Dibujando en el aire con la luz

Hay gente que piensa que fotografías como la que os voy a enseñar a continuación son retoques hechos con Photoshop, pero nada más lejos de la realidad, pues no es ni más ni menos que el saber captar la realidad con una cierta perspectiva creativa.

Para hacer este tipo de imágenes sólo necesitamos una cámara relativamente sencilla (esta está hecha con la Canon Powershot A75 que poseía hace unos años y que hace poco regalé a mi padre) pero que tenga modo manual, un trípode (es imposible mantener la cámara completamente firme por muy buen pulso que tengamos), un poco de oscuridad y una fuente de luz.

Dibujando en el aire

Lo que veis en la imagen no es más que Joe dando vueltas a una linterna que tenía en la mano. Yo planté la cámara en el trípode y realicé una exposición de quince segundos de tal modo que llegara suficiente luz al sensor de la cámara como para que se pudieran apreciar los detalles del terreno y el fondo. Si os fijáis un poco en la fotografía (especialmente si pulsáis en el icono de la lupa y la veis a mayor tamaño) veréis que tiene bastante ruido, pero es que eso es algo típico en exposiciones largas sobre todo si la cámara no es de alta gama.

Lo que más me gusta de esta imagen es el reflejo de la luz a los pies de Joe y la cara de sorpresa de éste, que parece estar observando otra dimensión a través del anillo luminoso que él mismo ha creado y que ahora mismo me hace pensar en Portal. También destaca bastante en el paisaje la ya conocida antena del Cerro del Viso y el coche aparcado en las cercanías de la misma.

Bueno, espero que os haya gustado esta sencilla entrada sobre fotografía creativa; aunque la imagen ya tiene cuatro años recuerdo bien que la noche en la que la capté me lo pasé como un enano descubriendo este tipo de técnicas.

Fotografía creativa en un monte a medianoche

Ya dije hace tiempo que no soy nada partidario del retoque fotográfico. En contadas ocasiones modifico parámetros de una fotografía excepto para resaltar un detalle aumentando el contraste, borrando alguna matrícula inoportuna o cosas similares. Creo más en la fotografía creativa que ya de por sí es original y atractiva para el espectador.

El hombre de los seis brazos

Por eso mismo hace un par de noches cogí mi cámara de fotos y subí al monte con mi hermano y mi amigo Joe para hacer alguna fotografía extraña. Y el caso es que después de varios intentos bajo una maleducada lluvia que apareció cuando peor nos venía esto que tenéis aquí fue lo que conseguimos obtener.

Por cierto, comentar que gracias al modo manual de la cámara (una sencilla compacta Sony DSC-P200) se puede conseguir que la noche más oscura parezca un atardecer nublado, y es que la foto que tenéis arriba está hecha a las once y pico de la noche con una exposición de 15 segundos (lo complicado es no moverse absolutamente nada durante ese intervalo de tiempo).