Rincones: la vía verde entre Benicassim y Oropesa del Mar

Aunque ya hablé sobre la vía verde en una entrada de hace un par de años, para los que no sepáis de qué estoy hablando os diré que se trata de un itinerario de unos seis kilómetros que comunica las localidades castellonenses de Oropesa del Mar y Benicassim y que discurre por el antiguo trazado de la vía del tren que seguía la línea natural de la costa.

Este recorrido goza de gran popularidad entre gentes de todo tipo de uno y otro municipio, así que aprovechando unos de mis habituales paseos en bicicleta por allí, el pasado fin de semana me llevé mi Olympus E-PL1 y me dispuse a mostraros de una forma gráfica los paisajes que podréis ver en diferentes puntos del recorrido.

Indicaros nada más que las imágenes están tomadas secuencialmente comenzando el recorrido en Benicassim y terminando en Oropesa. Si habéis pasado por la vía verde en alguna ocasión os sonarán la mayoría de los paisajes que aquí os muestro; y si no es así al menos espero que disfrutéis de las fotografías.

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Los paisajes de la vía verde Oropesa - Benicassim

Anuncios

Fin de semana en Chinchón (3 de 3): Detalles

Para finalizar esta miniserie de tres entradas fotográficas ambientadas en la localidad de Chinchón me gustaría detenerme hoy en esos pequeños detalles en los que tanto me gusta fijarme y que siempre que tengo ocasión trato de captar con mi cámara.

Chinchón (Enero de 2011)

Obviamente en tan sólo un día y medio no es posible extraer la esencia de un lugar y plasmarla en fotos porque para ello hace falta tiempo, paciencia y ganas. Sin embargo, yo he quedado particularmente contento con el resultado obtenido en forma de fotografías, ya que creo que transmiten la tranquilidad y el sosiego de un lugar por el cual el minutero da vueltas mucho más despacio que en la cercana capital.

Chinchón (Enero de 2011)

Chinchón (Enero de 2011)

Chinchón (Enero de 2011)

Chinchón (Enero de 2011)

Chinchón (Enero de 2011)

Madrid y Chinchón: tan lejos y tan cerca al mismo tiempo…

Fin de semana en Chinchón (2 de 3): Paisajes

Además de las calles y los rincones de Chinchón que vimos en la entrada anterior, he de reconocer que una de las cosas que más me gustaron fueron los paisajes que se divisaban desde las partes más elevadas del lugar.

Chinchón (Enero de 2011)

Al estar emplazado en una zona de campos y suaves elevaciones del terreno, las estampas que se veían desde la iglesia o el castillo de Chinchón me resultaban bastante sugerentes, y por supuesto no perdí la oportunidad de retratarlos con mi cámara como muestran las fotografías que ilustran esta entrada.

Chinchón (Enero de 2011)

Chinchón (Enero de 2011)

Chinchón (Enero de 2011)

Chinchón (Enero de 2011)

Chinchón (Enero de 2011)

Días de sol, nubes y fotos

Estas tardes que estamos teniendo son perfectas para hacer fotografías: oscurece a eso de las 18:30, la temperatura empieza a ser más agradable y, como el arco que describe el sol es bastante bajo, a partir de las cinco la luz es muy suave y las sombras se alargan casi hasta el infinito.

Atardecer invernal (II)

Gracias a eso, si estamos en el momento preciso y en el lugar adecuado podemos conseguir imágenes realmente bonitas; siendo el nuevo recinto ferial y sus aledaños un buen escenario para ello.

Tarde de nubes

Yo, desde luego, no perdono mi paseo cámara en ristre ni una sóla de estas tardes de sol; y en los últimos días han sido varias las ocasiones en las que he pasado por allí mezclándome entre caminantes de todas las edades y captando imágenes como las que ilustran esta entrada.

¡Nos vemos por las calles de Alcalá!

Excursión al mercado medieval de Hita (Guadalajara)

Siempre me ha gustado mucho el ambiente que se respira en los mercados medievales: todos los años asisto al que se realiza en Alcalá y me lo paso como un enano haciendo fotografías mientras recorro unas calles que en esos días presentan un aspecto radicalmente distinto.

