La zona sucia: el nuevo disco de Nacho Vegas sale mañana

Reconozco que me ha pillado completamente por sorpresa la salida del nuevo disco de Nacho Vegas titulado La Zona Sucia porque aunque sabía que el asturiano tenía previsto lanzar álbum en 2011 no pensé que fuera a ser en los primeros compases del año. De hecho me he enterado del asunto cuando hace un rato he entrado en un blog no oficial del músico y me he encontrado con la portada.

La Zona Sucia se lanza mañana lunes 14 de Febrero; y aprovecho para comentaros que a los 100 primeros compradores en la FNAC de Callao (Madrid) se les regalará una entrada para asistir al concierto que se celebrará en ese mismo lugar a partir de las 20:00.

A mí me es imposible asistir por temas de trabajo (ando hasta arriba en las últimas semanas) pero sí que me compraré el disco a traves de la iTunes store en cuanto esté disponible; pues un disco del señor Vegas siempre es una experiencia sonora que merece la pena ser disfrutada. Además, sabiendo que incluye la magnífica La gran broma final parece claro que a Nacho le ha pillado en un gran momento compositivo.

Cuando lleve unas cuantas escuchas ya os contaré mis impresiones; pero saber que mañana estaré disfrutando del nuevo disco de uno de mis artistas favoritos ha sido una agradable sorpresa para un domingo que, hasta el momento, está dominado por las nubes.

Anuncios

Historias de Mabase

Es superior a mí: hay canciones que entrecortan mi respiración y consiguen emocionarme hasta el punto de hacer aflorar alguna lagrimilla a mis dormidos ojos de medianoche .

Fue increíble descubrir ayer, metido ya en la cama, a un grupo llamado Mañana que, con su canción “Historias de Mabase” perteneciente al EP “Algunas causas perdidas”, me hicieron recordar un millón de cosas y hacerme sentir por un rato en las nubes. Puede que muchos la escuchéis y no os diga nada; pero si habéis visto la serie de anime Furi Kuri y la recordáis con una sonrisa, estad atentos a la letra porque entonces podréis entender lo que sentí ayer de madrugada. Para que os sea más sencillo conocer la canción os pongo el video de una actuación en directo.

“Ya no sé ni siquiera dónde te voy a buscar, si fumabas cigarrillos de verdad o si sólo me querías impresionar. Bajo el puente de Mabase ya no estás, donde siempre te quedabas a esperar mientras yo quemaba toda la ciudad, jugando con ese gato de metal y empapando tus zapatos en el río”.

Mucha gente me ha preguntado que por qué me gustan tanto estos grupos que no conoce casi nadie; y mi respuesta es siempre la misma: porque me hacen sentir cosas que no encuentro de ningún otro modo.

NOTA: podéis descargar el EP en el que se incuye la canción de la que os hablo además de otras cuatro igualmente recomendables en la siguiente dirección: http://www.megaupload.com/es/?d=TAFMKZIE (NOTA: descarga ofrecida por el propio grupo).

– ¿Por qué siempre llevas un bate?

– ¿Por qué siempre vienes aquí?

Cuando Los Planetas molaban de verdad

El mítico concierto de Los Planetas en Radio 3 gracias al cual los descubrí en una noche de insomnio de 1998. Ahora son un gran grupo, pero por aquella época eran de lo mejor que uno se podía encontrar por estas tierras.

Playlist:

1. De viaje

2. Segundo premio

3. Desaparecer

4. Cumpleaños total

5. La playa

6. Parte de lo que me debes

7. La caja del diablo

Nacho Vegas: “En la sed mortal”

nacho2Si en su día os hablé de la canción “El hombre que casi conoció a Michi Panero” del excelentísimo Nacho Vegas y os dije que me parecía una auténtica obra maestra, desde hace un par de meses hay otra composición de este hombre que ocupa el primer peldaño de mi podium musical personal: En la sed mortal.

