Rincones: Valencia

De Valencia sólo conocía la ciudad de las artes y las ciencias, así que aprovechando que recientemente mi chica vino a Oropesa a pasar unos días decidimos invertir una jornada entera en pasear por sus calles descubriendo multitud de rincones que a los dos nos encantaron.

Excursión a Valencia (7/7/12)

Por supuesto, no iba a dejar la cámara en casa en una ocasión tan especial, de modo que me gustaría compartir con vosotros una buena cantidad de imágenes que os ayudarán a haceros una idea de lo que vimos en ese día.

Estación norte

Recordaba el andén de la estación del norte porque cuando de pequeño venía en tren a Oropesa del mar, éste entraba en Valencia procedente de Madrid y allí hacía una maniobra de cambio de sentido para encarar la vía que recorre el litoral costero; lo que implicaba hacer aquello tan característico del Intercity de darle la vuelta al respaldo de los asientos para ir así en el mismo sentido de la marcha.

En cuanto a la estación como tal, tanto la fachada exterior como el curioso vestíbulo son dignos de ver, y de hecho se consideran un importante punto de interés turístico de la ciudad. Para situaros os diré que la estación se encuentra junto a la plaza de toros y a escasos metros de la plaza del ayuntamiento.

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Plaza de la virgen

Éste es, sin duda, el lugar que más nos gustó de toda la ciudad. Una plaza amplia desde la que se pueden contemplar fachadas de muy diferentes estilos y que además cuenta con una gran fuente en uno de sus extremos. Un lugar lleno de gente a todas horas en el que siempre se pueden captar imágenes entrañables.

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Avenida del reino de Valencia

Una de las calles principales de la ciudad de Valencia que parte de la estación norte y acaba en los jardines del Turia (de los que luego hablaremos). Tiene dos carriles en cada sentido y en la parte central hay un amplio paseo con palmeras porque el que da gusto caminar.

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Gulliver

Justo a la entrada de los jardines del Turia por la avenida del reino de Valencia nos encontramos con una curiosa atracción: un gigantesco Gulliver acostado en el suelo cuyas formas configuran diversos toboganes y escaleras que pueden disfrutar tanto niños como adultos. Comentaros que si bien en algún momento debieron de cobrar entrada (hay unos tornos y una taquilla en la puerta que están en desuso) actualmente podéis acceder a esta curiosísima atracción sin coste alguno.

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Jardines del Turia

Los jardines del Turia son una enorme extensión de terreno transitable por la que hace décadas discurría el río del mismo nombre. El río se encauzó en su momento por otro lugar para evitar inundaciones y el cauce seco se aprovecho para crear un “cinturón verde” que rodea la ciudad y por el que podéis caminar o montar en bicicleta sin preocupaciones y pasando bajo numerosos puentes. Comentaros que uno de sus extremos está en la ciudad de las artes y las ciencias y que el otro se encuentra en la parte noréste de la ciudad.

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Callejeo por el centro histórico

El centro histórico de Valencia es un conjunto de calles estrechas de estilo gótico junto a plazas de lo más acogedoras, amplias avenidas y comercios de todo tipo. Algo que pudimos ver mientras nos caminamos entre los diferentes lugares que queríamos ver por la ciudad (muchos más de los que aparecen en las imágenes que ilustran esta entrada).

De esas caminatas surgieron algunas fotografías de las que os ofrezco a continuación algunas de ellas, destacando especialmente la zona de la plaza del ayuntamiento, pues sus edificios majestuosos y coronados casi siempre por los típicos tejados valencianos de azulejos le dan al lugar un encanto especial.

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Excursión a Valencia (7/7/12)

Como os decía, pasamos todo un día caminando por las calles de Valencia (zampándonos una paella a mediodía como manda la tradición, claro está) y regresamos a casa bastante cansados. Sin embargo, los dos coincidimos en lo bonita que es la ciudad y la enorme cantidad de monumentos y rincones especiales que posee. Si no conocéis Valencia os sugiero que organicéis una pequeña excursión porque estoy seguro de que os va a encantar.

