Review: iPod Touch 3ª generación (8 GB)

Tras usar durante infinidad de tiempo mi iPod Nano de tercera generación (que ahora emplea mi hermana en su aventura Erasmus por Bruselas) y el Classic de sexta generación, llevo unos días pegado a un iPod Touch de tercera generación con una capacidad de 8 GB que viene conmigo a todas partes. Desde que este modelo del icónico reproductor musical apareciera en el mercado allá por el 2007 siempre me han llamado mucho la atención, de modo que cuando el otro día ofrecían en el foro de Elotrolado.net uno apenas desprecintado por sólo 110 euros no me lo pensé mucho antes de aceptar.

iPod Touch 3ª gen (8 GB)

¿Qué tiene de particular un iPod Touch?

El iPod Touch es un gadget que mezcla la reproducción de música, vídeo y podcasts con otras características más avanzadas como la conectividad inalámbrica, navegación por Internet, gestión del correo electrónico, integración con Google Maps… así como la posibilidad de instalar las aplicaciones disponibles en la App Store de Apple. De todos modos, una definición muy empleada para hacernos una idea del concepto básico de este aparato es que se trata de “un iPhone sin phone”.

Nada más abrir la caja del iPod Touch uno se encuentra en la mano con un aparato muy ligero y sobre todo muy esbelto: es tan fino y suave en los bordes que parece que se va a deslizar entre nuestros dedos. Del mismo modo, la cubierta trasera es del mismo material y estilo habitual en los reproductores de la firma de la manzana: acero cromado que se raya con mirarlo. De hecho, tras unos días de uso y sabiendo lo cuidadoso que soy con mis cosas, empiezan ya a aparecer en ella las típicas marcas que con el tiempo dejarán esta superficie prácticamente mate; que es como está ahora esa parte de mi iPod Classic.

En todo caso, me niego a emplear ningún tipo de funda en mis aparatos: pagamos una pasta por un teléfono un poco más delgado que el anterior o por un MP3 que podamos llevar en el pantalón sin notarlo y le cascamos una gruesa funda de silicona que multiplica su volumen por dos y hace que sacar el gadget del bolsillo se convierta en un sufrimiento. Yo lo siento por los arañazos de la cubierta trasera, pero no veréis un gadget de mi propiedad envuelto en una fea funda de silicona; aunque sí que es verdad que ya procuro que en el bolsillo donde va el iPod o teléfono de turno no haya ninguna otra cosa (llaves, monedas…). Y es cierto que hubo una época en la que compré un par de fundas para mi iPod Nano e incluso hice una comparativa entre ambas; pero sopesando los pros y los contras al final opté por llevarlo “a pelo” en el bolsillo.

iPod Touch 3ª gen (8 GB)

Como os decía el reproductor es realmente delgado: bastante más que el iPod Classic y más o menos en la línea de grosor del iPod Nano de tercera generación. Sus medidas en concreto son 110 × 61 × 8 mm. En cuanto al peso, se queda en 115 gramos. El reproductor, visto desde arriba es un poco más alto que un Classic, pero en su delgadez es donde reside su gran ventaja en cuanto a la portabilidad del mismo.

iPod Touch 3ª gen (8 GB)

La filosofía Touch

La filosofía del iPod Touch es muy diferente a la de los reproductores más clásicos de la marca de la manzana equipados con la típica rueda táctil. En este caso, el aparato sólo tiene tres botones físicos: un botón de inicio bajo la pantalla, otro de bloqueo en el borde superior y un pulsador doble en el lateral que sirve para subir y bajar el volumen sin tener que andar trasteando con la pantalla. En la parte inferior se puede encontrar el típico conector para sincronizar y cargar los iPod así como el jack estándar de 3,5mm para conectar los auriculares.

Por lo demás, todo el manejo del iPod Touch se basa en el empleo de la pantalla multitáctil de 3.5 pulgadas y resolución de 320 x 480 píxels. Pulsando sobre sus iconos arrancaremos las aplicaciones que nos permitirán escuchar música, ver vídeos, navegar por Internet, acceder a la tienda virtual de Apple, consultar el e-mail, acceder a Google Maps, mirar las cotizaciones de la bolsa, la previsión meteorológica… y todo lo que podamos imaginar mediante la instalación de aplicaciones externas como luego veremos.

iPod Touch 3ª gen (8 GB)

Actualmente el iPod Touch se comercializa en 3 tamaños: 8 GB, 32 GB y 64 GB; si bien el más pequeño no es más que uno de segunda generación con firmware actualizado a la última versión; y de ahí su bajo precio (oficialmente cuesta 179 euros; mientras que las versiones de mayor capacidad se van a los 269 y 359 euros respectivamente). Exceptuando algún detalle, la funcionalidad es la misma, por lo que todo aquello que os comente sobre el modelo básico se puede extrapolar a los dos modelos superiores.

En cualquier caso, no es la capacidad de almacenamiento lo que más me llama la atención del iPod Touch; sino el conjunto de todas sus características. Para llevar encima toda mi música y mis podcasts ya tengo los 80 GB del iPod Classic, por lo que el Touch lo tengo para emplear sus caracterísiticas multimedia y llevar una selección de unos veinte discos que me puede apetecer escuchar en cierto momento. Selección que voy cambiando de vez en cuando en función de mis gustos musicales o los álbumes que más esté escuchando en una época determinada. Más o menos lo mismo que hacía cuando el iPod Nano era mi único reproductor portátil.

La importancia del Wi-Fi

Sobre el papel, el Touch promete muchas cosas que hay que coger un poco con pinzas: si estamos bajo una red Wi-Fi a la que podamos conectarnos disfrutaremos de todas sus funciones, pero fuera de su cobertura la funcionalidad del Touch queda un poco mermada. Podemos arrancar la aplicación del correo (compatible con la mayoría de las cuentas POP3 e IMAP, por cierto) y escribir un borrador estemos donde estemos; pero no podremos mandarlo hasta que nos conectemos a una red Wi-Fi. Del mismo modo, Google Maps también toma los datos de Internet, por lo que sin conexión a la red de redes no podremos consultar ningún dato. Si necesitáis consultar todas estas cosas estéis donde estéis, vuestras necesidades van más enfocadas a un iPhone o similar; es decir, un dispositivo que se conecte a Internet mediante la red de telefonía móvil, pues así no dependeréis de encontrar una red Wi-Fi abierta; algo que en España todavía no es tan común como en EEUU o Japón.

iPod Touch 3ª gen (8 GB)

Como estáis viendo, la conexión Wi-Fi es el eje central de todas las funciones de conectividad del iPod Touch, por lo que siempre estaremos limitados a encontrar una red inalámbrica a la que conectarnos si queremos aprovechar todo su potencial. En caso contrario, el iPod Touch es un reproductor multimedia fantástico que además cuenta con una gran autonomía; pero no podremos disfrutar del resto de sus características al 100%.

