Alcalá de Henares ayer y hoy (17)

¿Os apetece dar un paseo cerca del antiguo mercado municipal de Alcalá de Henares? Pues bien, hoy nos vamos por la calle Cerrajeros a ver qué vemos:

Calle Cerrajeros en 1963

“Calle Cerrajeros”. Baldomero Perdigón Puebla. 1963. Extraída del libro “Alcalá Blanco y Negro” de Baldomero Perdigón Puebla. ISBN: 84-607-1405-5

Antiguamente aquí estaba situado el mercado municipal y junto a él florecía un abundante y variado comercio: lo que veis en la fotografía es la propia calle del mercado. Éste quedaba a la derecha de la imagen (no llega a verse más que un trozo de su fachada) y los escaparates que podéis ver son los de las tiendas típicas que había cerca de él: tiendas de ropa y complementos que no tenían cabida dentro del propio mercado, pues estaba orientado a la alimentación.

Al fondo de la fotografía podéis ver la Plaza de Cervantes, cosa que en la segunda fotografía no se aprecia por las obras que se están realizando en medio de la calle.

Calle Cerrajeros en la actualidad

Calle Cerrajeros en la actualidad.

Sin embargo, con el paso de los años el mercado ha ido perdiendo importancia así como las pequeñas tiendas que lo rodeaban. Hasta tal punto llegó la cosa que hace aproximadamente un año el mercado fue derribado para edificar un centro comercial en su lugar. Las tiendas de la fotografía también han notado la crisis del pequeño comercio y muchas de ellas se han visto obligadas a echar el cierre o a traspasar el negocio porque las cuentas mes a mes no acababan de cuadrar.

¡Nos seguimos leyendo en Febrero! 😛

El uso de un móvil Symbian como GPS (2ª parte)

Escribo esta breve entrada como “actualización” de la primera que escribí hace ya unos días comentando cómo se puede emplear un teléfono móvil con sistema operativo Symbian a modo de navegador GPS.

Hasta ahora había podido probar el sistema tanto caminando como en coche, pero en el caso del uso como “peatón” siempre había sido por ciudad. Os comenté que era incómodo porque nos vamos a encontrar con un montón de imprecisiones y desfases a la hora de ir caminando por las calles, mientras que al ir en coche y ser la velocidad mucho mayor todo iba como la seda.

Pues bien, ayer pude probar el mismo sistema de receptor bluetooth Woxter BT-100 + Nokia 6630 + Tom Tom 5.202 con mapas 660.1223 en campo abierto, lejos de edificios e inferferencias y he de hacer unas cuantas puntualizaciones:

– Caminando en campo abierto el GPS posiciona correctamente y muy frecuentemente. La precisión es bastante buena, la distancia al punto prefijado se actualiza cada muy pocos segundos (aproximadamente cada 10 metros recorridos) y en general podemos fiarnos de nuestra posición en el mapa mostrado en pantalla.

– Lo que sigue fallando es la orientación del rumbo. Debido a la baja velocidad que llevamos al caminar la flecha no suele apuntar hacia la dirección en la que caminamos, por lo que es importante ir fijándonos por dónde se va “dibujando” nuestra trayectoria para ver hacia dónde nos dirigimos.

– El gran problema es que Tom Tom está orientado a la conducción, por lo que fuera de ciudades y de caminos forestales más o menos importantes que vengan trazados en el mapa, lo que vamos a ver es una planicie de color naranja sin ninguna referencia. Las pruebas que he hecho han sido por la zona del río Henares que discurre por las afueras de Alcalá y gracias a ello tenía la referencia del propio río en el mapa, pero de no ser por eso la verdad es que no me hubiera servido de nada. Lo ideal sería disponer de unos mapas topográficos para Tom Tom, pero no sé de la existencia de nada parecido (si alguien sabe algo del tema, por favor que deje un comentario 😉 ).

– Los navegadores diseñados con la conducción en mente hacen una serie de cálculos mediante los cuales aunque la posición que marque el GPS no esté exactamente sobre una calle, nos va a posicionar en medio de la vía que considere más oportuna en base a la cercanía y el sentido de la calle. Es decir, que si nos “salimos” de una calle el sistema va a asumir que seguimos por la misma durante un tiempo hasta que “se de cuenta” de que en realidad vamos por otra. Este margen (que viene muy bien a la hora de conducir entre edificios) se va a volver en nuestra contra si tratamos de manejar el GPS caminando, pues caminar por la acera correspondiente al sentido contrario de la circulación de los coches puede hacer creer al software de navegación que vamos en la dirección contraria a la que realmente vamos.