Excursión a Valencia (7/7/12)

Un rincón de Alcalá con muchos recuerdos asociados

La plataforma elevada que sirve para cruzar las vías del tren al final del paseo de la estación es un lugar muy característico de la ciudad de Alcalá de Henares y por el que todos sus habitantes hemos caminado alguna que otra vez.

Paso elevado de la estación de Alcalá (I)

Recuerdo que en la época del instituto no me hacía demasiada gracia pasar por ella cuando había caído la noche porque aquello estaba tan solitario que si a uno le daba por pensar en la cantidad de cosas que le podrían ocurrir allí sin que nadie se enterara empezaba a caminar cada vez más rápido para abandonarlo cuanto antes. Y aunque es verdad que nunca me sucedió nada digno de mención, la sensación de intranquilidad al pasar por aquella estructura en medio de la noche todavía la recuerdo con bastante claridad.

A lo largo de los años he ido pasando cada vez más esporádicamente por allí, pero hace unos días se me ocurrió volver a atravesar aquel antiguo puente peatonal para hacer unas fotos con las que más de uno (sobre todo los que ya no vivís en Alcalá) experimentaréis un cierto sentimiento de familiaridad al verlas, pues el lugar sigue exactamente igual que hace unos cuantos años.

Paso elevado de la estación de Alcalá (II)

El puente de la estación (IV)

El puente de la estación (III)

Paso elevado de la estación de Alcalá (III)

Aunque el lugar esté bastante sucio y no muy cuidado, hay que reconocer que al cruzarlo se le vienen a uno a la cabeza épocas pasadas en las que nuestra máxima aspiración en cuanto a vehículos se refiere era un humilde Vespino y donde las vías de tren dividían la ciudad en dos partes que parecían casi inaccesibles.

Qué tiempos, ¿verdad?

Oropesa by night

Unas cuantas fotografías de diversos rincones de Oropesa del Mar captados por la noche. Todas ellas están hechas a pulso (creo que comenté ya en alguna ocasión que este verano me olvidé el trípode en Alcalá) con el Nikkor AF-S DX 35mm f/1.8 G montado en mi D40.

Por cierto, esto de la fotografía nocturna sin apoyo de ningún tipo (has de tener buen pulso y jugar con la sensibilidad ISO de la cámara) es algo que apenas había practicado hasta ahora, y he de reconocer que me ha parecido tremendamente divertido.

¡Os dejo con las imágenes!  😉

Oropesa by night (I)

Heladería La Jijonenca (de lo más típico de Oropesa)

Luces de medianoche

Las luces de la playa de La Concha

La estación de Oropesa por la noche

La estación de tren a las once de la noche

Expreso de medianoche

Un tren pasando por la estación

En medio de la noche

Coche a medianoche

Oropesa by night (II)

Puesto de gofres (otro lugar típicamente oropesino)

Afán recaudatorio

Afán recaudatorio

Oropesa by night (III)

La gente se entretiene con cualquier cosa

Cena y tapeo

Doña Resu: un lugar de cenas y tapeo variado

Fotografiando trenes en la estación de Oropesa

El viernes por la tarde estuve cerca de una hora en la estación de trenes de Oropesa del Mar. Recuerdo que de pequeño iba allí a menudo con  mi abuelo a verlos pasar y la verdad es que me apetecía mucho recordar aquellos ratos de nerviosismo al saber que estaba a punto de atravesar la estación  un tren sin parada que a su paso removía todos los papeles que había en el suelo del andén.

Obviamente me llevé la cámara de fotos para ver si era capaz de captar alguna imagen de recuerdo y tengo que reconocer que se disfruta un montón cuando uno va a fotografiar algo sin prisa y sin mirar el reloj. Tras casi un centenar de fotografías de diversos trenes que pasaron por allí y de alguna cosa curiosa que vi, he decidido seleccionar una docena para compartir con vosotros un rato de relax absoluto al ritmo de una tarde que parecía no terminar jamás.

Mirando hacia Valencia

Mirando hacia Valencia

Mirando hacia Barcelona

Mirando hacia Barcelona

No pasar

(al menos mientras pasen trenes, ¿no?)

A ras de vía

La estación a ras de vía

Salto de andenes

El gato acróbata que desafía los carteles y a la ley de la gravedad

Trenes que vienen

Tren Altaria procedente de Castellón pasando por la vía 2

Tren de mercancías a toda velocidad

¡Mercancías a toda mecha!