De todos modos, para no alargar demasiado este artículo os voy a enumerar algunas características del Touch que me han gustado especialmente para luego puntualizar otras que no me han hecho demasiada gracia. Creo que será mejor hacerlo así, porque si voy enumerando características párrafo tras párrafo esto puede acabar siendo el artículo de nunca acabar; y lo que quiero es dar una visión muy general del Touch con sus pros y sus contras.

Cosas que me gustan del iPod Touch

+ Conectividad Wi-Fi: soy un enamorado de la conectividad inalámbrica. El primer dispositivo Wi-Fi que entró en mi casa fue mi portatil Toshiba hace ya unos cinco años; y desde entonces cada vez hay más cosas que se conectan de este modo a Internet. Si un ordenador está fijo en un lugar de la casa soy el primero que lo conecta por cable porque es más rápido e inmune a interferencias; pero para dispositivos móviles el Wi-Fi es lo mejor que les ha podido pasar.

+ E-mail: la aplicación que gestiona el e-mail funciona estupendamente. Es rápida, fácil de usar y muy funcional. Me gusta mucho poder escribir un mail en cualquier lugar con facilidad y comodidad. Si tengo conexión a Internet lo puedo mandar en ese preciso instante; pero si no, se almacena y se envía en cuanto me conecte a una red Wi-Fi.

+ Google Maps: una de las aplicaciones más útiles que existen. Es raro el día que no uso Google Maps en mi ordenador para localizar alguna dirección, por lo que su inclusión en el iPod Touch me parece todo un acierto por si necesitamos encontrar algún lugar “sobre la marcha”. Por cierto, me parece impresionante que tengamos disponible el modo Google Street View.

+ Precisión de la pantalla: el teclado (y en general todo lo que se maneja en pantalla) tiene una precisión envidiable, y lo mejor es que no hay que usar ningún tipo de lápiz táctil para ello. Usaremos los dedos para manejar todos y cada uno de los aspectos del aparato y veremos que su precisión es grande. Y no creáis que hay presionar mucho; un sutil toque con la yema del dedo basta para que el Touch se entere de nuestras intenciones.

+ Navegador integrado: el Touch viene con el navegador Safari integrado y funciona muy bien. No tiene soporte para Flash, pero en general las páginas web cargan con rapidez y uno se puede mover con soltura por ellas. Me encanta que con un doble click sobre una parte de la web se hace un zoom para pasar a ocupar todo el ancho de la pantalla. Si ponemos el Touch en horizontal el navegador se adapta a dicho formato.

+ Aplicaciones externas: la posibilidad de instalar cualquier aplicación desarrollada para el iPod Touch aumenta las posibilidades del aparato. Las hay enfocadas a todo tipo de cosas; desde una que nos permitirá estar al tanto de las misiones de la NASA o consultar el plano del Metro hasta otras tan frívolas como convertir el Touch en una espada de Star Wars o en un nivel de burbuja. Del mismo modo, también hay gran cantidad de juegos disponibles, siendo algunos de ellos técnicamente bastante buenos. Aunque muchas aplicaciones son de pago, hay también un buen número de ellas que son completamente gratuitas (de hecho todas las que aparecen en la siguiente captura lo son).

Las aplicaciones que tengo instaladas en el momento de escribir este artículo. La de la NASA se está descargando en este instante

Aplicación de Metro de Madrid (¡muy útil, currada y encima gratuita!)

El juego Racing GTI (carreras en 3D)

Dentro de su sencillez, Labyrinth 3D tiene unas físicas impresionantes

Cosas que no me gustan del iPod Touch

– Autonomía de la batería: si bien la autonomía como reproductor de MP3 es excelente (la marca dice que una carga completa nos dará 36 horas de audio), esta se reducirá considerablemente si empezamos a trastear con todas las funciones multimedia, Wi-Fi y demás hasta el punto de que si lo usamos intensivamente tendremos que ponerlo a cargar prácticamente todos los días.

– Agarre: hay que tener cuidado al coger el iPod Touch para que no se nos resbale de las manos. Sus bordes son muy finos y están tan pulidos que a veces me da la sensación de que el aparato se puede resbalar e ir al suelo. No se me ha caído ni una vez, pero al sacarlo del bolsillo siempre voy con mucho cuidado para no llevarme un susto.

– Sistema de localización: puede que en grandes ciudades como Madrid o Barcelona sea más preciso; y cuando lo pruebe por allí actualizaré este punto con algún comentario al respecto. Sin embargo, mis tests por Alcalá de Henares han sido decepcionantes: al no tener GPS integrado (el iPhone sí lo tiene) la localización del aparato se basa únicamente en la identificación de las redes Wi-Fi que haya en el alcance del aparato (si es que las hay), las cuales tendrán que estar dadas de alta en una base de datos que relaciona el identificador de la red como sus coordenadas geográficas. En un mundo ideal la idea funcionaría; pero la realidad es que las pocas veces que el sistema me ha posicionado he obtenido márgenes de error de varios kilómetros, llegando al extremo en una ocasión de situarme directamente sobre Castelldefels (Barcelona) cuando en realidad estaba en pleno centro de Alcalá.

Trucos y consejos de uso

· Para ahorrar batería os recomiendo desactivar el push para las aplicaciones que hagan uso del mismo (como el gestor de e-mail). Lo del push consiste en que si está activado, el iPod estará constantemente conectado a Internet por si llega un correo de modo que os lo notificará al instante; pero claro, eso implica un gasto de batería considerable y tampoco creo que pase nada si tardamos un cuarto de hora en recibir un e-mail.

En mi caso, lo que hago es desactivar el push y ajustar un intervalo de comprobación del mail de 30 minutos. De este modo, si la pantalla del iPod está activa (trasteamos por sus menús con el Wi-Fi encendido) se estará comprobando el e-mail constantemente; pero en el momento que la pantalla se apague, el Wi-Fi sólo se conectará cada media hora para ver si hay correos nuevos en el servidor y a continuación se volverá a apagar.

· En el momento que encendamos la pantalla, si había algún correo nuevo aparecerá una cifra junto al icono del mail para indicar dicha situación. Del mismo modo, los correos que hayamos redactado sin conexión y que tengamos almacenados en la bandeja de salida se mandarán en cuanto el iPod se conecte a Internet.

Pantalla de inicio del iPod Touch. ¡Tengo un e-mail sin leer!

· En Google Maps se queda en caché lo último que hayamos visto en el mapa. Por tanto, si no tenemos claro que en el sitio al que vayamos a ir pueda haber una red Wi-Fi disponible puede ser una buena idea visitar esa localización cuando tengamos conexión a Internet para que así la tengamos en la caché y la podamos consultar una vez allí.

· Podéis hacer una captura de pantalla del iPod Touch en cualquier momento pulsando al mismo tiempo el botón central y el de bloqueo. Así es como he sacado las capturas que ilustran este artículo.

Capturas varias

Para finalizar, os dejo con algunas capturas acompañas de algún breve comentario de cosas que se han quedado “en el tintero” a lo largo del artículo pero que no quiero dejar pasar por alto.