Teniendo en cuenta estos antecedentes, cuando el pasado domingo mi amigo Joe me comentó que había un mercado de esas características montado en el pueblo de Hita (Guadalajara), no tardé demasiado en coger mi cámara e allí junto con él y con mi hermana dispuestos los tres a pasar una tarde de lo más agradable. Al final, tras más de 100 fotografías disparadas a lo largo de la tarde, he seleccionado casi una treintena que ilustrarán esta entrada:

Al pueblo se llega tras un rato de autovía y unos kilómetros de carretera serpenteante y muy malamente asfaltada. De repente, en medio de una gran llanura se levanta un pico en cuyas faldas están las casas de la ciudad conocido por ser de aquí el famoso arcipreste de Hita.

Hita

Las calles en cuesta ofrecen multitud de vistas bastante espectaculares: hasta más allá de donde la vista es capaz de alcanzar se divisan campos y pequeñas elevaciones del terreno que dan lugar a un paisaje de lo más alcarreño. Además, ya que estábamos por estas tierras, cuando abandonamos el pueblo aprovechamos para dar una vuelta por los alrededores en busca de cosas curiosas (¡y vaya si las encontramos!).

Vistas desde la parte alta de Hita

Mi hermana y Joe reponiendo energías

Con respecto al mercado, hay que reconocer que está montado en un marco incomparable: la puerta que da acceso al centro de Hita parece el decorado de una película; pero no: es de auténtica piedra y lleva ahí desde hace siglos. A mí la verdad es que me impresionó bastante tanto por sus dimensiones como por su perfecta conservación.

Las puertas de Hita

El otro lado de la puerta

Y bueno, recorriendo las calles del centro nos encontramos con las cosas típicas de los mercados medievales: puestos de muy diversos géneros, gente disfrazada, una montón de sillas vacías dispuestas a acoger al público de una obra de teatro que se iba a representar… y claro, no podía perder la oportunidad de fotografiar todo eso y alguna que otra cosilla más.

El cazador cazado que estaba cazando a otro cazador

Dos damiselas

Joe a punto de ser guillotinado

La cofradía del calimotxo

Cadenas en el aire

Lo mejor del ser humano

Los caballeros ya no son lo que eran

Farol a pleno sol

Extasis acuático

Sillas vacías (I)

Por cierto, con las sillas me “cebé” bastante, pues formo parte de un curioso grupo de Flickr llamado “empty seats”, y aquello era como un oasis para cualquiera de sus miembros  😛

Sillas vacías (II)

Sillas vacías (III)

Luego estuvimos un rato en las gradas de una especie de teatro medieval (que me perdonen los historiadores; pero nunca se me ha dado muy bien describir este tipo de cosas) esperando a que comenzara un desfile de grupos vestidos para la ocasión, pero como al final la cosa empezaba demasiado tarde me entretuve un rato haciendo fotografías a la gente que había por allí y nos marchamos.

¡¡Papá, cómprame pipas!!

Buscando

Viento

Contemplando los dominios

Al salir nos encontramos con la sorpresa de que el desfile había comenzado ya por las calles de Hita y se dirigía hacia el teatro, así que en cierto modo pudimos ver el desfile; y bastante más cerca que si nos hubiéramos quedado en las gradas.

Colorido medieval

Acoso

A continuación nos marchamos ya de Hita. A mí me gustó mucho el pueblo así como todo lo que había montado referente al mercado medieval. Además, tiene una ventaja, y es que no está tan lleno como el que montan en Alcalá, pues la última vez que estuve apenas se podía caminar y lo único que podía hacer era dejarme arrastrar por la masa de gente que ocupaba cada centímetro cuadrado del centro. En Hita al menos podías moverte sin ningún tipo de agobio.

Eso sí, antes de tomar de nuevo la autovía nos dirigimos por un camino cercano al pueblo de Ciruelas, donde hay una gran finca llena de toros donde tuve la oportunidad de fotografiar a algunos de estos animales que, vistos de cerca, imponen mucho respeto.

Toros (I)

Toros (V)

Toros (II)

Toros (III)

Toros (IV)

Y así terminó nuestra excursión a Hita y sus alrededores. A modo de balance se puede decir que lo pasamos más que bien, hizo un tiempo magnífico y además rompimos la monotonía de una tarde en la que, de otro modo, ninguno de los tres hubiéramos hecho gran cosa.

