Las hand-helds: deseos de juventud

Cuando era pequeño (hace ya muuuucho mucho tiempo 😛 ) tenía por costumbre comprar la revista Micromanía todos los meses y así estar al tanto de las novedades del mundo del videojuego, ya que por aquellas épocas internet era algo casi experimental en España y por lo tanto ese era el único medio de estar informado del tema por ser todavía una forma de ocio bastante minoritaria.

Bueno, el caso es que en las últimas páginas del número 18 leí un reportaje que tal vez me convirtió en el apasionado que soy hoy en día de las consolas portátiles: era un no muy extenso artículo que daba a conocer lo que había en ese campo todavía muy poco desarrollado de los videojuegos “de bolsillo”.

handhelds

Se comentaba que Nintendo tenía en pruebas un prototipo en blanco y negro al que llamarían GameBoy y del que decían que llegarían a vender 19 millones de consolas (que al final fueron más de 100), que Sega tenía planeado sacar una portátil de 16 bits llamada GENESIS (la que aquí se conoció como MegaDrive) pero que no era portátil. Por su parte, Atari andaba liada con un proyecto de consola portátil con pantalla a color llamada LYNX que al final, como muchos sabréis, fue un fracaso bastante considerable por su poca autonomía y su gran tamaño.

Bueno, en lo que a mí me concierne, en aquella época todavía me quedaba bastante tiempo hasta que la primera GameBoy llegara a mis manos, pero sí que tenía echado el ojo a unas “máquinitas” comercializadas por Konami y que creo recordar que costaban sobre las 6000 pesetas de la época (hablamos del año 1989). Claro, en mi casa tenían pánico a aquellas máquinas infernales que te sorbían el cerebro y no te permitían pensar en otra cosa que matar monstruos o pilotar naves espaciales (padres, mirad cómo he acabado yo; no prohibáis a vuestros hijos jugar con videojuegos porque con los años recuperarán el tiempo perdido 😛 ) y debido a ello ninguna de aquellas “hand-helds” llego a mis dominios.

Sin embargo, hace pocos días vi algo en la conocida tienda online Hardcore-Gamer que me llamó la atención: era una de aquellas hand-helds de Konami, concretamente la de Nemesis (cuyo nombre en Japón es Gradius) mirándome al otro lado del monitor, esperando a que la comprara y así rescindiera mi deuda con el pasado… Dicho y hecho: al instante me hice con una de esas máquinas supuestamente portátiles y ahora mismo la tengo aquí al lado tras una sesión de fotos de “unpacking” que ahora comparto con vosotros.

No es la misma ilusión que si la hubiera conseguido con 9 años porque en la vida año tras año crecen las preocupaciones y se pierde la inocencia, pero al menos me he llevado una alegría por haber conseguido lo que hace casi 20 años se me resistió.

Más vale tarde que nunca, ¿no? 😉

El día que conocí a Buzz Aldrin en persona

Ayer os puse un enlace al reportaje de ultimONivel sobre la presentación de Super Mario Galaxy a la que asistí como enviado de la web. Si habéis leído el artículo habréis podido comprobar que la viví con una especial intensidad, pero de todos modos me gustaría compartir ahora con vosotros y de una manera algo más personal las cosas que ese evento me hizo sentir:

Veréis, ya he cubierto muchas presentaciones para la web y en ninguna de ellas me había puesto ni siquiera mínimamente nervioso; todo lo más tal vez me había dado un poco de prisa extra para ducharme en casa por la mañana y así ir con tiempo al evento de turno, pero en esta ocasión incluso dormí poco y mal por todas las vueltas que daba mi cabeza al pensar en lo original del evento que iba a acontecer en apenas unas horas. Inicialmente tenía pensado levantarme de la cama a las 7:15 y al final antes de las 7 ya estaba dando vueltas por casa y sirviéndome un café bien cargadito. Claro, me sobró tiempo y todo, pero en vez de quedarme sentado en el sofá de casa esperando a que diera la hora de salir pensé que lo mejor era salir de casa antes de tiempo y así llegar lo antes posible.

Y efectivamente, llegué prontísimo al lugar de la presentación (lo que me ayudó a conseguir un sitio en primera fila) y estuve jugando un buen rato con el juego, que aunque ya lo había probado allá por verano, tenía ganas de poner la mano encima a la versión definitiva que sale a la venta en nuestro país. Me encontré con algunas personas que ya conocía de otros medios y eso hizo que la espera fuera bastante agradable y distendida. Mientras tanto el lugar se iba llenando progresivamente de gente de todo tipo, cámaras, micrófonos y todo tipo de material audiovisual.