Aplicación de Youtube integrada en el Touch. En ella podemos ver vídeos igual que en el PC de casa (pero tenemos que estar conectados a una red Wi-Fi, claro)

Calculadora científica (en vertical se simplifica)

En la mayoría de las aplicaciones, si colocamos el Touch en horizontal el teclado adopta esta disposición para escribir con más comodidad

Aplicación para ver las cotizaciones de la bolsa. ¡Vaya día para los inversores!

Podemos navegar entre nuestros discos a golpe de dedo

Los controles del iPod durante la reproducción (esto se puede "minimizar" y seguir haciendo otras cosas mientras escuchamos música)

Podemos visitar la App Store desde el propio iPod Touch

Y lo mismo con la iTunes Store por si queremos comprar música directamente desde el reproductor

La aplicación de predicción meteorológica. Hasta el momento ha acertado en sus predicciones

Conclusiones

Podemos resumir todo lo visto anteriormente diciendo que el iPod Touch es un dispositivo capaz de cubrir unas cuantas necesidades en un aparato que apenas se nota en el bolsillo. Sin embargo, la mayoría de sus funciones dependen de que podamos estar conectados a una red Wi-Fi; por lo que el Touch será más útil cuantas más redes de este tipo haya en el entorno por el que nos movamos. En medio del campo el iPod Touch es un fantástico reproductor de música, podcasts y vídeo que también hará funciones de bloc de notas; pero poco más.

Sin embargo, en medio de una gran ciudad, con muchas posibilidades de conectarnos a una red Wi-Fi abierta, el iPod Touch se convierte en un pequeño ordenador que nos va a permitir navegar por Internet, consultar el correo y hacer prácticamente todo lo que podemos hacer con el ordenador de casa (salvando las distancias, claro está).

La conectividad a Internet es la clave del Touch; pero… ¿no es precisamente ese el futuro de la informática? De hecho, Google con su Chrome OS plantea algo similar: un sistema operativo para ordenadores personales que necesita Internet para funcionar al 100% y que sin esa conexión no es capaz más que de ejecutar algunas funciones básicas. Está claro que Internet no es nada sin la informática; pero en un futuro cercano la informática tampoco será nada sin Internet.

“The cult of iPod”: un libro muy recomendable y gratuito

Os pongo a continuación una viñeta extraída del libro “The Cult of iPod” (Editorial No Starch Press. ISBN: 1-59327-066-6) que precisamente por su sencillez me ha llamado especialmente la atención. Por cierto, se trata de una publicación del año 2005, íntegramente en idioma inglés y que recientemente su autor ha puesto a disposición de todo el mundo a través de BitTorrent (tenéis el enlace al archivo PDF un poco más abajo).

“¡Wow, papá; tienes aquí casi tanta música como yo en mi iPod!”

Personalmente lo considero un documento especialmente interesante porque explica el fenómeno iPod desde diferentes puntos de vista y con un rigor histórico muy de agradecer, por lo que os recomiendo su descarga y posterior lectura. A través de este libro y de unos documentales de los que me hice eco en este mismo blog hace algunos meses podréis comprender que en EEUU el iPod es mucho más que un simple reproductor de música.

Nota: os pongo a continuación la información del torrent oficial de la descarga del libro:

 -=No Starch Press Presents=-

                            THE

  .oooooo.               oooo      .                 .o88o.
 d8P'  `Y8b              `888    .o8                 888 `"
888          oooo  oooo   888  .o888oo     .ooooo.  o888oo
888          `888  `888   888    888      d88' `88b  888
888           888   888   888    888      888   888  888
`88b    ooo   888   888   888    888 .    888   888  888
 `Y8bood8P'   `V88V"V8P' o888o   "888"    `Y8bod8P' o888o   

           o8o  ooooooooo.                   .o8
           `"'  `888   `Y88.                "888
          oooo   888   .d88'  .ooooo.   .oooo888
          `888   888ooo88P'  d88' `88b d88' `888
           888   888         888   888 888   888
           888   888         888   888 888   888
          o888o o888o        `Y8bod8P' `Y8bod88P" 

                   -=by Leander Kahney=-

.;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;.
;; ABOUT THE BOOK                                        ;;
;; --------------                                        ;;
;; In this follow-up to his bestselling The Cult of Mac, ;;
;; Wired News editor Leander Kahney looks at how Apple's ;;
;; distinctively stylish portable player is changing the ;;
;; way we store, carry, and use all kinds of information ;;
;; and the way we interact with each other. The Cult of  ;;
;; iPod includes the exclusive back story of the iPod?s  ;;
;; development and investigates the quirkier aspects of  ;;
;; iPod culture, such as iPod-jacking (strangers         ;;
;; plugging into each other?s iPods to discover new      ;;
;; music), as well as the growing legions of MP3Js       ;;
;; (regular folks who use their iPods to become DJs).    ;;
;;                                                       ;;
;; ABOUT NO STARCH PRESS (http://www.nostarch.com/)      ;;
;; ---------------------                                 ;;
;; No Starch Press publishes the finest in geek enter-   ;;
;; tainment -- distinctive books on computing, such as   ;;
;; bestsellers Steal This Computer Book, Hacking: The    ;;
;; Art of Exploitation, The Cult of Mac, and Forbidden   ;;
;; LEGO, with a focus on open source/Linux, security,    ;;
;; hacking, programming, and alternative operating       ;;
;; systems. Our titles have personality and attitude,    ;;
;; our authors are passionate about their subjects, and  ;;
;; we put considerable time and attention into every     ;;
;; book that bears our name.                             ;;
;;                                                       ;;
;; WHY ON EARTH ARE WE DOING THIS?                       ;;
;; -------------------------------                       ;;
;; It's no secret that content providers have mixed      ;;
;; feelings about file sharing.  But rather than         ;;
;; worrying ourselves sick over it, we're experimenting  ;;
;; with something different here:  Free, publisher-      ;;
;; provided torrents.  So enjoy the book, seed the book, ;;
;; tell your friends about it even.  And if you like     ;;
;; what you read, please consider buying the dead-tree   ;;
;; version. The book looks great in print, and it's      ;;
;; available for purchase just about anywhere.           ;;
;;                                                       ;;
;; RELEASE INFO                                          ;;
;; ------------                                          ;;
;;   [RELEASE:  3/19/08] [FILE SIZE: 7MB] [FORMAT: PDF]  ;;
;;         [ISBN: 9781593270667]  [PAGES:  160]          ;;
;;              [PUBLICATION DATE:  11/05]               ;;
;;                                                       ;;
;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;
 ;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;
  ;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;

Ahora puedo llevar toda mi música encima: iPod classic de 80 GB

Cansado de tener que seleccionar cada dos por tres algunos discos para cargar en el iPod nano de entre los 23 GB que actualmente ocupa mi librería de iTunes me he hecho con un classic de 80 GB para así llevar en el bolsillo absolutamente toda mi música, algunos podcasts y tener espacio de sobra para lo que vaya descubriendo en los próximos meses.

La familia crece (II)

Está claro: es el iPod de luiper (los que me conozcan de los foros lo entenderán 😉 )

El caso es que estaba dudando entre hacerme con uno de 120 GB (recién presentado por Steve Jobs) o con el de 80 GB que había hasta ahora en el mercado; pero la indecisión se terminó en el momento que mi hermano me dijo que estaba pensando en vender el suyo porque no podía reproducir música en formato OGG en él y cada vez tenía más discos comprimidos así.