En definitiva, los factores que determinan la precisión de un GPS son básicamente dos: la claridad de la señal proveniente de los satélites (que viene determinada por la vista del cielo y las interferencias que puedan darse) y la velocidad a la que nos estemos moviendo.

A una velocidad lenta necesitaremos una visión muy despejada del cielo para obtener una precisión aceptable (además de unos mapas adecuados) y una mínima fiabilidad. Sin embargo, a una velocidad elevada, aunque no tengamos una gran claridad de señal, vamos a ver que el GPS tiene una precisión de apenas unos pocos metros. Esto es por el tema de los “diferenciales”, ya que aunque no tengamos una gran precisión sí que nos habremos movido mucho entre una posición y la siguiente, por lo que el GPS podrá interpolar correctamente y mostrar nuestra posición con una exactitud bastante aceptable.

¿Qué quería decir con todo este rollo? Que con los mapas adecuados un GPS puede servir perfectamente para orientarse en el campo, y prueba de ello son los sistemas que comercializa la marca Garmin.

¡Un saludo!

Review: Tiger Woods PGA Tour 08 (Wii)

Tiger Woods 08

Tiger Woods vuelve a Wii en un título que pretende juntarnos con nuestros amigos y familiares en torno al televisor para disfrutar de un partido de golf sin más pretensiones que la diversión. ¿Te apuntas? ¡Coge tu mejor hierro y ponte en el tee de salida!

Alcalá de Henares ayer y hoy (16)

Vamos hoy a echar un vistazo a una de las calles que dan a la plaza de San Diego, actual rectorado de la universidad de Alcalá. En concreto se trata de la calle Pedro Gumiel, que comunica la Plaza de Cervantes con la mencionada Plaza de San Diego.

Calle Pedro Gumiel en 1963

“Calle Pedro Gumiel”. Baldomero Perdigón Puebla. 1963. Extraída del libro “Alcalá Blanco y Negro” de Baldomero Perdigón Puebla. ISBN: 84-607-1405-5.

Calle Pedro Gumiel en la actualidad

Calle Pedro Gumiel en la actualidad.

¿Verdad que han cambiado pocas cosas por aquí? 😉

Posando junto a Don Quijote y Sancho Panza

Posando junto a Don Quijote y Sancho Panza

Del pasado 1 de Enero por la mañana: posiblemente el único momento diurno del año en el que no hay cola para hacerse la típica fotografía alcalaína junto a la estatua. La foto fue realizada por mi hermano y a Don Quijote no parece hacerle mucha gracia que le ponga la mano en la rodilla… 😛

¡12K visitas!

Si hace poco más de un mes os comentaba que me parecía sorprendente haber llegado a las 5000 visitas en el breve periodo de tiempo transcurrido desde el nacimiento del blog, hoy me complace comunicaros que acabamos de llegar a las 12000 visitas.

Gran parte de la “culpa” de este incremento de visitantes lo ha tenido el enlace de Microsiervos a la entrada de la curiosa división que descubrí por casualidad, pero en general, día a día van aumentando las visitas y los resultados de Google que enlazan a este lugar.

Me alegra ver que lo que Rafa me aconsejó hace ya unos meses da resultado: la regularidad a la hora de publicar contenidos hace que la gente vuelva a ver si hay algo nuevo, y la verdad es que poco a poco voy viendo comentarios de algunos de vosotros que ya me sonáis de entradas anteriores, así que os agradezco vuestra constancia y vuestras ganas de leer mis historias de cada día.

Y bueno, pues poca cosa más: ya que estamos hablando de este blog os comentaré que tengo grandes esperanzas en que las entradas de la categoría Alcalá de Henares ayer y hoy sean vistas por bastante gente. Cada vez veo que más personas las miran y por lo general todas tienen más o menos el mismo número de visitas a la semana, lo que me indica que quien “descubre” una de ellas suele echar un vistazo al resto también.

En fin, el caso es que me apetecía daros las gracias por estar ahí leyendo “al otro lado de la pantalla” 😉

Una casa (o algo así)

La casa

Entre hierros doblados, cemento resquebrajado y la luz del sol entrando por lo que solía ser un tejado se adivina lo que en su día debió ser un hogar acogedor. Seguro que dentro de unos meses eres un dúplex en espera de ser vendido, pero ahora mismo no eres más que un proyecto de arquitectura en una céntrica calle de Alcalá de Henares.