Al fin, cuando entró Aldrin en la sala fue un grandísimo momento: sonriente, alegre, estaba lleno de vida, no hay duda. Posando al lado de Mario en el escenario se le veía realmente feliz. Y no sólo ya por lo que habrá cobrado gracias a esta promoción, sino porque es un hombre al que le apasiona hablar del espacio y ahora tenía una oportunidad más de compartir sus conocimientos con todos nosotros (que éramos muchos porque la presentación era a nivel europeo) e indirectamente con los lectores que verían nuestros reportajes pocas horas después.

¿Y con qué me quedo de toda esa mañana? Pues con haber estado a apenas un metro de alguien que ha dado saltos en la superficie de la luna. Poner el pie en nuestro satélite natural es algo de lo que no mucha gente puede presumir (bueno, más bien apenas nadie puede presumir de ello hoy en día) y me sentía un privilegiado por haber podido estar allí sentado escuchando hablar al doctor Aldrin. Su sonrisa, lo grandes que son sus manos, su corbata llena de lunas y estrellas… todo son detalles de una mañana que no olvidaré y de la que ha quedado como testigo un reportaje del que estoy particularmente orgulloso (y eso que suelo ser muy crítico con todo lo que escribo). Os pongo a continuación el enlace al mismo por si os apetece echarle un vistazo después de leer estas líneas 😉

                               Super Mario Galaxy

¡Un saludo!

PresentaciON de Super Mario Galaxy

Super Mario Galaxy

Mario vuelve a protagonizar un título de videoconsola después de cinco años. Tras su paso por GameCube ahora el fontanero se reencarna en Wii con un viaje interplanetario apadrinado por el mismísimo Buzz Aldrin. ¿Te apuntas a volar con nosotros?

Ese pequeño milagro llamado Google Earth

Aunque seguro que la mayoría de vosotros ya lo conocéis, hoy me apetece hablaros de Google Earth: un software que podemos descargar en unos minutos y que nos va a permitir conocer con nuestros propios ojos cualquier rincón de nuestro planeta.

Descubrí Google Earth hace ya un tiempo. Siempre me gustó ver mapas a muy diferentes escalas, y de hecho tengo los mapas del Instituto Geográfico Nacional de los lugares a los que viajo habitualmente para planear rutas a pie o en bicicleta. El problema es que los mapas están bastante alejados de la realidad, pues en ellos todo está representado mediente gráficos esquemáticos, quedando fuera de ellos cosas como los coches aparcados, las zonas en obras, el color de los tejados de las casas… y todo ello sin contar con que un mapa recoge con detalle una limitada zona de terreno (detalle y extensión son inversamente proporcionales en cualquier mapa del tipo que sea).

Sin embargo, un buen día llegó hasta mí la noticia del desarrollo de Google Earth: un programa para el ordenador creado por la omnipresente Google con el que se puede visitar cualquier parte del mundo con un nivel de detalle variable en cada zona pero en general más que aceptable. Todo ello basado en fotografías de satélite que cubrían la práctica totalidad de la geografía terrestre.

Google Earth se basa en una sencilla interfaz con la que podremos “mover” el mundo a nuestro antojo. Como si de una pelota se tratara podemos “agarrar” el terreno y desplazarnos con él donde queramos. También podemos variar nuestra altura, nuestro ángulo de cámara… (si alguien ha jugado a Black & White en PC ya sabe a lo que me refiero) y además no se limita a mostrar un terreno plano sin más, pues mediante el uso de los motores Direct 3D u OpenGL las montañas, los valles y las zonas en cuesta se mostrarán tal y como son en la realidad. Google Earth es la experiencia virtual más parecida a volar en helicóptero por nuestros parajes favoritos.

Comentar también que lo mejor de Google Earth es que es completamente gratuíto en su versión más básica (básica, sí, pero que nos permite visitar virtualmente todo el mundo). Luego hay dos versiones de pago: una bastante asequible a la que podemos conectar módulos GPS y otra bastante cara que está destinada a fines educativos.

