Mi ordenador llevará Debian y Windows XP en particiones separadas

Finalmente conseguí que Debian + KDE4 funcionara correctamente en mi ordenador de sobremesa. Ya no tengo efectos gráficos no deseados (era culpa del driver de nVidia; con uno más actualizado se solucionó el problema) y el ordenador funciona estable y a toda velocidad gracias a que he instalado la versión de 64 bits del sistema operativo que aprovecha mejor las prestaciones de mi micro Core2Duo.

kde4_debian

Lo que ocurre es que lo de la virtualización del Windows XP no es algo tan simple como pensaba; y aunque he conseguido hacerlo funcionar a una velocidad bastante decente se me presenta el problema de la resolución de pantalla y el rendimiento de Lightroom: lo que ocurre básicamente es que en el ordenador virtualizado tengo un hardware de vídeo muy poco potente (lógico, pues todos sus componentes están emulados por software) y los milagros en informática no existen.

El manejo general del sistema operativo es rápido (también influye que le he asignado 2 GB de RAM; dejando a Debian con la memoria muy muy justita) pero el pobre Lightroom rinde poco más o menos que como en mi portátil además de que estoy limitado a una resolución máxima de 1600×1200, que si bien no es poca, sucede que es de formato 4:3 con las desventajas que esto implica a la hora de trabajar con fotografías como ya os comenté en una entrada de hace un tiempo.

virtualbox_fin

Total, que la solución que voy a llevar a la práctica (ya tenía la idea anteriormente; pero varios comentarios vuestros en la entrada sobre la eliminación de Windows Vista me han llevado a ver que puede ser la mejor opción) es dividir el disco duro en tres particiones:

– Una para Debian, que será la que arranque por defecto ya que será el sistema que emplee la mayor parte del tiempo.

– Otra para Windows XP; sin demasiadas necesidades de espacio porque va a ser para el sistema, Lightroom y poco más.

– Una tercera (con todo el espacio restante) para datos, de tal modo que en ella tendré todas las fotografías y vídeos que vaya editando así como el grueso de los juegos que pueda analizar para ultimONivel. Lo más importante es que a esta partición pueda acceder tanto desde Debian como desde Windows XP.

En fin, a ver qué tal queda todo al final, pero de momento me he dado cuenta de que aunque la virtualización va muy bien para ejecutar el sistema base y programas “estándar”, para cosas que requieran muchos recursos la bajada de rendimiento es bastante acusada y, en ocasiones, no va a ser posible emplear las mismas posibilidades que el sistema sin virtualizar (como lo de la resolución de 1920×1080 en mi caso particular).

Espero que la próxima entrada hablando sobre este tema sea para comentaros que ya está todo instalado y funcionando  😉