Psicodelia sobre asfalto

¿Ha decidido el ayuntamiento darle un toque psicodélico a los pasos de peatones del centro de Alcalá?

Swing

Pues no; tan sólo un modo de evitar inoportunos resbalones en días de lluvia. Nos guste o no, este fin de semana tendremos ocasión de comprobar si la cosa funciona.

El tatuaje (microrrelato)

Paso de peatones

Esperando a cruzar la calle un tatuaje llamó mi atención pese a que en aquel rincón de Alcalá había cientos de detalles en los que fijarse. Y aunque no era especialmente bonito, grande ni llamativo; gracias a él reconocí a su dueña sin necesidad de que se diera la vuelta: estaba grabado en el hombro izquierdo de la que fue mi novia hace unos cuantos años.

Eso sí, del maromo que caminaba de su mano no sabía absolutamente nada pese a que tenía la piel grabada hasta la nuca.

– Tenías razón – pensé. Y cuando el semáforo se puso en verde me perdí entre la muchedumbre de la calle Mayor.

Pasos de peatones un poco WTF

No tengo claro si los encargados de emplazar los elementos de las vías de circulación son arquitectos, ingenieros, decoradores o flautistas; pero el caso es que en Oropesa del Mar hay dos ejemplos claros de que a veces las ideas no están muy claras a la hora de posicionar los pasos de peatones en las calles de dicha localidad (además de poseer un dudoso gusto decorando las aceras de las avenidas principales).

En el primero de los dos ejemplos que os voy a mostrar hoy nos vamos a encontrar con lo que he llamado “el paso de peatones más inútil del mundo entero”. Puesto que la imagen es autoexplicativa me voy a reservar las palabras para el segundo ejemplo, pues es bastante más enrevesado.

El paso de peatones más inútil del mundo

En fin, supongo que el paso estará ahí para decirle a los grillos, caracoles y demás fauna mediterránea que los transeuntes tienen la prioridad.

La segunda imagen os la tengo que describir un poco, pues es tan extraño el tema (yo no lo he visto en ningún otro lugar) que con la imagen por si sóla no basta.

La cuestión es que en una zona de nueva construcción cerca de la urbanización Oromar uno se encuentra con que se le acaba la acera y que si desea seguir caminando hacia el pueblo ha de atravesar la calzada de manera suicida con el consecuente riesgo para su integridad física o bien hacer uso de dos particulares pasos de peatones que van a dar a una hermosa glorieta.

Paso de peatones en plena glorieta... WTF!

Efectivamente, como estáis viendo la solución para el peatón puede ser más o menos incómoda; pero la verdadera faena es para los conductores, porque bien sabréis que dentro de una glorieta tenemos prioridad sobre los que se incorporan a ella, así que una vez dentro no deberíamos preocuparnos más que de salir por la bifurcación adecuada. Sin embargo en este caso concreto (e insisto en que no he visto más casos como éste) debemos estar atentos a que una vez que estemos girando no nos encontremos con un peatón cruzando la calzada por uno de los dos pasos existentes (el otro no se ve en la imagen, pero está justo al lado contrario porque el tinglado es simétrico).

Este verano ya he visto algún que otro golpe entre vehículos debido a que el coche que está haciendo la glorieta no espera encontrarse un paso de peatones dentro de ella y debido al frenazo que pega al de atrás no le da tiempo a detenerse y ya tenemos el habitual golpe de chapa en el que la culpa siempre es del que va detrás.

En fin, cosas inexplicables que uno se va encontrando a veces por la calle.