Sobre los comentarios en el blog

Me gustaría dedicar esta entrada a hablar de los comentarios que dejáis en el blog. Bueno, no me refiero a los comentarios como tales, ya que esos los voy respondiendo uno por uno; sino a algunos aspectos relacionados con este tema que de vez en cuando se me pasan por la cabeza pero que no dan como para redactar una entrada al completo. Por eso voy a enumerar una serie de puntos que considero de interés sobre el importante tema de los comentarios:

Lo primero de todo que me gustaría señalar es que leo absolutamente todos los comentarios que dejáis. Cada vez que alguien escribe un mensaje en el blog me llega una copia del mismo al email, y gracias a ello puedo saber de su existencia de manera relativamente inmediata. Lo que ocurre es que si bien leo los comentarios más o menos según llegan, a responderlos suelo dedicar un rato cada dos o tres días porque no siempre tengo tiempo (o ganas) para ponerme a ello.

Por lo tanto, si habéis planteado alguna duda o consulta en cualquier entrada del blog no os preocupéis porque antes o después responderé a ello ya sea para echar una mano o para decir que no tengo ni idea sobre el asunto planteado. El caso es que nunca dejo preguntas sin respuesta porque me gusta poder echar una mano a los demás.

C'est moi

De cualquier modo, en las últimas semanas me he dado cuenta de que el número de comentarios diarios se ha elevado considerablemente, y prueba de ello es que ahora mismo hay nada menos que treinta comentarios nuevos desde la última vez que me puse a responderlos (que fue hace apenas cuatro o cinco días). No tengo ningún problema en ello ni representa ningún agobio para mí, pero esto me ha llevado a ser algo más conciso en mis respuestas. Si antes me explayaba a la hora de responder a cualquier cosa, ahora intento ir más «al grano» pero siempre intentando dar toda la información posible.

También me gustaría aclarar que no poseo un control directo sobre los mensajes que son considerados como spam por el sistema de gestión interna del blog. A veces se cuelan como buenos comentarios que no son más que burda publicidad y en otras ocasiones comentarios perfectamente válidos se van a la carpeta de spam por contener alguna palabra clave o un par de enlaces. Como os digo, lo único que puedo hacer ante esto es echar un vistazo de vez en cuando a la carpeta de «comentarios no deseados» y rescatar de ella aquellos que están ahí por error. Por lo tanto, si veis que habéis escrito algo y no aparece de forma más o menos instantánea, lo más seguro es que salga a la luz al cabo de unas horas.

Bueno, pues por el momento eso es todo con respecto al tema de los comentarios. Siento la parrafada que os he soltado, pero como veo que a veces os surgen dudas sobre si leo los comentarios de las entradas antiguas y tal, prefiero dejar claro todo esto y que así veáis cómo gestiono este tipo de cosas.

¡Un saludo y gracias por leerme!

Dos años de trabajo tirados a la basura

NOTA AÑADIDA EL DÍA 5/11/2008: los antiguos artículos de ultimONivel han comenzado a tomar forma a raíz de lo publicado aquí. Debido a ello aclaro una serie de puntos en la siguiente entrada del blog: Los antiguos artículos de ultimONivel ya lucen algo mejor.

——————————————————–

Si habéis entrado por lo que sea en la sección de este mismo blog llamada Mis artículos para ultimONivel os habréis dado cuenta de que no funciona ningún enlace. En dicha sección hay una recopilación de todos los artículos que he redactado para la web desde el primer día con sus correspondientes títulos, banners y entradillas; siendo también enlaces que llevaban al artículo en si.

Pues bien, con el cambio a la nueva web todos esos artículos se han ido a la basura porque al haber hecho el cambio de Joomla a WordPress la base de datos de todo lo que había (más de 2000 items en total) se ha convertido automaticamente mediante un script que no ha funcionado todo lo bien que debería puesto que no ha sabido mantener ni el formato de los artículos ni las rutas de las imágenes que contenían.

La consecuencia es que si entras a un artículo por las dirección antigua te lleva a la portada de la web actual porque sencillamente no encuentra el contenido especificado. Si por el contrario entras desde el menú lateral de la nueva web accederás al artículo, pero te encontrarás la desagradable sorpresa de que no es más que un churro de texto mal maquetado sin rastro de imágenes cuando directamente no aparece un error 404 de página no encontrada.

¿Qué solución tiene esto? Pues después de consultarlo con el equipo de ON parece ser que la única solución es volver a maquetarlo todo «a mano», reenlazar las imágenes y en definitiva realizar un trabajo inmenso que yo, desde luego, no estoy dispuesto a hacer. Ya le eché horas en su día a todos esos artículos como para ahora ponerme a invertir más tiempo en volver a dejarlos con el aspecto que ya les di en su momento.

En fin, de verdad que me ha sentado mal el detalle, pues todo lo que hice en la web ahora mismo no sirve absolutamente de nada. Si alguien consigue acceder a esos artículos por el medio que sea (Google, la nueva web, enlaces preexistentes…) lo único que se va a encontrar son unas líneas de texto entrecortadas, unas palabras donde iría cada imagen que corresponden a la propiedad «alt» de las mismas y poco más.

Y esto que os estoy contando no es ya sólo por mí, pues al fin y al cabo somos varias personas las que hemos cuidado de que ultimONivel tuviera material nuevo prácticamente a diario durante dos largos años. Me imagino que a cualquiera de mis compañeros les habrá sentado tan mal como a mí el haberse encontrado esta sorpresa. Además, me consta que precisamente por lo «áspero» que era el sistema que empleaba antes la web para publicar contenidos todos tuvimos que sudar tinta para colgar aquellos más de dos mil artículos, y ese esfuerzo ahora se ha ido directamente al cubo de la basura.

Seamos realistas: nadie del nuevo equipo de ultimONivel va a dedicar horas y horas a restaurar el contenido original de hace meses y los que ya no estamos tampoco nos vamos a poner a maquetarlo todo, pues ya lo hicimos (y bien) en su momento. Lo que no entiendo es por qué no se ha dejado una web antigua en un subdominio (algo en plan old.ultimonivel.net ) y se ha comenzado la nueva página directamente desde cero. Me da la sensación de que el equipo ha querido hacer un punto y aparte en el rumbo de la web y no ha importado el hecho de que todo el contenido preexistente haya quedado invalidado.

Creo que aunque sólo fuera por respeto a los que pusimos todo nuestro esfuerzo en aquella tarea debería haberse empleado alguna medida para conservar todo aquello intacto. Sí; ahora ON tiene un aspecto más bonito y todo lo que se quiera, pero es una verdadera lástima que todas las horas que se inviertieron en la web original se hayan perdido en la noche de los tiempos.