La historia de cómo descubrí esta canción es una de tantas otras; pero tuvo la particularidad de que fue en un inmenso atasco una mañana de camino al trabajo: tenía conectado el iPod a la radio y viendo que la cosa iba para largo empecé a canturrear la canción fijándome en sus letras y sus detalles. Para cuando llegué a la oficina ya no me la pude sacar de la cabeza en toda la mañana… aunque la verdad es que todavía no lo he conseguido.

Puesto que no hay videoclip oficial de esta canción, os ofrezco un vídeo que alguien grabó en un concierto que dio el señor Vegas en Guadalajara. En él se escucha bastante bien la canción, pero hay que reconocer que esa gente que va a los conciertos pequeños a ponerse de charla debería cerrar la boca un rato para no fastidiar a los que van a disfrutar de la música.

En fin, sin más que decir os dejo con el vídeo que os decía. Si tenéis tiempo y ganas de descubrir buena música fijaos bien en todo lo que dice la letra de esta pequeña maravilla que mucha gente (entre los que me incluyo) considera una de las más grandes canciones compuestas en nuestro idioma. A ver si hay suerte y en Enero me puedo acercar a Madrid a ver a Nacho en concierto. Ya os contaré  😉

“Ocho y medio” (sentimientos licuados en una canción)

Imagino que algunos estaréis ya un poco cansados de que últimamente en las entradas sobre música de este blog no haga otra cosa más que hablaros de Nacho Vegas, pero es que cada día descubro alguna canción suya que me llega al alma y me veo en la necesidad de compartirla con vosotros.

De cualquier modo, pese a que me encanta la música de Nacho, ya os advierto que si no os va el estilo cantautor y los acordes lentos de guitarra los siguientes seis minutos de vídeo no os van a emocionar lo más mínimo; pero desde mi punto de vista Ocho y medio es una de las mejores cosas que he escuchado en mi vida (y os aseguro que he escuchado mucha música y muy variada 😉 ).

Especialmente emotivos me parecen los versos hacia el minuto 4:20 en los que dice: “Y trato de encontrar una salida, pero no recuerdo ni por dónde hemos entrado aquí”. ¡Sencillamente genial!

Puede parecer que tengo cierta idolatría hacia este hombre, pero es que me parece fascinante que con poco más de treinta años sea capaz de crear composiciones tan maduras y tan profundas. Pese a que me siento muy identificado con grupos y cantantes de muy diversa índole, he de reconocer que si he de elegir un artista que represente lo que soy y mi forma de ver el mundo en este momento apuntaré, sin duda, al gran Nacho Vegas: un Leonard Cohen asturiano, una persona que muestra su alma en cada composición y cuyas letras son el más puro ejemplo de poesía urbana.

De todos modos, me guardo otra canción en la manga para mostrárosla dentro de unos días, pues es capaz de emocionarme tanto o más como la que os he presentado hoy.

Un Metro en Madrid sólo para “indies”

Hoy soñé con la ciudad de Madrid; con sus atascos, sus prisas y su ritmo de vida. Soñé que iba en el Metro en dirección a Gran Vía cuando me perdí completamente entre la multitud que poblaba sus escaleras mecánicas. No sabía dónde estaba y de repente todos los carteles indicativos habían desaparecido de su sitio. Menos mal que de repente, entre los más de cuatro millones de habitantes de la capital, apareció mi amiga Carol presta a salvarme del desastre no sin antes decirme que me sacaría de allí a cambio de ir con ella a un concierto de Nacho Vegas que había esa noche en Callao.

Le decía a Carol que estaba de acuerdo con sus condiciones, pero que con tanta gente no nos iba a dar tiempo a llegar al lugar del concierto. Entonces ella me miró, puso cara de extrañeza y me pregunto que si no leía el foro de Los Planetas, porque allí se comentaba la existencia de una línea secreta de Metro que comunica las salas de conciertos y a la que sólo tienen acceso los seguidores de los grupos indie en castellano.