En ese momento le dije que por cuánto lo pensaba vender y cuando me dijo el precio le propuse quedármelo yo porque sé lo cuidadoso que es con las cosas y que por lo tanto me hacía con un “cacharro” prácticamente nuevo y extremadamente bien tratado (de hecho no tiene ni siquiera un rasguño en la parte trasera; zona delicada de los iPod por excelencia). Qué curioso: él tenía pensado hacerse con otro tipo de reproductor y yo tenía en mente hacerme con un iPod de más capacidad. ¡Mejor acuerdo imposible! 😛

La familia crece (III)

De perfil

En fin; esta tarde me he dedicado a cargar la batería a tope y meter en él toda mi librería de música. La verdad es que se me hace un poco raro poder elegir cualquiera de los discos que tengo metidos en iTunes aunque esté perdido en medio del campo, pero de verdad que es algo que deseaba porque ya os he comentado alguna vez que me daba bastante rabia querer escuchar un disco en plena calle y descubrir que ese en concreto no lo había copiado en el reproductor.

De momento no sé qué haré con el nano, pero no creo que lo venda por dos motivos esenciales: le tengo especial cariño a ese pequeñajo y si me da por ir a correr al monte no me llevaría un reproductor que llevara un disco duro en su interior. La gran ventaja del nano (aparte de su tamaño) es que por emplear memoria flash para el almacenamiento es inmune a sacudidas fuertes; pero caminar por la ciudad como suelo hacer no es nada estresante para un classic y la verdad es que no sé hasta qué punto volveré a usar el nano alguna vez.

Poco más os puedo contar de momento, ya que el funcionamiento del classic es exactamente igual que el del nano, así que si os pica la curiosidad os remito a la review que hice en su momento del él. Sólo debéis tener en cuenta que el classic es más grande y pesado, que del almacenamiento se encarga un disco duro de 1.8″, que la batería dura más horas, que la pantalla es algo mayor y que el DAC es de mejor calidad por tener menos limitaciones de tamaño y consumo.

La familia crece (I)

En perspectiva

Es verdad que el classic no tiene la ventaja del nano de su extrema portabilidad, pero a cambio de un tamaño algo mayor me despreocupo completamente de qué discos elegir; cosa que de verdad que se agradece mucho (como ya me apuntó falvarez en un comentario hace unas semanas).

¡Saludos musicales!  😉

Lo “nuevo” de Apple

Al final la presentación de los nuevos iPod ha tenido poco de novedad, pues casi todo lo que se ha rumoreado en los últimos días era completamente cierto. Atrás quedaron los tiempos del “one more thing” y las sorpresas inesperadas que dejaban a todo el mundo boquiabierto… Vamos a echar un rápido vistazo a lo que se ha presentado hace menos de una hora:

Lo primero que se me viene a la cabeza es que Steve Jobs está hecho un asco. Nada más ver una de las primeras imágenes de la presentación se me vino a la memoria el error que salió hace poco en Bloomberg anunciando su propia muerte, y aunque a la vista está que no era cierto, tampoco es que la noticia fuera muy descabellada.

iTunes 8

Nueva versión del programa de Apple que cada vez más tiende a arrastrarse en el ordenador. Esta vez nos sorprende (por decir algo) con un nuevo modo de visualización de carátulas y una característica llamada Genius que dada una canción crea una lista de reproducción con otras similares basándose en los gustos de todos los usuarios de iTunes conectados a internet. Nada que no haga Last FM actualmente, vamos…

iPod classic

Si en general ha habido pocas novedades, en este apartado menos que en ningún otro: Se elimina el modelo de 160 GB dejando el más fino pero actualizándolo con un disco duro de 120 GB. Apuesto a que será el último Classic con disco duro “clásico” (nunca mejor dicho) que fabrique Apple. El precio en España será de 229€ en colores plata o negro.

iPod nano

Al final las fotos espía de los últimas días han resultado ser ciertas al milímetro. Se trata de un modelo inspirado en el de segunda generación con capacidades de 8 y 16 GB al precio de 139€ y 189€ respectivamente. Diseño curvo, posibilidad de grabar sonidos conectando un micrófono y disponible en nueve colores a cada cual más chachi-piruli (soy bastante clásico con los colores de estos aparatos y no me mola la estética chillona de esta última revisión).

La pantalla tiene formato vertical y para ver vídeos con comodidad se incluye un acelerómetro que recolocará los elementos en pantalla según si el iPod está en horizontal o en vertical. Del mismo modo se incluye una función mediante la cual si agitamos el nano cambiaremos a otra canción aleatoriamente (lo que viene siendo el shake-control en los móviles Sony-Ericsson).

Comentar a modo personal que es un diseño que no me ha gustado absolutamente nada. Para comprarme éste me quedo con mi nano 3G sin dudarlo ni un instante.

iPod touch

Se incorpora el Nike+ “de serie”, por lo que para usar dicha función sólo nos hará falta el receptor que se inserta en la zapatilla. También se estiliza ligeramente y se adopta un marco cromado para la pantalla. Las capacidades siguen siendo de 8, 16 y 32 GB a uno precios de 199€, 269€ y 359€ 219€, 279€ y 369€ respectivamente.

También incorpora altavoz externo para que los canis del barrio tengan algo más aparte del móvil con lo que molestar a la gente en los lugares públicos, contando con un control externo de volumen basado en un par de teclas laterales al estilo iPhone. En general es un modelo que ha tomado muchos elementos estéticos del famoso teléfono de Apple; algo que no tiene otra finalidad más que la de rebajar costes de fabricación.

Lo que más repelús me da es el hincapié que la compañía de California ha hecho en las funciones del Touch como plataforma de juegos. Está claro que Apple ha visto un filón en la adaptabilidad a todos los públicos de los videojuegos de Nintendo DS y se han decidido a seguir ese camino. Me gusta el Touch porque gracias a su conexión a internet tiene un montón de aplicaciones útiles, pero es un aparato que quiere abarcar muchos campos y no sé yo si al final se aplicará lo de que “quien mucho abarca, poco aprieta”.

Edito: resulta que en la Apple store de España han subido mágicamente los precios de la gama Touch entre 10 y 20 euros por modelo. No sé a cuento de qué viene dicho cambio de precio, pero vamos, es una tangada en toda regla, que bastante cara pagamos ya la conversión $ –> €  😦

Firmware 2.1 para iPhone

Pues eso: un nuevo firmware que según Steve Jobs arregla algunos bugs y mejora la autonomía de la batería. Al menos será una actualización gratuita para los usuarios disponible a partir de este viernes.

Finalmente salió un tal Jack Johnson al escenario acompañado de una guitarra acústica y así terminó un acto en el que realmente no se ha presentado nada digno de mención.