También es de gran importancia la participación de la comunidad en los elementos que aparecen sobre la superficie de esta “tierra virtual”: fotografías geoposicionadas, referencias, lugares curiosos… y todo esto seleccionable a través de capas, por lo que sólo veremos lo que queramos ver y nada más. Ah, por cierto, os recomiendo que activéis los edificios en 3D, pues la mayoría de ellos tienen un nivel de detalle muy alto y permiten reconocer al instante los lugares más emblemáticos de cada ciudad. Si los tenéis activados os recomiendo visitar la ciudad de Tokio en Japón, pues hay tal cantidad de ellos recreados que casi abruma (aunque en Madrid también hay unos cuantos… 😉 )

Bueno, no voy a teorizar mucho más sobre el tema, pues el movimiento se demuestra andando y lo mejor es que si no conocéis Google Earth os paseis por la web, os lo descargueis (está disponible en versiones para Windows, Mac y Linux) y empecéis a trastear con él. Ya veréis el vicio que es andar buscando esos lugares que conocemos sólo a ras de suelo para poder observarlos a vista de pájaro.

El día que Wario Ware Inc. cambió mi vida

Corría el año 2004: Los Planetas publicaban “Contra la ley de la gravedad”, la Unión Europea se expandía a diez países más, se celebraban los juegos olímpicos de Atenas… y yo empezaba a estar cansado de los videojuegos después de muchos años de haber probado cientos de ellos en todo tipo de plataformas y formatos.

Necesitaba algo nuevo, un descubrimiento, una pequeña revolución que me hiciera recuperar la “chispa” por los videojuegos; algo capaz de sorprenderme y hacerme exclamar “¡Oh, qué bueno!”. Por mucho que busqué, ese “algo” no apareció por ninguna parte hasta que un día de pura casualidad entré, ya anocheciendo, a mi tienda habitual de videojuegos y un título del que había oído hablar anteriormente me llamó poderosamente la atención: Wario Ware Inc.

Wario Ware Inc. (conocido como Made in Wario en Japón) no prometía gran cosa: apenas era un cartucho de GBA que encerraba una montaña de “microjuegos” que duraban como mucho cinco segundos. Sin embargo, dado mi cansancio del formato “clásico” de los videojuegos decidí darle una oportunidad y tras pasar por caja vino conmigo a casa para dar comienzo a una amistad que cambió mi punto de vista sobre el entretenimiento digital.

Decidí reservar el juego para los inminentes días de Semana Santa, pues tendría mucho tiempo libre y algo de aburrimiento que llenar, de modo que metí el cartucho en la maleta y no lo introduje en la GBA hasta un par de días después. Una vez que empecé la partida me di cuenta de que dentro de su simplicidad había algo que conseguía que no dejara de jugar y hasta hacía que me bajaba la consola a la playa para poder seguir jugando un rato más con él. Hacía años (tal vez desde los tiempos del Spectrum) que no tenía aquella sensación de “venga, una partida más y apago” y la verdad es que lo estaba disfrutando como un enano.

Wario Ware Inc. me hizo replantearme mi concepto del videojuego: a partir de aquel momento los gráficos ultrarealistas y los sonidos multicanal quedaron relegados a un segundo plano para otorgar pleno protagonismo a la jugabilidad. Aquel título tenía un aspecto visual que cualquier niño de primaria podría crear y un sonido que no iba más allá de unas pocas notas repetidas hasta la saciedad y unos cuantos “beeps”. Sin embargo el juego era endemoniadamente divertido, y lo mejor que tenía era que luchabas contra ti mismo en busca de superar tus propios récords. No importaba lo insuperable que pudiera parecer la marca lograda; en la siguiente partida caía de nuevo.

Lo mejor que puedo decir sobre Wario Ware Inc. es que es un juego que a día de hoy todavía me da mucha diversión y es mi compañero habitual en los pequeños trayectos de autobús a Madrid o en alguna hora muerta de universidad. Sigo peleando por mejorar mis récords y es una satisfacción ver que aunque algunos de ellos parecen estratosféricos aun consigo superarlos cuando estoy realmente “inspirado” para jugar.

No puedo negar que soy un fan total de la saga, y me consta que hay mucha más gente que comparte este punto de vista de que un juego ha de ser ante todo divertido. Para pasarlo mal, para angustiarnos, para ponernos de mal humor ya tenemos los pequeños desastres de cada día, de modo que Wario Ware Inc. es un gran juego, tal vez un poco incomprendido en nuestro continente y que por mi parte merece todos los respetos.

De cualquier modo, vamos a repasar brevemente los títulos que componen la saga, pues aunque Wario Ware Inc. es el primero de ellos y, por lo tanto, el origen de todo el fenómeno, posteriormente han venido tres títulos más que me han dado muchas horas de entretenimiento, risas y diversión. ¡Vamos a verlos!

