Un plagio muy descarado

Dando una vuelta hoy a primera hora de la mañana me encontré en plena calle del Ángel con una estrategia de marketing tan cutre que tuve que detener mis pasos y mirar el cartel de nuevo para creerlo:

Plagio barato

Supongo que ya os habréis dado cuenta del asunto; pero por si andáis despistados os diré que existe una cadena de supermercados llamada AhorraMas con una fuerte presencia en la comunidad de Madrid y alrededores. Raro es el barrio en el que no existe uno de estos comercios, de modo que son más que conocidos por los habitantes de Alcalá y de cualquier otro municipio de la zona.

Pues bien, lo que han hecho los responsables de esta frutería que veis en la imagen es imitar descaradamente la iconografía de estos supermercados que os digo hasta el punto de que a la hora de bautizar el negocio han variado tan levemente el nombre original que la diferencia estriba en una sola letra.

De “AhorraMas” a “Ahora Mas”. ¿Se puede ser más cutre?

Parecidos razonables entre dos portadas de discos

¿Alguien más se ha dado cuenta del evidente parecido entre las portadas de los álbumes Intimacy de Bloc Party y El Incendio de Sidonie?

¿Guiño? ¿Tributo? ¿Casualidad? ¿Plagio?… Cada uno tendrá su opinión, pero sea como sea son dos discazos como la copa de un pino. Eso sí, me gustaría comentar que Intimacy salió en Julio de 2008 y El Incendio en Agosto de 2009, por lo que los chicos de Bloc Party quedan libres de toda sospecha.

Por cierto, me di cuenta del parecido entre ambas portadas porque el otro día aparecieron una junto a la otra en el coverflow del iPod Touch. ¡Qué cosas!

Está claro: a Bunbury le mola la polémica de los plagios

Musicalmente admiro a Enrique Bunbury desde hace años. Ya sea en solitario o haciendo colaboraciones con otros músicos siempre he pensado que consigue grandes composiciones y un toque personal que es absolutamente reconocible. No negaré que artísticamente es un tipo muy culto y con una calidad más que contrastada.

Sin embargo, a raíz de las diversas acusaciones de plagio que diversos medios de comunicación vertieron sobre su último disco, he empezado a notar que Bunbury está perdiendo un poco el norte: primero fue el comunicado de prensa que emitió sobre el tema a través de su web y luego la tensa entrevista de El País en la que, si bien el periodista se dedicó a tocar un poco las narices al cantante, éste tampoco tendría que haber reaccionado de una manera tan altiva.

Lo que me ha llamado hoy la atención es que para la canción “Hay muy poca gente” Bunbury ha decidido grabar un videoclip que contiene un montón de planos calcados de diversos vídeos de cámara lenta que hay por internet. Puede parecer una gracieta del cada vez más excéntrico cantante, pero lo que está claro es que si de verdad tantas ganas tiene de que la gente se olvide del tema sus supuestos plagios, esta no parece la mejor manera de lograrlo.

Para que veáis el tema con vuestros propios ojos os coloco a continuación tanto el mencionado videoclip como uno de los más famosos vídeos “slow motion” que existen desde hace tiempo por la red:

“Hay muy poca gente” (Enrique Bunbury)

“Action Figure Slow Motion Punch” (kaethor)