Por cierto, ya tenéis todas estas “novedades” disponibles en la Apple Store. Yo personalmente me voy a pensar durante unos días si me hago con un nuevo Classic, con uno de 80 GB ahora que los liquidarán en las tiendas, un Touch por sus capacidades de navegación por internet o bien paso del tema, me quedo con mi nano 3G y me hago con una cámara reflex digital. Ya veremos…

Fotografías por cortesía de www.engadget.com

Mañana a las siete de la tarde tenemos keynote de Steve jobs

Pues eso; que mañana a las siete en punto de la tarde hora de la península dará comienzo una de las típicas conferencias de Apple de principios de Septiembre en las que se suelen presentar nuevos modelos de iPod y alguna que otra cosa más (one more thing).

Hace ya unas semanas que hice mis predicciones al respecto, y aunque los rumores apuntan en otras direcciones creo que puede ser interesante ver qué novedades presentan. Apple es una de las compañías que marcan unas tendencias más acusadas en el mundillo de la electrónica de consumo, así que seguro que nos cuenten lo que nos cuenten tiene una gran repercusión en medio mundo.

Mañana sacaré un ratito por la noche para hablar sobre el tema  😉

——————————

PD: os añado algunos enlaces por si queréis seguir la conferencia en directo

http://www.engadget.com/2008/09/09/live-from-apples-lets-rock-event-in-san-francisco/

http://live.slashgear.com/

http://live.gizmodo.com/

http://live.appleweblog.com/

Cómo puntúo mi música en iTunes

Al hilo de la entrada sobre el disco Cronolánea de Lori Meyers se me ha ocurrido comentar el criterio que sigo a la hora de puntuar las canciones en iTunes, pues es una característica muy útil como comprobareis con un par de ejemplos al final de esta entrada. Cada persona tendrá su propio método, pero hoy me apetecía comentaros el mío. Espero que no os importe… 😉

Cuatro estrellas

*****: canción que siempre apetece escuchar al completo sea cual sea tu estado de ánimo. Siempre trato de ser muy restrictivo a la hora de conceder cinco estrellas a una composición y en cuanto vea que al escucharla no me “emociona” lo suficiente o que la salto un par de veces le resto una estrella.

****: composiciones que son realmente buenas pero cuya escucha depende un poco del estado anímico del oyente (o sea, yo 😛 ). Algunas de las calificadas con cuatro estrellas acaban pasando a la máxima categoría porque van ganando con las escuchas, aunque otras me acaban cansando y bajan de categoría.

***: canciones que en general se escuchan con gusto y no son para nada malas. Sin embargo suelen ser composiciones que si tengo la música puesta y estoy haciendo otra cosa a la vez me suelen pasar desapercibidas.

**: aquí comienza la frontera de las canciones que empiezan a disgustarme. Las calificadas con dos estrellas suelen ser aquellas que paso a menudo y que en general escucho si estoy reproduciendo un disco completo de principio a fin.

*: no soporto esa canción. La práctica totalidad de las veces paso la pista en cuanto empieza a sonar incluso escuchando un álbum al completo. Tengo muy pocas canciones puntuadas con una estrella en mi biblioteca, pero alguna hay por ahí.

Esta calificación es útil para dos tipos de listas de reproducción que empleo muy a menudo: por un lado está la de “Mis preferidas”, que son canciones calificadas con cuatro o cinco estrellas reproducidas al azar. Suele ser la que me pongo cuando no tengo ganas de escuchar un disco al completo y en general disfruto un montón de ese rato musical porque esas son las canciones que más me gustan de toda mi biblioteca de iTunes.

Por otra parte está lo que he llamado “Superselección”, que son las 50 canciones puntuadas con cinco estrellas que más reproducciones tengan de toda mi biblioteca. Esta es una lista que suelo emplear cuando tengo el día muy cenizo o me toca pegarme un palizón para ir a comprar algo o en general hacer cosas con las que no disfruto especialmente. Al depender de las escuchas, la lista cambia constantemente y además las reproduzco con el modo shuffle activado para que el iPod me vaya sorprendiendo a cada pista. De verdad que cuando tengo un mal día esta lista lo mejora radicalmente.

Suposiciones sobre los próximos iPod nano

Leo en Mac Roumors una información que ha salido hace escasos días y que apunta al tema de rediseño de los próximos iPod nano. Lo que se comenta (rumores sin más, pero en el mundillo de Apple los rumores suelen andar muy cerca de la verdad) es que se va a abandonar la forma cuadrada de la tercera generación para volver al estilo alargado de las dos primeras.

Al parecer la razón es que se pretende que la gente vea los vídeos en formato panorámico girando el reproductor noventa grados, así que la pantalla vista con el reproductor “de pie” quedaría con un formato vertical incompatible con la actual forma del nano.

Mi interpretación personal de estos rumores va un poco más allá, y aunque esto que os voy a decir no lo he leído en ningún sitio y es muy posible que al final no vayan por ahí los tiros, yo apuesto a que en Apple van a dar al nano la apariencia del iPod touch: pantalla táctil ocupando casi toda su superficie y con un sólo botón.

¿En qué me baso? En que en Apple están muy orgullosos de este nuevo estilo de los iPod touch y los iPhone, y la marca de la manzana siempre ha intentado que haya una cierta similitud estética entre los diferentes aparatos de su gama. Si hasta hace poco el diseño del iPod classic era el icono de la marca del que bebía el nano ahora el look más fashion es el del iPhone / iPod touch; y por ello creo que el rediseño de la cuarta generación puede ir por esos derroteros. De todos modos, de tener razón, para mí seria una mala cosa, pues me gusta mucho el diseño actual con su clickwheel. Al fin y al cabo el iPod lo uso exclusivamente para escuchar música, por lo que el tema de ver vídeos me da un poco igual. De hecho creo que en mi nano probé uno para ver cómo iba el tema y ya está.

Me imagino de todos modos que los actuales classic evolucionarán con una mayor capacidad de disco duro como os dije el otro día pero sí que mantendrán de momento el aspecto clásico de los iPod con su pantalla y su clickwheel. Si el año pasado inauguraron esta denominación digo yo que será para mantenerla algún tiempo, así que de momento hay que suponer habrá un hueco para el iPod “de siempre”.

Ya os digo que es una suposición personal mía que no está fundada en ninguna información que haya llegado, pero mi apuesta es esa. Ya veremos qué pasa a mediados de Septiembre (se supone). Si al final tengo razón ya me encargaré de sacar a relucir este post en cuanto Apple presente sus nuevas criaturas; y si no… seguro que alguno de vosotros me recuerda lo mucho que me flipé hoy tratando de adivinar el futuro :mrgreen:

¡Saludos digitales!

Lo que nos depararán los próximos iPod

Hace ya un tiempo os dije que me pensaba comprar un iPod de gran capacidad cuando aparecieran los nuevos modelos. Y si bien sigo pensando lo mismo, la verdad es que este año me da que va a ser una especie de transición entre los discos duros (condenados a la extinción) y las memorias flash que acabarán dominando el mundo.

De momento el único rumor que he escuchado es que se va a duplicar la capacidad de memoria de los iPod nano; cosa que no es muy complicada de predecir, pues es lo que se ha venido haciendo en cada generación del reproductor. De ser así, esto dejaría a los nano con unas capacidades de 8 y 16 GB.

