El colorido de los jardines en primavera

Me gusta fotografiar flores, ya lo sabéis: son de alegres colores, posan sin rechistar, dan lugar a composiciones armoniosas y tienen un atractivo visual que siempre capta la atención del espectador.

Días floridos II

Los que ilustran esta entrada son cuatro ejemplos de un paseo que me di el pasado domingo por unos jardines de Oropesa del Mar.

Día florido III

Días floridos

Día florido IV

Por cierto, ya me froto las manos pensando en la próxima sesión de fotos “florales” porque me pienso llevar el 28mm invertido… Teniendo en cuenta que estas están hechas con el 16-85 VR el resultado puede ser muy interesante.

Anuncios

La típica foto de Oropesa

Playa de la concha

Sé que por aquí han aparecido varias imágenes muy parecidas a la que ilustra esta entrada; pero es que cada vez que vengo por aquí soy incapaz de resistirme al embrujo del monte Bovalar y las espectaculares vistas que hay desde su mirador (conocido por aquí como el balcó).

La cara amable de los acantilados

Aunque en días de tormenta no es muy recomendable caminar cerca de ellos; si el mar está en calma es una delicia dar un paseo por alguna zona de acantilados y escuchar el suave rumor de las olas acariciando las rocas.

Oleaje

Desafiando la ley de la gravedad

Oleaje

Paseando entre flores

Pese a que conozco Oropesa del Mar desde que nací sigo sin acostumbrarme a verlo todo tan verde y tan florido. Cuando llega el verano puro y duro los prados tienen un tono amarillento y las flores por lo general ya se han secado por culpa del sol justiciero; pero ahora mismo todo tiene unas tonalidades que invitan a coger la cámara y dar un paseo para tratar de plasmar el colorido reinante.

La vie en rose

Paseo

Diente de león