Fotografía estática vs dinámica

Muchos sabréis que, por lo general, en mis fotografías priman la nitidez y los colores; ya que a la hora de retratar las cosas tiendo más a jugar con los desenfoques que con el movimiento.

Buen tiempo

Sin embargo vamos a ver que al final todo es una cuestión de manías y preferencias, pues un mismo motivo (como el gallo que me va a ayudar a ilustrar esta entrada) puede dar lugar a dos tipos de composiciones muy diferentes.

Estática

Para realizar una fotografía en la que la nota predominante sea la nitidez (que es lo que yo suelo buscar) debemos de conseguir un tiempo de exposición lo más bajo posible si el sujeto tiene algún tipo de movimiento o mantener la cámara lo más quieta posible si estamos fotografiando un paisaje (para esto último es recomendable el empleo de un trípode).

Si la luz disponible es abundante podemos disparar a una apertura intermedia para así obtener mayor profundidad de campo y que todo el sujeto aparezca enfocado; pero si no es así tendremos que usar una apertura mayor y/o una sensibilidad ISO más elevada, ya que en fotografía la exposición siempre depende de esos tres factores: apertura, tiempo y sensibilidad.

Colores

Dinámica

Si lo que buscamos es cierto dinamismo en la composición lo que debemos de hacer es justo lo contrario que en el caso anterior: mantener un tiempo de exposición elevado de tal modo que cualquier movimiento del sujeto retratado se convierta en un “borrón” en nuestra fotografía. Para lograr esto tendremos que emplear una apertura pequeña, la sensibilidad ISO más baja posible o incluso un filtro de densidad neutra en casos de luminosidad ambiental muy alta.

Reverencia

Dos formas de ver el mundo a través de la fotografía

Como veis, al final tenemos dos imágenes en las que se muestra el mismo motivo; sólo que la primera busca acentuar la forma y los colores del mismo y en la segunda se pretende transmitir la sensación de movimiento.

* Todos los artículos de este tipo en https://luipermom.wordpress.com/fotografia

Oropesa del Mar, la tierra de los mil gatos

Aunque siempre he tenido simpatía por los animales, he de confesar que siento auténtica debilidad por una especie en concreto: los gatos. Y claro, puesto que la fotografía es mi afición principal y en temporada baja Oropesa está plagada de ellos, os podéis imaginar que nunca pierdo ocasión de retratar a cualquier felino que se me cruce por delante si llevo la cámara encima.

Frightened

Scared

Curious

Al margen de ese pequeño gato tan fotogénico que mezclaba miedo y curiosidad al ver la cámara tan cerca de él (supongo que se veía reflejado en el filtro UV y por eso, aunque se sentía algo temeroso ante mi presencia, no dejaba de mirar fíjamente al objetivo) hay muchos otros tipos de gatos que durante los últimos tiempos he podido fotografiar con mi cámara.

Gatos MUY grandes

Gato tamaño XXL en Redueña

Gatos en miniatura

Mini gato

Gatos fisgones (y noctámbulos)

Gato noctámbulo

Gatos a los que es mejor no molestar

Malas pulgas

Gatos que parecen villanos de una película

Do not disturb

Gatos que con la mirada lo dicen todo

I'm watching you

Gatos tranquilos

Tarde gatuna (IV)

Gatos nerviosos

Tarde gatuna (II)

Gatos acróbatas

Salto de andenes

Gatos melancólicos

Blue eyes (II)

Gatos risueños

El gato del puerto (II)

Gatos seductores

El gato del puerto (IV)

No serán los últimos gatos que fotografíe, de eso podéis estar seguros; ya que, como os decía al principio de este artículo, en cuanto se marcha el verano los felinos campan a sus anchas por las calles de Oropesa.

Aprendiendo a fotografiar vehículos en movimiento

Ayer a mediodía me senté sin prisas en un banco del Paseo de los Curas y me dediqué a tratar de fotografiar los coches que pasaban por allí. Lo que buscaba era la típica foto con el fondo en movimiento y el vehículo completamente parado, cosa que hasta el momento no había intentado con la suficiente insistencia, así que me tomé aquello como un “auto-cursillo” de fotografía dinámica.

De primeras he de reconocer que es una labor más complicada de lo que parece, pues hay que sincronizar perfectamente la velocidad de barrido de la cámara con la de paso del coche. La mayoría de las fotografías salen borrosas o con el motivo fuera de plano, pero de vez en cuando sale alguna que merece la pena.

Puesto que las fotografías con el coche completamente encuadrado me parecían un poco “sosas” quise emplear el teleobjetivo para así intentar componer una imagen más dinámica y al menos un par de imágenes quedaron con una pinta más o menos decente.

Audi en movimiento

Alfa Romeo en movimiento

Lo de ayer me lo tomé como una iniciación a la fotografía de vehículos en movimiento, pero prometo seguir practicando en el futuro porque pasé un rato bastante entretenido  😉

¡Saludos!

Caballitos de mar

Clave de sol

La medianoche, los focos del coche, cualquier autopista, una exposición de un par de segundos y un bache en la calzada hacen que todos los puntos de luz se conviertan por arte de magia en un ejército de caballitos de mar.

Otro más de los pequeños milagros de la fotografía.