En los alrededores del templo de Debod

Hace unos días estuve con mi chica en el templo de Debod; situado a escasos metros de la plaza de España en pleno centro de Madrid.

Edificio España

En cualquier caso, no es la primera vez que admiro este rincón de la capital, pues ya estuve aquí cuando estudié en la carrera una asignatura de libre elección llamada egiptología. En aquel momento, entrar en este templo egipcio supuso una experiencia fascinante porque tenía delante de mis ojos jeroglíficos, salas y sillares de piedra que hasta ese momento sólo había visto en fotografías.

Templo de Debod

Al margen de la belleza del templo como tal y la propia plaza de España (algo que he intentado plasmar en las dos imágenes anteriores) también hay que destacar el aspecto casi desierto de las calles que rodean a este lugar a primera hora de la mañana de un domingo. Acostumbrado al bullicio constante de Madrid, sus atascos y el eterno ulular de ambulancias en la lejanía; la visión de las calles prácticamente vacías era algo de lo más relajante que, obviamente, no podía dejar sin retratar.

Madrid en domingo

Después de un invierno de nubes, lluvias y bastante frío, la llegada de los primeros indicios de la primavera invita a salir a la calle y disfrutar de las bondades de un domingo lleno de luz y calor; y eso es algo que se notaba por la cantidad de personas que, al igual que nosotros, se dedicaban a hacer turismo por esta zona de Madrid.

Turismo

A ver si el fin de semana que viene sigue reinando el buen tiempo y aprovecho para hacer fotillos por algún otro lugar, porque ahora mismo están los campos de un verde brillante de lo más atractivo para la cámara y hay que aprovechar.