ahora llegará 2012 y aunque sin dudarlo firmaría porque fuera igual que el año que ahora agoniza, en el fondo todos queremos ir siempre a más y yo espero que para cuando hayan pasado sus 366 días (recordad que es bisiesto) pueda volver a mirar hacia atrás y contaros que, pese a que el listón estaba alto, las cosas han ido todavía a mejor.

Horizontes

Cierto es que en estos tiempos la situación económica es complicada, que hay mucha gente que está pasando apuros, que las hipotecas suben y los sueldos bajan… Y está claro que esas cosas yo no las puedo cambiar; pero lo que sí puedo hacer desde este humilde rincón de Internet es ofreceros una dosis de optimismo y, con mis párrafos y mis fotos, haceros pasar un rato entretenido. Al fin y al cabo, la finalidad de este blog no es otra que divertirnos y compartir conocimientos. Eso es lo que he hecho durante este 2011 y lo que seguiré haciendo a lo largo del 2012.

I think it's gonna be a long long time

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Mi 2011 en fotografías

Puesto que este blog trata principalmente de fotografía (y cuando abordo otros temas siempre los ilustro con imágenes propias) he pensado que estaría bien hacer un resumen del año que pronto terminará seleccionando una docena de fotos realizadas a lo largo y ancho de este 2011. ¡Vamos allá!

El refresco del dragón

Uno de los dragones que adornan los canalones de la calle Mayor de Alcalá de Henares.

Palacio de cristal

El palacio de cristal del parque del Retiro en Madrid. Un lugar con un encanto especial.

Mediterráneo

Una fotografía que realicé poco después de llegar a Oropesa. Esos árboles torcidos siempre me llaman la atención.

Cantos rodados

Las playas de Oropesa desiertas. Algo a lo que no estoy acostumbrado y que me encanta.

Tour de force

Un juego de luz, sombra, textura y perspectiva

The sky is in flames!

Uno de esos atardeceres mediterráneos que adoro

Curious

Nunca me puedo resistir a hacer fotos a los gatos que me voy encontrando por Oropesa

Un instante de soledad

Nada más ver a aquella chica allí sentada entendí que era un perfecto icono de soledad

Paraisos cercanos (Benicassim)

Paraisos cercanos que a veces no nos detenemos a contemplar como merecen

Amanece sobre Oropesa

Oropesa del Mar y alrededores retratada en el momento del amanecer

Viaje a Barcelona (Diciembre 2011)

Un atardecer irrepetible en Montjuic

Oropesa del Mar

Una imagen muy cinematográfica para despedir el año

Como podéis ver, mis temas favoritos (paisajes, soledad, contraluces…) no han cambiado; y es que son ya muchos años haciendo fotografías como para de repente cambiar de registro. Al fin y al cabo, la fotografía es una forma de ver el mundo y cada cual tiene la suya propia.

Estadísticas: Diciembre de 2010

Aunque hoy es el típico día de pasarse la mañana durmiendo y la tarde en estado catatónico, me gustaría ser fiel a la tradición de que la primera entrada del mes hable de las cifras de visitas para dar cuenta del interés que lo que escribo por aquí despierta entre vosotros. Vamos pues, por tanto, a ver la gráfica que en general sigue con su tendencia alcista iniciada ya desde los primeros días de vida del blog:

En total, durante el mes de Diciembre ha habido 48533 visitas al blog, lo que representa un incremento del 3,4% con respecto al mes anterior. Del mismo modo, el promedio diario durante este periodo de tiempo se sitúa en 1566 visitas, siendo el máximo mensual el correspondiente al día 27 con 2033 y el mínimo al 24 con 1061.

Una vez finalizado el año vamos a echar un vistazo a las estadísticas generales correspondientes a 2010, porque así podremos ver en perspectiva el aumento de visitas que mes a mes ha hecho que se incremente notablemente el contador que tenéis en la columna de la derecha:

En 2010 ha habido un total de 510255 visitas al blog, lo que da un promedio de 42521 al mes (1398 al día si lo preferís así). El pico máximo de visitas fue de 2201 y se registró el día 3 de Mayo. Del mismo modo, el día con menor número de visitas fue, precisamente, el 1 de Enero con 661.

La progresión anual a la que me refería antes queda patente cuando vemos que a lo largo de 2009 el total de visitas fue de 309482; por lo que el aumento durante este 2010 ha sido del 60,6%.

