Parecidos razonables entre dos portadas de discos

¿Alguien más se ha dado cuenta del evidente parecido entre las portadas de los álbumes Intimacy de Bloc Party y El Incendio de Sidonie?

¿Guiño? ¿Tributo? ¿Casualidad? ¿Plagio?… Cada uno tendrá su opinión, pero sea como sea son dos discazos como la copa de un pino. Eso sí, me gustaría comentar que Intimacy salió en Julio de 2008 y El Incendio en Agosto de 2009, por lo que los chicos de Bloc Party quedan libres de toda sospecha.

Por cierto, me di cuenta del parecido entre ambas portadas porque el otro día aparecieron una junto a la otra en el coverflow del iPod Touch. ¡Qué cosas!

Bloc Party

Bloc Party es uno de esos “descubrimientos musicales” que tanto me alegran de vez en cuando. Se trata de una banda británica de tintes indies formada originalmente bajo el nombre de Angel Range en 1999 y cuyas influencias provienen de grupos como Joy Division, Radiohead o Sonic Youth, por lo que es bastante lógico que me haya aficionado a ellos.

Los conocí hace un par de años gracias a su brillante disco de debut “Silent alarm”, pero no ha sido hasta el reciente “Intimacy” cuando me he enganchado casi sin darme cuenta a una música suave en ocasiones y potente en otras pero siempre acompañada de unas letras llenas de mensajes y especialmente cuidadas. De hecho, el cantante Kele Okereke estudió literatura inglesa en la universidad, y eso siempre se nota a la hora de escribir los versos de las canciones.

De todos modos, siempre he dicho que el movimiento se demuestra andando, así que os voy a dejar con el vídeo de una versión en estudio de su canción “Ion square”; posiblemente la que más me gusta de ellos hasta el momento y que incluye algunas frases de una conocida poesía de e.e. cummings. Además, los que conocéis un poco ya mis gustos musicales sabréis que adoro las melodías que comienzan con una base muy sencilla y van poco a poco incorporándose nuevos instrumentos hasta terminar en un clímax sonoro de lo más intenso; siendo éste que os presento un claro ejemplo de ello.

Si después de esto os ha picado el gusanillo de Bloc Party, os recomiendo que vayáis descubriendo sus discos en orden (Silent alarm –> A weekend in the city –> Intimacy) para ir comprobando la evolución de un grupo que partía de una base ya de por sí muy buena.