¡Tenemos que repetir más a menudo este tipo de cosas, que las tenemos un poco abandonadas!  😉

Recorrido fotográfico: Castillo de Aldovea – Torres de la Alameda – Alcalá

Ya sabía yo que la excursión que os anunciaba anteayer comenzaría en la puerta de mi casa pero sin un destino prefijado. Al final, para aprovechar la mañana, salí de Alcalá a las 9 de la mañana y, por sorpresa, se incorporó mi hermano al “viaje”. Vamos a repasar el itinerario con las fotos de cada sitio:

Castillo de Aldovea

Nuestro primer destino fue el Castillo de Aldovea; pero lejos de disfrutar de la contemplación de un edificio singular, nos encontramos un recinto cerrado y amurallado en el que se celebran banquetes de bodas y comuniones y al que no se podía acceder de ninguna manera. Viendo que desde fuera lo único que se divisaban eran unas tapias y la parte superior de un torreón optamos por asomarnos a un mirador a pocos metros del lugar y hacer desde allí alguna fotografía del paisaje.

Vistas junto al castillo de Aldovea

Vistas campestres junto al castillo de Aldovea. Por allí delante discurre el río henares

Torres de la Alameda

Puesto que apenas estuvimos unos minutos en las inmediaciones del castillo de Aldovea, decidimos aprovechar la excursión para acercarnos a Torres de la Alameda, así que tras quince kilómetros de carretera nos plantamos en este pueblo conocido en la región por el pan que aquí se fabrica. En pocas palabras, me gustó mucho la iglesia y la plaza del sol, pero el resto de las calles antiguas carecían del encanto de otros lugares.

Torres de la Alameda

Vista general de Torres de la Alameda con su iglesia en el centro del pueblo

La plaza del Sol (plaza del ayuntamiento) en Torres de la Alameda

La Plaza del Sol (bien bautizada; había una luminosidad brutal)

Sombras en la iglesia de Torres de la Alameda

Sombras en el pórtico de la iglesia

Un instante de descanso

Mi hermano descansando un rato al sol

Alcalá de Henares (facultad de filosofía e historia)

Todavía era pronto cuando regresamos a Alcalá así que, aunque mi hermano subió a casa, yo me veía todavía con ganas de hacer más fotos, y para ello me encaminé hacia la facultad de filosofía e historia (uno de mis edificios favoritos de la universidad de Alcalá) aprovechando que estaría prácticamente desierta porque sus alumnos decidieron “hacer puente”.

Jardín

El bonito jardín de la facultad

Planta baja

Un soleado pasillo de la planta baja

Cristalera del patio interior

La cristalera que muestra uno de los patios interiores de la facultad

Simetría

Las escaleras que dan acceso a la planta superior

El plan de Bolonia

Manifestaciones contra el plan de Bolonia

Pasillo planta superior

Un solitario pasillo de la planta superior

Sol y sombra

Oculto entre las sombras

Geometría

Lámparas en formación

En fin, esto es lo que dio de si la mañana. La verdad es que aunque lo del castillo supuso una decepción, en general tanto mi hermano como yo mismo nos lo pasamos muy bien. De hecho ya estamos pensando cuándo sacar un par de horas para acercarnos a Santos de la Humosa y disfrutar de sus magníficas vistas. Ya os contaré  😉

Paseo fotográfico por Alcalá (6ª parte)

Hoy Alcalá de Henares aparecerá en los telediarios por ser el quinto aniversario del brutal atentado del 11-M; pero precisamente para contrarrestar el dolor de las imágenes que saldrán en pantalla y que ya todos conocemos de sobra, me gustaría compartir con vosotros algunas fotografías que he hecho el pasado fin de semana en la zona de campo que hay entre el río Henares y el barrio de Nueva Alcalá.

Imágenes llenas de luz y color para dar un poco de alegría a la jornada. ¡Espero que os gusten!

Día de pesca

Día de pesca

El tunel de La Chopera

El túnel que da acceso al parque de "La Chopera"

El Río Henares a su paso por el puente Zulema

El río Henares desde el puente Zulema

Luna de media tarde

Luna de media tarde

El camino

El camino que va bordeando el río Henares detrás de Nueva Alcalá

Trazos celestes

Los caprichosos trazos del cielo al atardecer

Reflejos en el Henares

Manteniéndose a flote

Zig-zag

Zig-Zag. Un detalle de las losetas del camino que lleva a La Chopera

El piropo

Después del piropo