Historias de Mabase

Es superior a mí: hay canciones que entrecortan mi respiración y consiguen emocionarme hasta el punto de hacer aflorar alguna lagrimilla a mis dormidos ojos de medianoche .

Fue increíble descubrir ayer, metido ya en la cama, a un grupo llamado Mañana que, con su canción “Historias de Mabase” perteneciente al EP “Algunas causas perdidas”, me hicieron recordar un millón de cosas y hacerme sentir por un rato en las nubes. Puede que muchos la escuchéis y no os diga nada; pero si habéis visto la serie de anime Furi Kuri y la recordáis con una sonrisa, estad atentos a la letra porque entonces podréis entender lo que sentí ayer de madrugada. Para que os sea más sencillo conocer la canción os pongo el video de una actuación en directo.

“Ya no sé ni siquiera dónde te voy a buscar, si fumabas cigarrillos de verdad o si sólo me querías impresionar. Bajo el puente de Mabase ya no estás, donde siempre te quedabas a esperar mientras yo quemaba toda la ciudad, jugando con ese gato de metal y empapando tus zapatos en el río”.

Mucha gente me ha preguntado que por qué me gustan tanto estos grupos que no conoce casi nadie; y mi respuesta es siempre la misma: porque me hacen sentir cosas que no encuentro de ningún otro modo.

NOTA: podéis descargar el EP en el que se incuye la canción de la que os hablo además de otras cuatro igualmente recomendables en la siguiente dirección: http://www.megaupload.com/es/?d=TAFMKZIE (NOTA: descarga ofrecida por el propio grupo).

– ¿Por qué siempre llevas un bate?

– ¿Por qué siempre vienes aquí?

Klaus & Kinski: “Tu hoguera está ardiendo”

Gracias al blog del señor pollo he descubierto el disco de debut de un grupo que puede dar mucho que hablar en el futuro si perseveran con su fórmula musical. Se trata de Klaus & Kinski; un dúo originario de Murcia y con una tarjeta  de presentación consistente en haber ganado el concurso de maquetas del festival Lemon Pop.

Tu hoguera está ardiendo es una colección de 14 canciones de las que apenas dos o tres bajan del notable alto. A nivel global estamos ante un disco lleno de grandes melodías, letras pegadizas y un aspecto de grupo grande con muchos años a la espalda del que si he de elegir exclusivamente una composición sería “La mano de Santa Teresa de Jesus”; aunque en dura pugna con la pegadiza “Teléfono de la esperanza”. He de reconocer que en estos últimos días estoy escuchando el disco bastante a menudo y que me he vuelto a reencontrar con esas sensaciones que tanto me gustan y que afloran a la superficie cuando descubro a algún grupo musical que cuadra casi a la perfección con mi particular gusto.

tu-hoguera-esta-ardiendo

Klaus & Kinski han dado un primer golpe de efecto contundente con este álbum, pero dentro de un tiempo se enfrentarán al verdadero reto de un grupo: el segundo LP. Todos los grandes siempre han debutado con un disco memorable (Los Planetas, Lori Meyers, Niños Mutantes, Nacho Vegas…) pero eso no quiere decir que todo debut exitoso lleve al estrellato musical, pues la presión es grande y puede llevar al traste con una trayectoria prometedora.

No obstante, no quisiera adelantar acontecimientos y por el momento lo único que puedo hacer es recomendaros un disco que representa un soplo de aire fresco en el panorama del pop en nuestro país; algo muy de agradecer.

Verano fatal (Nacho Vegas y Christina Rosenvinge)

Si mi primer contacto con Nacho Vegas fue tan inolvidable como lo es la canción Noches Árticas, desde que he descubierto el disco “Verano Fatal” no he escuchado otra cosa y me paso el día con cada una de sus siete canciones metidas en la cabeza.

Comentaros que este disco está compuesto y cantado a dúo por Christina Rosenvinge y el propio Nacho Vegas. Nacho es una de las más grandes figuras actuales del indie español, pero la carrera de Christina viene de lejos, y de hecho seguro que a muchos de vosotros os suenan grupos como “Alex y Cristina” o “Christina y los Subterráneos”. El caso de Christina es el de una persona que aprovechó su fama para reinventarse con un estilo propio y construirse una carrera muy diferente a lo que se podría prever en sus inicios.

En fin, como no son horas de aburriros demasiado (a no ser que tengáis insomnio, claro 😛 ) simplemente os dejaré con una versión acústica de No lloro por ti cantada por esta peculiar pareja y con un amplificador juguetón que también quiere su minuto de gloria.

Otro día os hablaré de mi canción favorita del disco: Me he perdido.

Noches árticas (Nacho Vegas + J)

Una grandísima canción que habia escuchado “de pasada” alguna vez pero que desde hace unos días me tiene enganchadísimo. Se trata de un duo entre Nacho Vegas y el cantante de Los Planetas con un ritmo casi hipnótico y una letra a medio camino entre la poesía y la irrealidad.