Wario Ware Inc. (GBA)

Aparecido en el año 2003 representa en inicio de la saga y un punto de inflexión en la política de Nintendo de hacer juegos para jugadores “hardcore”. Wario Wario Inc. es un título al que qualquier persona puede jugar y que tiene un formato ideal para partidas rápidas y frenéticas en cualquier lugar.

El juego consiste básicamente en una sucesión de personajes que nos irán planteando diversas pruebas que hemos de resolver con un movimiento de cruceta, la pulsación de un botón o cualquier acción similar (aunque siempre muy simple) en una cantidad de tiempo bastante breve; del orden de cinco segundos o menos.

Tras cierto número de pruebas aparecerá el juego del jefe, que será de mayor complejidad y que nos devolverá una vida (de las cuatro con las que contamos al inicio) en caso de que lo superemos con éxito. Esto va a ser así con cada uno de los personajes del título y según vayamos progresando en el juego iremos desbloqueando variados minijuegos y algunos extras, del mismo modo que también podremos jugar por si solos a los “microjuegos” que vayamos superando.

Esta filosofía de juego se ha mantenido en toda la saga, pero con la peculiaridad de que en cada uno de los títulos se ha implementado un sistema de control diferente y siempre enfocado a la sencillez y la interactividad con el usuario.

Comentar también que Wario Ware Inc. tuvo una versión para la consola de sobremesa Nintendo Gamecube que estaba más enfocada al multijugador pero que básicamente era un “port” directo de la versión portátil del juego.

Wario Ware Twisted! (GBA)

El caso de Twisted! es bastante particular, pues es un juego de lo más interesante (para muchos el mejor de toda la saga) pero que nunca ha visto la luz (ni lo hará) en nuestro continente pese a que Nintendo lo viene anunciando y retrasando posteriormente desde hace varios años. El motivo de esto parece ser la normativa europea destinada a productos que puedan estar al alcance de los niños y la prohibición expresa de que estos contengan mercurio. Por las especiales características de este título (que ahora os comentaré) es necesario que el cartucho incluya una serie de características que son incompatibles con dicha norma, y por lo tanto su comercialización en territorio europeo es sencillamente imposible.

Durante mucho tiempo se especuló (especulaciones alimentadas por la propia Nintendo con su larga retahíla de fechas y cancelaciones) con la posibilidad de que Wario Ware Twisted! viera la luz en nuestro país, pero finalmente la propia Nintendo España me confirmó en persona que el título nunca se distribuiría en Europa.

Wario Ware Twisted! se basa en un sistema de control bastante peculiar que consiste en el propio giro de la GBA en el aire gracias a un sensor de movimiento que contiene el cartucho. Este sensor a la vez es un “rumble pack” que hace vibrar a la consola en las situaciones adecuadas y que nos mete todavía más en el juego.

Os podría contar muchas cosas más sobre Wario Ware Twisted!, pero puesto que hace unos meses realicé una preview para ultimONivel, creo que lo mejor es que os ponga un enlace y le echéis un vistazo, pues cuenta incluso con un vídeo para aclararos mejor en qué consiste la forma de jugar con este título. ¡Espero que lo disfrutéis! 😉

Preview Wario Ware Twisted!

Wario Ware Touched! (NDS)

Touched! representa la encarnación de Wario Ware en la consola de las dos pantallas de Nitnendo. Fue título de lanzamiento junto con la consola y uno de los más vendidos en sus primeros días de vida, pues a estas alturas la saga Wario Ware ya contaba con el apoyo de muchos aficionados a los videojuegos.

El juego volvía a seguir el esquema habitual de la saga con microjuegos, personajes pintorescos y una gran creatividad a la hora de plantear los retos, pero esta vez la jugabilidad se basaba en la pantalla táctil y el micrófono con los que está equipada la consola. Pruebas como tener que soplar a un barco para impulsarlo, trazar un camino entre bombas para que una persona llegue a su casa o cortar sandías con líneas rápidas en pantalla a modo de espada estaban a la orden del día y el juego se convirtió rápidamente en un éxito.

Wario Ware Touched! demostró que pese a ser un título de lanzamiento estaba hecho con esmero y no era un simple apaño para acompañar a la consola en las estanterías de las tiendas los primeros días de su vida. Touched! fue el mejor escaparate en aquella época de las capacidades de interacción con el usuario de las que ahora todos los títulos actuales de DS hacen gala.

Wario Ware Smooth Moves (Wii)

Del mismo modo que Touched! acompañó a DS, Smooth Moves lo hizo con Wii cuando la nueva consola de Nintendo salió a la venta. Smooth Moves hace un uso intensivo de la detección de movimientos del “revomando” y sus microjuegos son en gran parte adaptaciones de los ya vistos en títulos anteriores.

