De viaje por Bruselas y alrededores

Bruselas me espera. En apenas unas horas aterrizaré en el aeropuerto de Charleroi y allí comenzará el periplo por tierras centroeuropeas que me llevará junto a a mis hermanos y Joe a pasar cuatro días completos recorriendo ciudades de arriba a abajo, haciendo fotos y conociendo lugares que hasta ahora no había pisado.

¡Arre caballito!

Ha sido un viaje lárgamente planeado, pues la idea surgió ya en verano cuando mi hermana anunció que se iba a Bélgica para cursar el último año de su carrera, perfeccionar los idiomas y de paso ampliar un poco sus ya de por si amplias miras. No se puede quejar, pues además de que se lo está pasando estupendamente (no hay noche sin su fiesta Erasmus correspondiente) parece que el estudio va bien y todo apunta a que volverá en verano con todo aprobado, dando así por finalizada su carrera de Publicidad y Relaciones Públicas.

He de reconocer que no estoy muy contento con el tiempo que está haciendo. Cuando hizo tan malo en Navidades, pensé que para finales de Febrero la cosa mejoraría ostensiblemente; pero ya habréis visto que desde el pasado fin de semana apenas hemos visto el sol y la cosa no tiene pinta de que vaya a cambiar demasiado. Además, si aquí no hace muy buen tiempo os podéis imaginar que en la zona de Europa comprendida entre Francia y Alemania no es que vaya a haber un clima tropical precisamente, así que habrá que abrigarse bien.

Como ya os he dicho en alguna ocasión, mi intención para los próximos días es, sobre todo, hacer fotografías de aquello que me llame la atención. Durante los últimos meses me he dado cuenta de que mis imágenes han mejorado bastante, así que considero este viaje como una especie de «examen» para comprobar si fuera de mi entorno también soy capaz de captar la esencia de los lugares por los que paso.

Torres, agujas, nidos y tejados

La verdad es que no sé cómo saldrán las cosas, pero lo más normal es que vayan bien. Nosotros lo llevamos todo planificado y preparado, pero que luego el tiempo sea horrible, que el avión se retrase seis horas o que pillemos todos la gripe A (o B o C) ya es cuestión de suerte y son cosas que ni siquiera sería lógico plantearse.

En principio vamos a visitar, aparte de la propia ciudad de Bruselas (Bélgica), las localidades de Brujas (también en Bélgica), Amsterdam (Holanda) y Colonia (Alemania); por lo que el viaje y las oportunidades para hacer fotografías son, a priori, bastante amplias. De todos modos, esa es la idea inicial que llevamos, pero siempre hay que contar con que los planes pueden modificarse en función de otras variables con las que no contamos. En todo caso, vayamos donde vayamos, trataré de llevar siempre encima mi habitual curiosidad por lo que me rodea y las ganas de retratar aquello que capte mi atención.

Domingo por la mañana

En cuanto al blog, no tengo pensado actualizar esto para nada hasta el próximo día 23; pero se me ha ocurrido llevarme mi iPod Touch y gracias a él poder estar al tanto del e-mail así como actualizar mi cuenta de Twitter para dar cuenta de mis andanzas por el centro de Europa a todo aquel que le interese saber de mí durante esos días.

Precisamente para facilitaros esa tarea, puesto que esta entrada será la que esté en la portada del blog durante estos próximos días, os voy a dejar a continuación una imagen en la que podréis leer la última actualización de mi Twitter. Si queréis ver un histórico de lo que he ido escribiendo podéis hacer click directamente sobre ella y os llevará a mi canal donde figuran todas las actualizaciones.

En cualquier caso, os advierto que la web que aloja este servicio a veces está caída, de modo que también tenéis en la parte superior de la columna derecha un widget que muestra las últimas actualizaciones de mi Twitter y que permanecerá ahí durante los días del viaje.

De todos modos, tened en cuenta que para conectarme a Internet y actualizar Twitter voy a depender de las redes WiFi que me vaya encontrando por ahí. En la casa de mi hermana no hay problema porque tiene conexión inalámbrica, pero en medio de una ciudad no sé si las redes inalámbricas a disposición del público escasearán tanto como aquí. En cualquier caso, si se os ofrece algo, me podéis mandar un correo y aunque sea en un rato antes de irme a dormir os responderé.