Por otra parte ahora mismo tenemos el iPod touch con capacidades de 8, 16 y 32 GB, por lo que una hipotética duplicación de memoria dejaría al modelo superior casi a la par con el iPod classic de 80 GB.

Y bueno, respecto al classic o se incrementan mucho sus capacidades o puede ser que estemos ante los últimos reproductores con disco duro de la empresa de la manzana. Ahora mismo están disponibles en 80 y 160 GB, así que sólo se me ocurren dos opciones: o se duplican también las capacidades de sus discos duros o esta va a ser su última generación, pues las memorias flash comenzarían a acercarse mucho en temas de almacenamiento.

Es cierto que el iPod classic es el que mejor relación espacio / precio tiene de toda la gama de Apple, pero las ventajas de las memorias flash (inmediatez de acceso, poco peso, bajo consumo, inmunidad ante sacudidas…) son evidentes y por eso creo desde hace ya tiempo que el futuro del almacenamiento en la electrónica de consumo son las memorias de estado sólido. Sin ir más lejos me he encontrado hace poco en casa una revista de informática que anunciaba el lanzamiento de una tarjeta SD de 16 MB “para su uso en aplicaciones que requieran gran almacenamiento de datos como cámaras digitales o teléfonos móviles”… Sí, son dieciséis megas; y la revista tiene unos ocho años, por lo que en este tiempo la capacidad de almacenamiento de las tarjetas SD se ha multiplicado por mil. ¿Os imagináis lo que podremos guardar en una memoria del tamaño de un sello en el año 2016?

Volviendo al tema inicial, creo que la presentación de los modelos de iPod de este año (supongo que allá por Septiembre) puede ser interesante por esta transición entre discos duros y memorias. Yo llevo ya unas semanas muy pendiente de rumores y filtraciones mediante la web de Mac Roumors, pero de momento poca cosa se sabe (por no decir nada) y el suspense continuará hasta que Steve Jobs salga al escenario para desvelar sus nuevas creaciones.

Mis compañeros de viaje

A estas alturas de mi vida, y tras haber tenido mi primer Walkman a los seis años de edad, soy incapaz de vivir sin música, así que unos días antes de venir a la playa me planteé qué auriculares traerme de todos los que tengo por casa (hay más de 10) para acompañar a mi iPod nano. Tras un rato de “meditación” al final opté por el siguiente trío:

Denon C-310

Denon C-351: Para escuchar música por la calle o en casa con calidad y sin que interfieran demasiado los ruidos procedentes del exterior. Dan una calidad de sonido muy buena tal y como os comenté en la review que escribí hace unas semanas.

Auriculares "nisupa" de tipo in-ear

“Nisupa” de tipo in-ear: estos me los he traído por el sencillo motivo de que son in-ear y son baratos. Los compré en Dealextreme hace un par de meses por unos tres euros y aunque su calidad de sonido no pasa de mediocre aislan muy bien de los sonidos del exterior, por lo que son los que me acompañan a la playa sin demasiados temores a que les entre arena o humedad y se estropeen. Si le ocurriera eso a los Denon me llevaría un disgusto, pero con los “nisupa” sólo lamentaría el tiempo que tardaría Dealextreme en enviarme otros.

iPod earbuds

iPod earbuds: los auriculares estándar que me venían con el iPod. No los suelo utilizar mucho porque no se adaptan muy bien a la morfología de mis orejas (se me caen) y aislan fatal de los sonidos externos teniendo que subir un montón el volumen de la música. Lo que ocurre es que me los he traído por la sencilla razón de que son comodísimos para escuchar música metido en la cama: los de tipo in-ear se clavan en el oído si duermes de lado (como es mi caso) pero estos son pequeños, redondeados y muy suaves, de modo que para esas circunstancias son los mejores.

Tal vez me podría haber traído mis Shenheiser de diadema para utilizarlos con el ordenador o para escuchar música cómodamente sentado en la terraza; pero creo que para eso están los Denon, que además de no ocupar casi espacio en la maleta se escuchan de maravilla y no dan el calor que conllevan unos auriculares que te cubren la oreja por completo; algo poco recomendable en días de verano.

Un par de decisiones con respecto al iPod nano

Llevaba unos días MUY tentado de hacerme con un iPod classic y… no, al final no lo he hecho, jeje 😛 Confieso que se me ha hecho extraño resistirme a mis impulsos compradores, pero es que teniendo en cuenta que hace casi un año que se presentaron esos modelos de iPod (mi hermano tiene uno de 80 GB en negro desde hace meses) y que dentro de poco se presentarán nuevos que ofrecerán más capacidad al mismo precio y menor tamaño (es la tónica que sigue el mundo de la electrónica de consumo) he decidido esperar a ver qué ofrecen esos futuros iPod de séptima generación.

Familia iPod

El iPod classic de mi hermano junto a mi nano.

Esa es la primera de las decisiones tomadas con respecto a estos temas de música portátil, porque el segundo es seguir mi política “antifundas” también con mi actual iPod nano 3G. No sé si recordaréis que en el análisis de dos tipos de fundas para este reproductor comenté que nunca usaba carcasas para ningún aparato, pero que con el nano iba a hacer una excepción. Pues bien, se acabó el uso de la funda por un sencillo motivo: me hice con un nano 3G principalmente porque me encanta su diseño y su escasísimo grosor y lo tengo metido o bien en una funda rígida que lo hace más voluminoso o en una de silicona que lo afea terriblemente.

Trasera iPod nano

Pequeños arañazos en la parte trasera del nano.

Pues bien, como digo he decidido llevar mi nano en el bolsillo sin ningún tipo de protección ya que por lo que he leído en muy diversos sitios la parte trasera se llenará de pequeños arañazos (de hecho alguno se ve ya) pero el frontal parece ser que aguanta perfectamente el “trote” de llevarlo en un bolsillo.

La verdad es que es un gustazo llevar así el nuevo nano, porque gracias a sus dimensiones y su ridículo peso uno se da cuenta de que está ahí porque suena la música en los oídos, pero al quitarte los auriculares realmente te olvidas de que llevas 4 GB de música en el bolsillo.

nano vs. 6630

Nokia 6630 vs. iPod nano.

Por cierto, ya de paso os comento que pese a que estoy muy muy contento con el nano, cero que un classic (o un modelo con la capacidad suficiente como para poder llevar toda tu librería de música) es realmente útil para no tener que andar seleccionando los discos que quieres llevar encima. Ya me ha pasado alguna que otra vez querer escuchar un disco en concreto en medio de la calle y encontrarme con que dicho disco está plácidamente guardado en la librería de iTunes pero no en la memoria del nano 😦

Las pequeñas decisiones de cada día… Pequeñas pero más importantes de lo que parecen.

Review: Auriculares “in-ear” Denon AH-C351

Me paso el día con el iPod puesto: ya sea para escuchar el podcast de ultimONivel o para deleitarme con la música que más me llena el caso es que me paso muchas horas al día con el reproductor en el bolsillo, pues también me acompaña en mis horas de biblioteca y cuando preparo el proyecto de fin de carrera.