Wario Ware Smooth Moves representa (para mi gusto y para el de muchos otros usuarios) un patinazo dentro de la saga, pues no llega ni de lejos a los niveles de adicción de los anteriores y sobre todo es muy poco rejugable, ya que una vez desbloqueados todos los personajes no hay demasiados alicientes para superar nuestros records, que es la esencia de la saga y lo que ha hecho a los Wario Ware el icono de una forma de entender los videojuegos.

Como en el caso del Twisted! hay material en la web de ultimONivel (una review en esta ocasión) así que os animo a todos a echarle un vistazo para completar vuestros conocimientos sobre este título. Un título que es divertido y recomendable, pero mucho menos que sus predecesores.

Smooth Moves

Y con esto termina el repaso a la saga Wario Ware y todo lo que significa para mí. Nunca imaginé que mi visión del mundo del videojuego fuera a cambiar tanto aquella tarde en la que salí de una tienda con Wario Ware Inc. en la mano rumbo hacia mi casa para hacer las maletas de un viaje tras el que no volvería a ver del mismo modo ni los gráficos, ni el sonido, ni la jugabilidad.

Nueva sección: Mis artículos para ultimONivel

A lo mejor no os habéis dado cuenta porque la verdad es que pasa un poco desapercibido, pero arriba a la derecha tenéis un recuadro con enlaces a las diferentes secciones de este blog: un poco de información sobre mí y sobre este lugar. Estos dos apartados están ahí desde el primer día; lo que sí es novedad es el apartado llamado: “Mis artículos para ultimONivel”, pues al final he decidido (por consejo de mi compañero Huracán134) hacer una recopilación de los mismos para que estén todos mejor ordenados y pueda ir añadiendo los nuevos artículos en la parte superior sin demasiadas complicaciones.

Por cierto, ya aprovecho para comentaros que me he sorprendido bastante al ver la gran cantidad de artículos que tengo publicados en ultimONivel, y eso que no están ahí las noticias publicadas, que a lo largo del año y pico de vida de la web hay infinidad de ellas. Es ahora cuando miro hacia atrás y me doy cuenta de la cantidad de cosas que me han pasado desde que en Septimebre de 2006 la página inició su andadura en internet.

Bueno, espero que os guste la nueva sección y que sepais que ahí ireis encontrando el nuevo material que vaya sacando a la luz para la web.

¡Un saludo!  🙂

PresentaciON de Smarty Pants (Wii)

Smarty Pants

Electronic Arts nos invitó a conocer de primera mano su apuesta por la diversión en grupo para Wii llamada Smarty Pants. Un trivial en el que jugadores de cualquier edad tienen cabida y en el que tendremos que movernos más de lo que podríamos pensar.

PresentaciON de Juiced 2

Juiced 2

Cuando recibimos la invitación de THQ para asistir a la presentación de Juiced 2: Hot Import Nights no nos lo pensamos dos veces. La cita era en un lugar muy pintoresco y con la presencia de Juan Carlos Caballero: una institución en el mundo del tuning.

PresentaciON de Zelda Phantom Hourglass

Zelda Phantom Hourglass

La leyenda de Zelda se reencarna de nuevo y vuelve con más fuerza que nunca para la portátil de dos pantallas. Tres mujeres cuya profesión es contar historias nos esperaban para introducirnos de lleno en Phantom Hourglass. ¿Quieres venir con nosotros?

Artículos de ultimONivel

He pensado que podría ser interesante ir sacando poco a poco los artículos que he ido publicando en ultimONivel para que así podáis echarles un vistazo y si os gustan visitar la web, pues todo va un poco en la línea de lo que aquí veréis.

Lo que haré es copiar tal cual el encabezado del artículo, y para leer todo debeis pinchar en la imagen que acompañará siempre a las palabras. Encontraréis reviews de videojuegos, reportajes de eventos, artículos de opinión y material diverso; y espero que disfrutéis su lectura tánto como yo disfruto escribiéndolos 😉

Por supuesto que iré poniendo aquí también los nuevos artículos que vaya escribiendo (aunque como ya os comenté, en los próximos meses mi labor en la web va a sufrir una cierta reducción) tal y como hice con la review de Zelda Phantom Hourglass, pero me hace ilusión ir poco a poco dandoos a conocer el material que he ido publicando en ultimONivel durante los últimos meses.

¡Un saludo!