Tren Valencia - Barcelona

Un tren pasando por la estación a ritmo tranquilo

Trenes que van

Tren sin parada con destino Barcelona a su paso por la vía 2

¡Viajeros al tren!

¡Viajeros al tren!

Dirección Barcelona

Cogiendo velocidad

Otro tren que pasa

El peculiar frontal del nuevo Talgo

Por cierto, durante toda la “sesión fotográfica” sonaron en mis auriculares canciones aleatorias de los tres discos de Bloc Party. ¡Son buenísimos!

Haciendo fotos por el barrio de La Garena

Hace unos días, aprovechando que la mañana estaba fresca y nublada, cogí el coche a primera hora y me fui al barrio de La Garena para hacer unas fotos. Es un lugar que conozco bien porque he pasado muchas veces por allí pero, como en el caso del paso elevado de la estación, nunca me había detenido a hacer fotografías por sus rincones.

Me gustó especialmente el parque que se extiende junto a la vía del tren, pues es realmente grande y además tiene un montón de elevaciones en el terreno que lo hacen muy adecuado para hacer fotografías de paisaje. Del mismo modo, la torre Garena es el punto neurálgico de toda la zona y es fácilmente visible desde cualquier lugar, incluido el apacible parque que os digo.

Bueno, pues sin más rodeos, os dejo ya con las fotos ordenadas cronológicamente comentándoos antes que algunas de ellas consisten nada más que en bancos vacíos; pues son para un grupo de Flickr que versa sobre esa curiosa temática.

Grey light, grey morning

Graffittis acuáticos

Parejas

Paseando junto a la verja

Y pensar que en su día fue un banco...

Dirección prohibida

El paseo de los bancos

¡Viajeros al tren!

La valla que no valla

Estación de la Garena y su entorno

Árboles en la estación de la Garena

La torre Garena

Fotografías sobre las vías

Hay un paso elevado en Alcalá de Henares que cruza las vías del tren a la altura del Paseo de la Estación. Un lugar que he atravesado multitud de veces en el pasado pero en el que nunca me había detenido a hacer fotografías y, bueno, digo yo que mejor tarde que nunca, ¿verdad?  😉

El puente de la estación (V)

Subiendo hacia el paso

El puente de la estación (III)

Vista hacia Guadalajara

El puente de la estación (IV)

Vista hacia Madrid

El puente de la estación (I)

Exterior de la estación

El puente de la estación (II)

Paseo de la estación visto desde las alturas

Caer a las vías del metro: un sueño que se me repite demasiado a menudo

Aprovechando que esta categoría habla de sueños hoy me gustaría comentaros uno que se me repite muy a menudo desde que era un niño y con el que no lo paso nada bien debido a que suelo “vivir” mis sueños de forma muy intensa y real:

La cosa consiste simplemente en que de repente me veo en las vías del metro (ya sabéis que están bastante hundidas con respecto al andén) y mirando hacia el túnel veo que un tren se aproxima a toda velocidad haciendo sonar el silbato de advertencia.

Yo me doy cuenta del peligro y, como es lógico, intento subirme al andén; pero las paredes están untadas con una sustancia resbaladiza que me hace caer a las vías de nuevo una y otra vez mientras el tren prosigue su inexorable avance sin bajar la velocidad y con la gente en la estación mirándome sin hacer ni decir nada.

Y el caso es que nunca llego a ver el final del sueño porque en todas y cada una de las ocasiones acabo abriendo los ojos justo antes de que el tren me pase por encima; pero lo cierto es que me suelo despertar bastante sobresaltado, respirando profundamente y sudando a mares. Luego, por lo general me vuelvo a dormir enseguida y paso el resto de la noche de lo más tranquilo, pero ese mal rato que paso de vez en cuando no me lo quita nadie.

Lo que más me llama la atención de este sueño es que, como os decía al principio, se me repite con bastante frecuencia desde que era pequeño. Yo no sé si es algún “trauma” que tengo desde la infancia o algo así, pero el caso es que han pasado cerca de dos décadas y yo sigo viendo ese tren que se acerca sin que pueda hacer nada por salir de la trampa que representan las vías.