Bueno, el caso es que cuando usas algo intensivamente sí que conviene invertir en algo de calidad, de modo que aunque los auriculares que trae de serie el iPod me parecían bastante decentes, he decidido dar un paso más en busca de calidad sonora y me he hecho con unos Denon modelo AH-C351.

Comenzaré diciendo que en principio tenía la idea de comprar unos Sennheiser CX300, que sabía (por opiniones leídas en internet) que sonaban muy bien, pero al llegar a la tienda me encontré con que costaban 45€ y que por 49€ estaban estos Denon, que la verdad es una marca que me inspira más calidad que Sennheiser, pues siempre los he asociado con equipos de música de alta gama.

Caja Denon C351

De cualquier modo se lo comenté al vendedor y me dijo que efectivamente eran unos auriculares un escalón por encima de los Sennheiser, así que por 4€ de diferencia opté por venirme a casa con ellos en vez de el plan inicial.

Nada más sacarlos de la elegante caja me encuentro con que el cable es demasiado corto (apenas medio metro) y que por lo tanto he de emplear el cable extensor de 80 cm que trae de serie a no ser que meta el reproductor en el bolsillo de la camisa. La desventaja es que el conector de dicho cable es en forma de “L” en vez de recto, por lo que difiere con respecto al conector de los auricualares que trae el iPod. El cable de medio metro que traen los auriculares sí que termina en un conector recto, pero como digo es demasiado corto como para poder llevar el reproductor en el bolsillo. Podremos apañarnos con dicho cable sin usar el extensor en caso de llevar el iPod en un brazalete, colgado del cuello o en un bolsillo de la camisa; pero para llevarlo en el bolsillo del pantalón o en una mochila no nos llega ni de casualidad.

Por otra parte el cable de los auriculares es en forma de “J”, lo que implica que hemos de pasarlo por detrás del cuello. Esto no me importa en absoluto e incluso lo prefiero, pues si te tienes que quitar los auriculares estos quedan colgando y no hay que andar con ellos en la mano. Ya tuve hace años unos auriculares Aiwa con dicha forma y la verdad es que me agradaba bastante.

Denon C351

Bien, pasando a los auriculares en si he de decir que su tacto es muy suave y gracias a ello podemos llevarlos durante horas sin que molesten lo más mínimo. Vienen con tres tamaños de gomas (lo que nos introducimos en los oídos) y por lo tanto se adaptan a todo tipo de orejas. Una vez puestos vamos a comprobar que aislan bastante bien del ruido externo y que una vez que pongamos música a un volumen moderado no vamos a escuchar prácticamente ningún sonido del entorno (hay que tener cuidado con esto al caminar por la calle).

Este tipo de auriculares los recomiendo para escuchar música por la calle (aunque pueda parecer peligroso por lo que os comentaba en el párrafo anterior) porque nos permitirán escuchar la música sin tener que ir variando el volumen constantemente en función del ruido que haya en el entorno. En el caso de los podcast de voz (como ultimONivel) es especialmente gratificante, pues en una calle ruidosa con unos auriculares normales nos veríamos obligados a tener que llevar el volumen casi constantemente al máximo y aun así muchas frases se nos escaparán (comprobado).

De todos modos, he de comentar que el cable de estos Denon tiene la mala costumbre de transmitir hasta nuestros oídos algo del sonido del roce con la ropa al caminar, cosa que puede llegar a ser un poco desagradable. No hay nada más molesto que ir andando por la calle con algo de música y a cada paso vayamos escuchando superpuesto a las notas un sonoro “raaaaas, raaaaas… raaaaaas, raaaaaaas…”. En este caso la goma que recubre los cables transmite algo de rozamiento a los auriculares al caminar, y se nota.

Detalle Denon C351

Respecto a las frecuencias reproducen los agudos con una claridad muy muy alta; de hecho hay instrumentos en algunas canciones que con los auriculares estándar de Apple apenas se distinguen y con estos se diferencia claramente del resto de elementos de la composición sonora. Sin duda será un placer volver a escuchar nuestras canciones favoritas mientras vamos descubriendo nuevos matices sorprendentes (y eso que todavía tienen pocas horas de uso, pues es habitual que los auriculares con el tiempo ganen en calidez de sonido).

Sin embargo, esto se puede volver en nuestra contra si tenemos nuestra música codificada con un bajo bitrate, ya que el típico siseo de los agudos que con otros auriculares queda bien disimulado porque apenas son capaces de reproducirlos, en estos Denon sí que es bastante apreciable y puede hacernos recodificar nuestra música a más calidad si somos muy exigentes en esos aspectos.

Las frecuencias graves se reproducen nítidamente y sin estridencias; si bien esto va a variar bastante en función del tamaño de las gomas que pongamos a los auriculares; pues unas demasiado grandes potenciarán en exceso los graves desequilibrando las canciones.

Yo diría que nos encontramos ante unos auriculares capaces de reproducir la música de una manera muy natural y bastante aproximada a lo que el compositor quiso crear en su momento. Si empleamos unas gomas de tamaño adecuado y no utilizamos ningún tipo de ecualización (es algo que jamás hago, pues pienso que “contamina” la composición) descubriremos la música en su verdadera dimensión: rica y llena de matices.

ipod y auriculares Denon AH-C351

En definitiva, unos auriculares de lo más recomendables si queremos que nuestro reproductor de música gane unos cuantos puntos de calidad sonora, aunque hay que tener en cuenta lo del roce al caminar y el casi siempre necesario cable de extensión.

Mi “superselección” de iTunes

Uno de los aspectos que más me gustan de iTunes es todo el tema de las listas personalizadas que podemos definir mediante una serie de parámetros.

En mi caso suelo escuchar la música “en discos”: considero que la inmensa mayoría de los discos no son una colección de canciones sueltas puestas en cualquier orden sin más, sino que son obras conceptuales con claros ejemplos como el Achtung Baby de los U2 o el imprescindible Una semana en el motor de un autobús de Los Planetas.

El caso es que aunque me guste escuchar los discos al completo de principio a fin, sí que es cierto que en determinadas ocasiones me gusta escuchar aleatoriamente mis canciones favoritas, y  no hay mejor manera de hacerlo que con la ayuda de iTunes.

Lo que os muestro es una selección de canciones que tengo puntuadas con cinco estrellas y ordenadas por el número de veces que las he reproducido. De este modo me aseguro de que todas estas canciones me parecen buenas y además las pongo a menudo, por lo que si tuviera que hacer un disco de “grandes éxitos” seguramente sería muy parecido a esto.

Por ejemplo tengo otra lista con las canciones más escuchadas, pero que sean las más escuchadas no quiere decir que sean las que más me gusten, de modo que decidí crear esta otra lista de la que os acabo de hablar para poder darme un rato de “megahits” en cualquier momento y lugar (no olvidemos que lo que se escucha en iTunes se puede escuchar exactamente igual en un iPod).

