Caer a las vías del metro: un sueño que se me repite demasiado a menudo

Aprovechando que esta categoría habla de sueños hoy me gustaría comentaros uno que se me repite muy a menudo desde que era un niño y con el que no lo paso nada bien debido a que suelo “vivir” mis sueños de forma muy intensa y real:

La cosa consiste simplemente en que de repente me veo en las vías del metro (ya sabéis que están bastante hundidas con respecto al andén) y mirando hacia el túnel veo que un tren se aproxima a toda velocidad haciendo sonar el silbato de advertencia.

Yo me doy cuenta del peligro y, como es lógico, intento subirme al andén; pero las paredes están untadas con una sustancia resbaladiza que me hace caer a las vías de nuevo una y otra vez mientras el tren prosigue su inexorable avance sin bajar la velocidad y con la gente en la estación mirándome sin hacer ni decir nada.

Y el caso es que nunca llego a ver el final del sueño porque en todas y cada una de las ocasiones acabo abriendo los ojos justo antes de que el tren me pase por encima; pero lo cierto es que me suelo despertar bastante sobresaltado, respirando profundamente y sudando a mares. Luego, por lo general me vuelvo a dormir enseguida y paso el resto de la noche de lo más tranquilo, pero ese mal rato que paso de vez en cuando no me lo quita nadie.

Lo que más me llama la atención de este sueño es que, como os decía al principio, se me repite con bastante frecuencia desde que era pequeño. Yo no sé si es algún “trauma” que tengo desde la infancia o algo así, pero el caso es que han pasado cerca de dos décadas y yo sigo viendo ese tren que se acerca sin que pueda hacer nada por salir de la trampa que representan las vías.

Anuncios

La estupidez humana no tiene límites (y el dolor tampoco)

Cójase un capítulo de Jackass, un chalet, una mesa de camping y dos indivíduos un poco pasados de rosca para conseguir una prueba de que la estupidez humana no tiene límites. Cuidado, que duele sólo de verlo…

Atención al comentario inteligente del cámara: “¿Are you OK?”