Sincronizando olas y sonrisas

Cuando el otro día estuve haciendo fotografías por los acantilados de Oropesa del Mar durante una mañana de aguas revueltas no pude evitar darme cuenta de que mucha gente se retrataba con las olas de fondo. Además, resultaba curioso que por lo general el encargado de hacer la fotografía iba avisando a los inmóviles modelos de la llegada de la ola a las rocas que había tras ellos para que pusieran su mejor cara justo en el momento que el agua se estrellaba contra las piedras haciendo un escándalo semejante al de un trueno en la lejanía.

Foto de familia

Al menos no es la típica foto playera con todos en bañador metiendo tripa para salir con “cuerpos Danone”; pero no deja de sorprenderme la curiosa técnica empleada para lograr la sincronización perfecta entre sonrisa y fiereza de las aguas.