La verdad es que estoy encantadísimo con mi iPod nano 🙂

La historia del iPod (documental en ocho partes)

Ayer por la noche, haciendo tiempo antes de ir al cine, me encontré echando un vistazo a Youtube un documental en castellano sobre la historia del reproductor de Apple dividida en ocho partes (por la famosa limitación de los 10 minutos de la web)

El caso es que me pareció bastante interesante y esta misma mañana he aprovechado para ver el resto de capítulos (anoche sólo pude ver los tres primeros), así que ahora os lo comento aquí por si queréis adquirir un poco de “cultura para concursos”, que son esos conocimientos que no nos convertirán en sabios pero sí amplían nuestra visión general de las cosas 😛

Os pongo el primer capítulo directamente aquí y los demás en forma de enlace para no saturar la entrada con demasiados vídeos.

Primera parte (el mismo vídeo que el mostrado, pero también os lo pongo como enlace)

Segunda parte

Tercera parte

Cuarta parte

Quinta parte

Sexta parte

Séptima parte

Octava parte

Protegiendo un iPod: carcasa rígida vs funda de silicona

Siguiendo los consejos de Manu pedí hace unos días a Dealextreme un par de fundas para mi recién adquirido iPod nano. Como tenía mis dudas entre funda rígida o de silicona me decidí a pedir las dos y usar la que más me convenciera, de modo que aunque al final he decidido colocar la rígida he pensado que sería útil comentar aquí mis impresiones:

La gente que me conoce sabe bien que soy bastante “anti-fundas”. No me veréis con un teléfono metido en una funda ni loco, pues creo que las cosas están para utilizarlas y al fin y al cabo las marcas del uso diario tampoco son nada malo.

Sin embargo, con el iPod nano he decidido hacer una excepción para paliar lo que os comentaba en la review de que para cambiar cualquier cosa en el nano (y en cualquier iPod) hay que sacarlo del bolsillo, desbloquearlo, modificar lo que sea, volver a bloquear y al bolsillo de nuevo. Con la funda rígida consigo que el reproductor esté protegido y que a la vez pueda llevarlo en el bolsillo sin necesidad de bloquearlo, pero aún así vamos a ver qué ventajas ofrece cada uno de estos modelos de fundas protectoras.

FUNDA DE SILICONA

Carcasa silicona

La funda de silicona tiene una serie de ventajas que me hicieron plantearme su uso frente a la rígida: por una lado es de menor tamaño que la de plástico y queda perfectamente pegada al cuerpo del reproductor además de que nos permite dejar el MP3 sobre una mesa sin temor a que resbale y caiga al suelo. El problema es que mi mayor miedo se convirtió en realidad cuando comprobé que la rueda táctil del nano pierde mucha precisión a la hora de manejarla al quedar cubierta por una capa plástica.

Además, observé con sorpresa que la pantalla no queda en absoluto protegida y que por lo tanto queda expuesta a rayones y golpes. Es lógico si pensamos que una capa de silicona haría que se viera bastante mal, pero no deja de ser un impedimento si lo que queremos es mantener el nano en perfecto estado pese a llevarlo en el bolsillo de la chaqueta.

Parte inferior carcasa silicona

La parte inferior tiene una abertura que nos permitirá conectar los auriculares, el conector de alimentación / sincronización y el interruptor de bloqueo sin tener que sacar el nano de la funda. Puede que sea un poco tosca, pero implementar una “trampilla” sería algo un poco complicado en un material tan blando como la silicona.

CARCASA RÍGIDA

Carcasa r�gida

Por su parte, la funda rígida tiene la desventaja de ocupa algo más que la anterior y que es más frágil frente a golpes y caídas. Sin embargo, a la hora de emplear el nano en el día a día le da muchas vueltas a la anterior porque por un lado la pantalla queda completamente protegida y por otro el ajuste en la carcasa es prácticamente perfecto (la rueda táctil no queda perfectamente cuadrada por un milímetro, pero no es nada preocupante ni que vaya a impedir su correcto manejo). Lo mejor es que en esta ocasión la rueda táctil queda sin protección, por lo que no perderemos precisión ni tacto, solventando la principal pega que le saco a la funda de silicona.

Por otro lado, esta carcasa rígida cuenta con una pequeña trampilla en su parte inferior para conectar el reproductor conectándolo al ordenador y para manejar el interruptor de bloqueo. Interruptor que con esta carcasa no necesitaremos emplear ya que la rueda queda algo “hundida” con respecto a la superficie de plástico y aunque llevemos el iPod en el bolsillo no habrá nada que haga contacto con ella (a no ser que llevemos el bolsillo lleno de cosas). Por supuesto a la altura del conector de auriculares hay un orificio que hará que no haya que abrir la trampilla para escuchar música (tendría narices la cosa).

Parte inferior carcasa rigida

Esta trampilla me da un poco de miedo por su aparente fragilidad, pero bueno, en el caso de que se desprenda o se parta la funda sigue siendo igual de práctica, sólo que habrá que tener cuidado de que no entre nada en el conector de sincronización que pueda hacer contacto o impedir la conexión del cable suministrado por Apple con el reproductor.

El caso es que por todo lo anterior al final he decidido emplear la carcasa rígida, aunque me he guardado la de silicona porque me podría venir bien a modo de recambio por si un día se rompe la rígida.

VÍDEO-COMPARATIVA

De cualquier modo, os dejo aquí un breve vídeo en el que se puede ver cómo se coloca y cómo funciona cada uno de los dos modelos que aquí os comento. Supongo que con toda la palabrería y las fotos os habrá quedado claro, pero bueno, he pensado que un vídeo puede ser bastante ilustrativo.

¡Espero que mis divagaciones os hayan sido útiles! 😉

MUSE: creo que me he estado perdiendo algo…

Los que me conocéis un poco ya sabréis que descubrir nuevos grupos es algo que me llena de satisfacción. Me ocurrió con Los Planetas, con El Niño Gusano, con Radiohead, con Lori Meyers, con Niños Mutantes… y todos esos “descubrimientos” han dejado siempre en mí muy buen sabor de boca y un montón de discos que sigo escuchando con mucha frecuencia.

Pues bien, ya hacía tiempo que venía leyendo por diversos sitios que a los que nos gusta la música de Radiohead nos suele fascinar MUSE, y cuando recientemente me dispuse a escuchar el disco Origin of Symmetry del año 2001 de estos británicos no creí que me iba a llegar tan dentro.

Una atmósfera oscura y densa para una música muy directa y contundente. Hay canciones en las que el bajo lleva todo el peso de la composicion muy al estilo de Rage Against The Machine (como el caso de Plug in Baby) y otras en las que parece que estemos escuchando alguna obra de Queen (Megalomanía, por ejemplo).

De momento es el único disco que he escuchado de este grupo a excepción de algunas canciones sueltas de Absolution y Black Holes and Revelations que también me han gustado mucho, así que dentro de poco seguro que también os hablo sobre ellos. ¿Cómo es que me los he estado perdiendo durante todos estos años? 😛

¡Qué grande es la buena música y qué buenos son los grupos que marcan su propio estilo!