Cuando el marketing no es más que spam florecen las chapuzas

Ya que hace apenas unos días hablábamos del spam, os dejo una captura de pantalla de un email de éste tipo que me llegó ayer y que demuestra el grado de chapucerismo de los responsables de las redes sociales que emplean este tipo de estrategias para captar usuarios.

No está mal. Sobre todo teniendo en cuenta que la población de Alcalá de Henares en el 2008 era exactamente de 203645 personas. Esto significa que 4,18 de cada 1 alcalaínos quiere quedar con un chico de mi edad, algo que es estadísticamente incomprensible.

Son los riesgos de usar algoritmos aleatorios para generar miles de correos supuestamente personalizados para cada destinatario. En fin, cosas del spam.

Anuncios

Las (pocas) posibilidades de que te toque la lotería

Ahora que quedan apenas cuatro días para que se celebre el archiconocido sorteo especial de Navidad de la lotería nacional, me gustaría comentaros las posibilidades que hay de que la suerte nos saque de pobres. Y, ojo, no es que pretenda quitarle la ilusión a la gente que juega todos los años. Tan sólo pretendo demostraros, ayudándome de las siempre imparciales matemáticas, lo difícil que es hacernos millonarios con los juegos de azar .

En el sorteo entran en el bombo 85000 números diferentes, y los premios a repartir según Wikipedia consisten en:

1 primer premio de 3.000.000 de euros, conocido como «El Gordo».
1 segundo premio de 1.000.000 de euros.
1 tercer premio de 500.000 euros.
2 cuartos premios de 200.000 euros.
8 quintos premios de 50.000 euros.
1.774 premios de 1.000 euros, conocidos como la «Pedrea».

Además, también se obtiene premio con las siguientes aproximaciones:

2 premios de 20.000 euros a los números anterior y posterior al primer premio.
2 premios de 12.500 euros a los números anterior y posterior al segundo premio.
2 premios de 9.600 euros a los números anterior y posterior al tercer premio.
297 premios de 1.000 euros a la centena del primero, segundo y tercer premios.
198 premios de 1.000 euros a la centena de los cuartos y quintos premios.
2.547 premios de 1.000 euros a todos los billetes cuyas 2 últimas cifras coincidan con los del primero, segundo o tercer premios.
8.499 reintegros (coincidencia de la última cifra del primer premio) de 200 euros.

NOTA: os recuerdo que estos premios corresponden a un billete, que no es más que una “ristra” de diez décimos. Por lo tanto, jugando un sólo décimo habría que quitarle un cero a la cuantía del premio indicado.

Pues bien, si cogemos la calculadora y echamos unas cuentas rápidas podemos ver que jugando un sólo décimo:

  • La posibilidad de que nos toque el gordo es, por pura lógica, de 1 entre 85000; es decir un 0.00117%. Bastante remota.
  • Obtener uno de los cinco premios importantes es algo más probable; concretamente tenemos un 0.015% de posibilidades. Esto representa uno de cada 6667 números.
  • Que nos llevemos un premio de al menos 100 euros tiene una probabilidad de un 5.6%. Uno de cada 18 números que entran en el bombo.
  • Si sólo aspiramos a no perder pasta en el intento (es decir, que por lo menos recuperemos los 20 euros que nos ha costado el décimo), la posibilidad es de un 15.6%, lo que implica un número de cada 7.

Como nota curiosa, la posibilidad de que un número premiado con algún tipo de terminación o reintegro pueda ser agraciado también con una pedrea es del 0.27%, aunque no lo vamos a considerar en nuestra estadística porque de todos modos es un caso que entraría dentro del grupo “premio superior a 100 euros”.

Como veis, aunque gracias a las típicas imágenes de gente descorchando cava en el telediario del día 22 parece que todo el mundo se forra con la lotería menos nosotros, en realidad no es nada fácil ni tan siquiera que nos toquen cien euritos gracias a ese décimo que lleváis en la cartera.

Mucha suerte para el sorteo, porque la vais a necesitar  😉