La ansiada recuperación económica llega al supermercado

Casi se me escapa una sonora carcajada cuando he bajado hace apenas un rato al supermercado del barrio y me he encontrado con un nuevo diseño de envase para las conocidas ensaladas Florette que parece anunciar el deseado inicio de la recuperación económica…

No me digáis que nada más ver la bolsa no se os pasa por la cabeza aquella famosa frase sobre los «brotes verdes» de la economía española.

Los pequeños comercios están cerrando uno tras otro

Cuando uno se da una vuelta por zonas de la ciudad que hacía tiempo que no visitaba se da cuenta de la gran cantidad de pequeños comercios que han cerrado. Entre la crisis económica que atravesamos y el auge de las grandes superficies a las que gran parte de la población va a hacer las compras casi «por inercia» los tenderos de toda la vida lo están pasando muy mal.

Mercado desierto

Hace tiempo publiqué en ultimONivel un artículo hablando sobre las pequeñas tiendas de videojuegos; que hoy en día apenas tienen posibilidades de sobrevivir ante las gigantescas multinacionales. Del mismo modo, en este mismo blog escribí una extensa entrada sobre el negro futuro de los quioscos de prensa, pues ver estos cerrados se está convirtiendo en algo, por desgracia, de lo más habitual.

Sin embargo, como os decía al principio, esto está afectando no ya sólo a quioscos y tiendas de videojuegos, sino a todo el pequeño comercio en general. Y me pongo en la piel de aquellos que se decidieron a dar el paso de abrir su propio negocio y la verdad es que se me cae el alma a los pies, porque después de tantos sacrificios y tanta ilusión es más que probable que ese negocio acabe cerrando si no lo ha hecho ya.

Siempre defenderé a las pequeñas tiendas por encima de las grandes superficies con el mismo razonamiento que di cuando cerró Area51 aquí en Alcalá de Henares: prefiero dejar mi dinero a alguien que sabe lo que le estoy comprando porque él personalmente se encarga de pedirlo, colocarlo y demás al hecho de ir a una gran superficie, comprar un disco de música como quien compra un kilo de tomates y hacer un poco más rico a alguien que seguramente ni siquiera se haya pasado por allí en su vida.

Si no os habéis dado cuenta haced la prueba: daos una vuelta por una zona de pequeños comercios de toda la vida y fijáos en la cantidad de locales cerrados y con carteles de «se vende / alquila» que hay. Una difícil situación que tal vez no haya hecho más que comenzar, porque la situación no pinta muy bien para este tipo de tiendas que ahora parecen el patito feo de la economía comparadas con los Corte Inglés, Media Markt, Alcampo y similares que florecen por toda nuestra geografía.

Por lo pronto en Alcalá ya no puedes comprar un disco de música o un GPS para el coche si no te vas a algún centro comercial del extraradio; y al paso que vamos sucederá con muchas otras cosas. Tiempo al tiempo.