Conociendo a esos gigantes de metal que nacen en Japón

Hoy me he animado a escribir un artículo que os va a resultar curioso y que no hubiera podido escribir hace apenas un par de meses, pues la vida son perspectivas que vamos cogiendo gracias a lo que vivimos y yo ahora tengo una que antes ni hubiera imaginado.

Veréis, ya os he comentado alguna vez que actualmente estoy trabajando en la delegación de Komatsu España que hay en Alcalá de Henares. Komatsu es una importante multinacional de origen japonés que fabrica maquinaria para la construcción (excavadoras, bulldozers, camiones…) y que está presente en prácticamente todo el mundo. Aunque mi puesto está en el departamento de asistencia técnica tengo libertad para moverme por las instalaciones de la empresa; y uno de los lugares más impresionantes de la misma es, a mi juicio, los talleres por las inmensas máquinas que te puedes encontrar allí y por lo mucho que aprendes cuando las ves “fuera del papel y del ordenador”.

dozer

El caso es que todos hemos visto alguna que otra vez las excavadoras que se suelen emplear para las obras públicas. Impresionan bastante, pero os aseguro que hay máquinas muchísimo más grandes enfocadas a trabajo de minería, demoliciones y cosas así. Si las máquinas que soléis ver por la calle os parecen grandes, esperad a leer los siguientes párrafos y cambiaréis vuestro punto de vista   😉

En el caso de las excavadoras (que es lo más habitual en una obra cualquiera) la marca Komatsu emplea para su nomenclatura dos letras que pueden ser PC (cadenas) o PW (ruedas) seguidas de una cifra que indica los centenares de kilogramos que pesa la máquina.

pc35

Una PC35. Muy apta para trabajos sencillos.

Es muy normal ver abriendo cualquier zanja en la ciudad a una PC35 por ser un modelo ligero y muy versátil, pero ya es algo menos habitual por ejemplo ver trabajar a una PW220. Según lo que os he dicho antes la primera tiene un peso de 3500 kilogramos y la segunda de 22 toneladas, lo que ya es algo considerable, y es que no en vano es un trasto bastante grande.

De cualquier modo, os aseguro que por muchas fotografías que os enseñe la sensación no es comparable a estar al lado de cualquiera de estas máquinas. La PW220 de la siguiente imagen parece grande; pero es que en realidad lo es mucho más pese a ser un modelo relativamente sencillo dentro de la gama.

pw2201

La PW220 ya tiene un aspecto menos “familiar”.

Como os decía, estos modelos son casi “de juguete” comparados con los pesos pesados que fabrica esta firma japonesa. En España el modelo más grande de excavadora que se comercializa es la PC2000; un modelo de 200 toneladas de peso capaz de mover trece metros cúbicos de material en cada palada. Sin ir más lejos, hace unos días estuve haciendo un informe sobre una que está en el puerto de Barcelona y que está dedicada a mover grandes contenedores de mercancías.

pc2000_2

Una PC2000 y un camión que a su lado parece una miniatura.

Como os decía, la PC2000 es el modelo más grande disponible en nuestro país y no hay muchas de ellas en nuestro territorio, pero eso no significa que sea el más grande que se fabrica a nivel mundial, pues el buque insignia de la gama de excavadoras Komatsu es la PC8000: una colosal excavadora de 800 toneladas de peso que se puede ver en las faraónicas obras de presas asiáticas y también en algunas minas americanas a cielo abierto.

Os pongo a continuación un breve vídeo de dicho modelo trabajando en una importante obra. Viéndola en un entorno tan amplio podría no parecer tan grande; pero si os fijáis en los operarios que están sobre la estructura de la máquina en los últimos segundos del vídeo os daréis cuenta de la enormidad de este prodigio de la ingeniería.

En dos semanas dejas el Everest en una simple colina…

Por supuesto, de nada serviría semejante capacidad de extracción de material si luego no tenemos un modo de transportar todo eso a otro lugar; y ahí es donde entran en acción los que son, sin duda, mis máquinas favoritas: los dump trucks.

Se trata de vehículos con una capacidad de carga alucinante y resistentes hasta decir basta. Incluso el modelo más simple (el HD325 con sus 36 toneladas de capacidad) impresiona a cualquiera al ponerse junto a una de sus ruedas; pero si queremos conocer el modelo más grande que se comercializa aquí tendremos que fijarnos en el alucinante HD785, que tiene una capacidad de carga de 90 toneladas y en el que he tenido la suerte de subirme hace un par de semanas por disponer de una unidad en talleres a la espera de ser entregada a su dueño. No os podéis hacer una idea del vértigo que produce ponerse de pie sobre la parte superior de la carrocería y la sensación de poder absoluto que tienes al sentarte tras su volante pese a que el motor no estaba arrancado.

hd785

Un HD785; perfecto para aparcar por el centro de Madrid.

Sin embargo, el HD785 no es ni de lejos el camión más grande que fabrica Komatsu. Para aquellas aplicaciones que requieran un movimiento de materiales absolutamente brutal se diseñó el modelo 960E con más de 300 toneladas de capacidad de carga. Un monstruo con unas ruedas de casi cuatro metros de diámetro y del que os podéis hacer una buena idea de sus dimensiones viendo el siguiente vídeo, que no es de un 960E, sino de un 930E, por lo que el modelo del que os hablo es incluso algo más grande del que vais a ver en las imágenes:

Ni el final de Terminator 2 era tan bestia

En fin, como podéis apreciar el concepto de grande y pequeño en realidad es un poco difuso y depende mucho de lo que estemos hablando. Antes de entrar a trabajar a Komatsu había visto alguna vez algo de esto gracias a que mi padre está metido en temas de geología, minerales y demás; pero ahora que día a día trabajo junto a estos gigantes de metal me doy cuenta de que son algo fascinante y como tal me gustaría compartirlo con vosotros. Este no será el único artículo sobre maquinaria de obras, pues la gama es amplia y bastante espectacular. ¡Espero que os haya gustado la charla de hoy!  😉