Mi sorpresa era mayúscula, pero no tuve mucho tiempo de permanecer atónito ante esa revelación, pues Carol cogió mi mano y tiro de mí con rapidez hacia una de esas máquinas de bebidas que hay en todas las estaciones del subterráneo de Madrid. Ante ella pulsó una rápida combinación de teclas y la máquina se abrió como la típica librería de la vieja mansión presente en toda película de misterio antigua.

Dentro había un estrecho pasillo que tras unos metros nos dejó en un extraño andén en el que la publicidad no era la típica de marcas de ropa, detergentes y grandes almacenes, sino que mostraba discos de Lori Meyers, fechas de conciertos, gafas de pasta… todo un universo indie del que jamás había oído hablar pero en el que Carol se movía como pez en el agua.

De inmediato llegó un tren decorado con amplias rayas horizontales de colores y en el que sonaba a todo volumen música de Sexy Sadie y El Niño Gusano. Decenas de personas (casi todas de nuestra edad aproximadamente) viajaban sentadas en él sacudiendo sus cabezas a cámara lenta al ritmo de la música. No nos llevó más de cinco minutos llegar hasta nuestro destino, y desde el andén volvimos a coger un estrecho pasillo que nos llevó directamente a la sala donde iba a ser el concierto.

Por supuesto agradecí a Carol su gesto, pues si no hubiera sido por ella yo seguiría perdido en los pasillos de alguna estación indeterminada de la periferia de la ciudad y a continuación nos dispusimos a disfrutar del concierto cuando sonaron los primeros acordes de “La noche más larga del mundo”. Aquel Metro alternativo que yo desconocía hasta ese momento me había salvado y además me había dejado a los pies de un escenario en el que tocaba uno de mis artistas favoritos actualmente, así que pasé del desastre a un día fantástico.

Sordera temporal tras los conciertos

NOTA IMPORTANTE: Si tienes la más mínima duda de que pueda haber algún daño en tus oídos provocado por una exposición a ruidos fuertes consulta con tu médico, porque aunque a mí el pitido y la sordera se me pasen en poco tiempo, cada persona es un mundo y reacciona de un modo diferente.

No tengo muy clara la causa de lo que os voy a contar, pero cada vez que voy de concierto luego me paso aproximadamente un día entero con pitidos en los oídos y sin poder escuchar los tonos agudos. Al final el pitido se va sin más y la audición vuelve a ser normal, pero esas 24 horas de semisordera son de lo más molestas y gracias al intenso pitido me cuesta incluso conciliar el sueño.

Me ocurrió el otro día en el concierto de La Calle de Atrás y no era la primera vez, pues también he estado igual tras todos los conciertos a los que he asistido en mi vida; siendo especialmente molesto el tema tras el concierto de Niños Mutantes en el que conocí a Carol. En aquella ocasión la sensación me duró casi dos días y por unas horas empecé a preguntarme si no tendría algún tipo de lesión permanente en el oído. Por suerte, antes de que la preocupación fuera a más todo comenzó a ser de nuevo normal.

Sin embargo no dejo de preguntarme por qué a mis hermanos no les ocurre esto y me miran con cara rara cada vez que lo comento. De hecho he estado buscando en internet gente a la que le ocurra lo mismo y he visto que los hay, y muchos; del mismo modo que otros son inmunes a esto que os cuento. Los hay que el efecto les dura unos minutos y otros que se pasan hasta tres días medio sordos; y por lo que veo yo soy de esos últimos. Supongo que será por “sensibilidad” auditiva, y es que aunque la vista no sea mi punto fuerte, sí que tengo un buen oído y es posible que por ahí vayan los tiros…

Si alguien sabe algo sobre este tema o pertenece al club de los “sordos temporales” estaría genial que dejara un comentario contando su experiencia.

¡Muchas gracias! 😉