Bueno, pues poco más que añadir. Sólo me queda daros las gracias por aguantar los rollos que os he soltado durante estos días previos al viaje y prometeros que a la vuelta os contaré lo que haya sucedido por allí acompañando las palabras con un montón de fotos.

En una calle del centro

Besos y abrazos según corresponda. ¡Hasta pronto!

Twitteos de la pasada semana que pudieron ser y no fueron

Ya os comenté que Twitter me parece una estupenda forma de hacer microblogging, de tal modo que se pueden expresar pensamientos rápidos y directos. Puesto que la semana pasada he estado sin internet no me fue posible escribirlos «en directo», pero ahora hago un poco de memoria para refrescar aquellos pensamientos y aquí os pongo algunas cosillas que en ese momento hubiera escrito en mi página de Twitter (aunque algunos los estoy poniendo ahora «en diferido» 😛 ):

– Escuchar discos de forma secuencial (uno detrás de otro y desde la primera pista hasta la última) no es la mejor opción.

– Estoy saturado de Los Planetas; después de escucharlos durante años necesito un descanso.

– Deluxe es un genio. Seguramente sea la alternativa a Los Planetas que necesitaba.

– Estar una semana sin internet mola aunque a veces se echa de menos.

– Un ordenador funcionando las 24 horas del día en la habitación no ayuda a descansar bien por las noches.

– La playa se disfruta más cuando la tienes toda para ti.

– Mis 20 GB de música me piden un iPod Classic; mi bolsillo no. Vamos a ver lo que aguanto hasta comprarme uno.

– Los milpiés pueden llegar a ser bonitos si te paras a mirarlos detenidamente.

– Lo reconozco: estoy enganchado al Nescafé: descafeinado por la noche, «cafeinado» por el día.

– Aunque no te quieras poner moreno, en la playa te pones moreno hagas lo que hagas.

– La soledad inspira MUCHO a la hora de hacer fotografías.

– No tener teléfono fijo en casa es una ventaja.

– Una sola TV en toda la casa hace que la familia esté más unida.

– Los tés saben mejor tomándolos en la terraza mirando al mar.

– Los patos temen a los peces y hasta a las gallinas a la hora de competir por la comida.

– Tener que esperar a las 15’00 y a las 21’00 para conocer las noticias se hace raro acostumbrado a mirar las noticias en diversas webs a la hora que mejor convenga.

– El Miércoles eché de menos el programa de ultimONivel (especial GTA).

– Tenía que haber dado de alta mi móvil en Twitter para poder twittear estas cosas… 😉

Twitter

Ayer «descubrí» Twitter. No es que lo descubriera como tal porque ya sabía de su existencia desde hace tiempo, pero sí que me animé (por fin) a abrir una cuenta y utilizarlo después de leer un hilo de Clopezi en el foro de ultimONivel.

Twitter es una de las tan de moda «redes sociales» cuya principal característica es la brevedad, ya que se basa en mensajes de texto de no más de 140 caracteres en los que podemos poner lo que queramos, pero que inicialmente están pensados para que describamos lo que estamos haciendo en ese momento. Estos mensajes se pueden leer a través de la web, teléfono móvil o programa de mensajería instantánea, por lo que no hay excusa para no estar «conectado» a Twitter en cualquier momento y lugar.

¿Qué es lo que me llama la atención de Twitter? Pues que lo veo útil para bloguear de alguna manera aquellas pequeñas ideas que se me pasan muy a menudo por la cabeza pero que no son tan «brillantes» como para dedicarles toda una entrada aquí. Si por ejemplo me apetece contar que las pelis de romanos me parecen todas iguales con una simple línea de texto bastaría, ¿verdad? 😛 En fin, que lo veo como una forma de microblogging (o técnicamente escrito μblogging) que puede ser útil para dejar pequeñas notas del día a día que cualquiera pueda leer.

El fenómeno Twitter está en plena expansión y hay mucha gente que lo está usando activamente, así que he decidido darle una oportunidad y probarlo. A partir de aquí puede que me aburra en unas semanas o que me enganche y coja la costumbre de escribir regularmente, pero eso ya os lo contaré con el tiempo 😉

Me podréis cotillear en http://twitter.com/luipermom

PD: la viñeta que ilustra esta entrada es del genial Mauro Entrialgo; real como la vida misma… 😛