Esta vez sí que puedo ofrecérosla aquí gracias a que alguien la ha subido a Youtube metida en un vídeo rigurosamente negro (al fin y al cabo, lo importante es el audio 😉 ).

Hoy de nuevo
cerraremos los ojos
deseando con devoción
una nueva noche ártica
y del negro más puro
-no como el de la oscuridad
sino como el del ébano-.
Así nuestros pulmones
se anegan en un sueño
que envenena y que sana.
Sueños de noches árticas
que envenenan y que sanan.
(Cierra los ojos. Escucha en la oscuridad
cómo resuenan las cajas de música.
Inténtalas parar.)

Videoclip: Los Planetas “Qué puedo hacer”

Bueno, ya que el otro día os puse uno de los últimos vídeoclips de Los Planetas hoy como contrapunto os voy a poner el primero de todos:

Se notan los años que han transcurrido por los efectos tan cutres del vídeo, porque J y Floren tienen pinta de llevar hasta una vida sana y porque la formación es la original del grupo (con May al bajo y Paco a la batería).

Desde luego, si ponemos el vídeo en contexto (es de 1994) Los Planetas supusieron en ese momento un soplo de aire fresco en el panorama del Pop en castellano que trajo toda una revolución. Fue una pena que no supiera de su existencia hasta dos discos después… pero eso ya será el tema de una futura entrada 😉

¡Saludos!

Los Planetas

Hace mucho mucho tiempo en una galaxia muy lejana… No, tranquilos, no os voy a hablar de Star Wars, que seguro que estáis hechos unos expertos en la materia 😛 Hoy quería hablaros un poco de cómo descubrí a este grupo granadino llamado Los Planetas y en qué sentido supuso un punto de inflexión en mi vida personal. Para mañana os hablaré del que para mí es su disco más completo: Una semana en el motor de un autobús.

Veréis, había oído hablar de Los Planetas alguna vez antes de conocerlos, pero vamos, lo típico de “ah sí, me suena el nombre y tal” pero en realidad no sabía nada sobre ellos. La cosa es que ya tenía ganas de escucharlos por las buenas críticas que había leído sobre el grupo y, casualidades de la vida, llegaron en un momento en el que no me podían haber venido mejor.

Yo no lo estaba pasando demasiado bien porque acababa de romper una relación con una chica que venía desde hacía más de dos años. Me sentía engañado, frustrado, desilusionado… pero no era capaz de expresar todo lo que sentía. Sin embargo, en una noche de insomnio total y absoluto, a las tantas de la madrugada puse “La 2” y estaban Los conciertos de Radio 3. En el de ese día un tío con una camiseta muy cutre y unos pelos que no debían haber sido peinados en semanas cantaba algo sobre una playa; no era capaz de entenderle muy bien entre que se estaba zampando el micro y sobre todo que su vocalización era bastante deficiente, pero la cancioncilla se me quedó en la cabeza y al día siguiente me descubrí a mí mismo tarareándola (la melodía, porque la letra seguía siendo un auténtico misterio). Os pongo a continuación el vídeo de la canción en cuestión (que resultó llamarse simplemente La Playa).

Bueno, el caso es que poco a poco fui buscando información sobre ellos, descargando canciones, mirando lo que decía la gente por los foros y me fui dando cuenta de que era el grupo que yo necesitaba en esos momentos: J (el cantante y letrista del grupo) solía componer canciones con muy mala leche que parecían dirigidas a exnovias que nos habían hecho la vida imposible en el pasado, de modo que enseguida adopté como propias una serie de piezas que con el tiempo me he ido dando cuenta de que son absolutamente míticas dentro de la historia del grupo. Algunas de ellas tienen títulos como Segundo premio, Maniobra de Evasión o Plan de fuga.

Pero bueno, una vez pasada la etapa de “información inicial” decidí completar la discografía del grupo, y creí que lo mejor sería empezar por su disco más mítico, que es el mencionado Una Semana En El Motor De Un Autobús, del que hace bastante tiempo (más de tres años) escribí toda una historia tratando de descifrar su significado en el foro del grupo y gracias a la cual me reconoció “en la vida real” mi amiga Carol en un concierto de Los Niños Mutantes hace ya tiempo (más casualidades de la vida).

En fin, el caso es que con el tiempo me he ido comprando todos sus discos y la verdad es que es una de las cosas de las que más orgulloso me siento de tener. Si un grupo te gusta no hay nada como mimarlo y tener sus discos originales para poder perderte entre sus libretos mientras escuchas su música.

Bueno, sin más voy a ir finalizando esta entrada dejando para el día de mañana el comentario sobre Una semana en el motor de un autobús (ya os advierto que es bastante largo, jeje). Pero no me iré sin antes deciros que si os llama la atención este tipo de música y no conocéis a este grupo, le echeis un vistazo a algo sobre ellos porque a lo mejor os ocurre algo parecido a mí y descubrís al grupo de vuestra vida (aunque Los Planetas ya no son lo que eran en sus mejores tiempos todavía guardan algo de la esencia que les caracteriza).

¡¡Un saludo!! 🙂