Durante el año que acabamos de terminar, al margen de la portada con sus 128836 visualizaciones, lo más visto del blog es el índice sobre fotografía con 27525 visitas; aunque la entrada más leída del 2010 es la que habla del eterno dilema Nikon vs Canon con un total de 12532 lecturas en dicho periodo de tiempo. Como dato curioso os diré que a lo largo del año he publicado un total de 265 entradas y ha habido un total de 3257 comentarios.

En mi propio encuadre

Obviamente, no puedo hacer otra cosa que descubrirme ante vosotros y daros las gracias por vuestro tiempo, porque esas más de quinientas mil visitas a lo largo del 2010 me parece una cifra espectacular para un blog que al fin y al cabo no deja de ser un compendio de las vivencias de una persona como cualquier otra.

Haciendo balance del 2010

Como cada tarde del 31 de diciembre, llega el momento de echar la vista atrás y hacer balance de los últimos doce meses en una costumbre que viene ya de lejos y que considero imprescindible para afrontar el nuevo año con perspectiva.

Enero de 1987

Un año para recordar

He de admitir que 2010 ha sido el mejor año de mi vida en todos los aspectos: laboralmente las cosas han ido francamente bien y en lo personal el año comenzó con un viaje por Bruselas y alrededores que me dio una perspectiva muy interesante. Durante aquellos cuatro días, además de visitar lugares fantásticos, me conocí mejor a mí mismo y afiancé todavía más mi idea de que la felicidad reside en las pequeñas cosas. Como os digo, aquel viaje lo aproveché al 100% y prueba de ello es que de él vienen recuerdos a mi memoria prácticamente a diario.

A medida que fue pasando el año prosiguieron las buenas sensaciones por unas cosas o por otras (vacaciones, amigos, cafés…) y ya casi terminando el 2010 sentimentalmente también me llevé una buena alegría conociendo a una persona maravillosa con la que me encanta compartir el tiempo y junto a la que me siento plenamente feliz.

La fotografía

En temas fotográficos, si miro mi evolución a lo largo del año me doy cuenta de que he aprendido y he mejorado mucho durante los últimos doce meses. En este momento me siento fotográficamente completo y con el equipo del que actualmente dispongo puedo plasmar las cosas desde mi particular punto de vista sin echar grandes cosas en falta. La llegada de la D300 supuso un buen impulso a mis aspiraciones fotográficas; algo a lo que también contribuyeron decisivamente los diferentes objetivos que han ido llegando a mis manos y a los que cada día saco más partido.

Prohibido...

Sin embargo, más allá de las cámaras y los objetivos que pueda tener, lo que más me gusta es ver que día a día se me ocurren nuevas ideas para hacer fotografías y gracias a ello cada vez que salgo a la calle de safari fotográfico disfruto como un auténtico niño.

El blog

Y en cuanto al blog, pues no podría estar más contento: vuestra afluencia sigue al alza, compruebo que los artículos de fotografía son apreciados y valorados, mucha gente enlaza a este rincón de Internet en foros y en otros blogs… Si bien tengo la espinita clavada de llevar tiempo sin responder a los comentarios pendientes y el hecho de que tengo una buena colección de consultas realizadas por email a la espera de contestación (pido perdón por ello). Quisiera poder llevar todo eso al día, pero en los últimos meses dispongo de tan poco tiempo libre que si saco un rato para el blog lo invierto en crear nuevos artículos. Sea como sea, espero encontrar una solución a esto en breve plazo de tiempo porque ya os digo que para mí es el único “pero” relacionado con el blog.

Dell Inspiron Mini 10

El futuro

No soy adivino y por lo tanto no tengo ni la menor idea de cómo será este 2011 que comienza en apenas unas horas; pero sí que os puedo decir que en No sé ni cómo te atreves seguiréis encontrando nuevos contenidos porque por mucho trabajo que tenga siempre sacaré unos minutos para hablaros de alguna técnica fotográfica, contaros alguna historia cotidiana o mostraros alguna imagen de la que me sienta orgulloso. Además, si todo sigue los cauces previstos, durante este 2011 habrá muchas vivencias que contaros de un tipo que siempre le pone ganas e ilusión a todo lo que hace.

Tonos pastel

Muchas gracias por vuestras visitas (mañana os daré algunas cifras tanto del mes de diciembre como del 2010 al completo), estrenad el año en buena compañía, sed constantes en todo lo que hagáis y empeñaos en ser felices todos los días de vuestra vida.

Después de todo esto ya sólo me queda desearos…

¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!

20090809-DSC_0260

Estadísticas: Diciembre de 2009

Para no perder las costumbres, incluso siendo hoy año nuevo me gustaría dedicar esta entrada a repasar las estadísticas del blog como corresponde al primer día de cada mes. Y puesto que esta vez terminamos el año al mismo tiempo, vamos a ver también en números cómo han ido las cosas por este pequeño rincón de Internet durante 2009; pero vaya por delante que la progresión con respecto al año anterior ha sido muy buena gracias a vuestra fidelidad y a la llegada en los últimos tiempos de más y más visitas en busca de información sobre fotografía y muchos otros temas. De hecho, este mes de Diciembre ha vuelto a suponer un incremento de visitas con respecto al anterior, superando la barrera de las 32000; cifra que hace apenas unos meses era completamente inimaginable para mí.

En total, durante el mes de Diciembre ha habido 32169 visitas al blog, lo que representa un incremento del 2,1% con respecto al mes anterior. Del mismo modo, el promedio diario durante este periodo de tiempo se sitúa en 1038 visitas, siendo el máximo mensual el correspondiente al día 28 con 1483 y el mínimo al 6 con 734.

Vamos ahora a afrontar ese apartado extra de la entrada que va a tratar de resumir en pocas cifras lo que han dado de si los últimos doce meses:

En 2009 ha habido un total de 309471 visitas al blog, lo que da un promedio de 25789 al mes (848 al día si lo preferís así). El pico máximo de visitas fue de 5718 y se registró el día 8 de Julio con motivo del artículo que hablaba de la no-infancia de Michael Jackson. Del mismo modo, el día con menor número de visitas fue, precisamente, el 1 de Enero con 351. La progresión anual a la que me refería antes queda patente cuando vemos que a lo largo de 2008 el total de visitas fue de 127466; por lo que el aumento durante este 2009 ha sido del 142,8%.

Poco más puedo decir (y tampoco es hoy el mejor día para soltar grandes discursos, ¿verdad?  😉 ), pero sí que me gustaría daros las gracias una vez más por demostrarme siempre que el blog va por buen camino y que lo que publico en él cada vez llega a más gente.

¡Un saludo y muchas gracias por leerme!

Primer cumple-reflex

Hoy hace exactamente un año que me compré mi primera (y por el momento única) cámara réflex. Anteriormente tuve cámaras compactas de carrete para luego adentrarme tímidamente en el mundillo digital a través de cuatro modelos diferentes que podéis ver en el rincón sobre fotografía del blog hasta que me hice con mi humilde Nikon D40 exactamente el 22 de Diciembre del año pasado (y no fue porque me tocara la lotería precisamente).

En los meses posteriores fueron llegando diferentes ópticas que fueron haciendo compañía al solitario 18-55 que venía en la caja; y con todas ellas disfruté (y disfruto) yendo a un lado y a otro en busca de nuevos puntos de vista que plasmar en forma de imágenes.

Como dato curioso os puedo comentar que durante estos 365 días he disparado un total de 13048 fotografías, lo que da una media de… Un momento; no puede ser… ¡¡ 250 fotos a la semana !! Madre mía, ¡pero si hasta yo mismo me sorprendo al echar las cuentas! No pensé que la cosa fuera para tanto, pero me acabo de dar cuenta de que me paso el día con el dedo pegado al disparador.

Sin embargo, más allá de los fríos números, que no son más que un indicativo imparcial para medir las cosas, lo que más he notado es que en estos últimos meses he aprendido un montón de conceptos sobre este arte que tanto me apasiona. Con las cámaras anteriores empecé a asimilar cosas como la variación de la apertura, el tiempo de exposición, la sensibilidad ISO… pero no ha sido hasta la llegada de la réflex cuando he empezado a disfrutar de verdad de la fotografía.

Luces, sombras, siluetas y reflejos (versión en vertical)

Precisamente por eso siempre intento transmitir esos conocimientos que voy adquiriendo a través de los artículos de este blog. De hecho, un aspecto que me gusta mucho de la fotografía es que siempre hay una cierta camaradería entre todos los aficionados, de tal modo que nunca se duda ni un segundo a la hora de compartir técnicas, secretos e impresiones.

Tengo claro que mi afición por la fotografía no es algo pasajero, pues son muchos años ya detrás de la cámara y creo que es algo que me acompañará siempre. Sea como sea, me alegro enormemente de haber decidido dar el salto a réflex hace ahora un año, porque en estos doce meses he aprendido y he disfrutado más haciendo fotos que durante todos los años anteriores.

Recordad: todos los rincones tienen una historia que contar y un lado amable que retratar, así que el secreto es ir por la calle con los sentidos bien despiertos.

Un remanso de paz