¡À bientôt, Estela!

Hoy mi hermana regresó a Bruselas después de pasar una temporada en Alcalá. No tendrá tiempo de aburrirse porque vuelve allí para dar un curso intensivo de francés hasta principios de Septiembre, pero a algunos por aquí se nos hará rara su ausencia después de muchos ratos de charla en los últimos días.

Algo me dice que cuando Estela esté de nuevo por aquí habrán cambiado algunas cosas, empezando por el pequeño detalle de que su novio y ella ya le tienen echado el ojo a un piso y ya se empiezan a escuchar trompetas que anuncian la independencia. De todos modos, después de todo un año de Erasmus no es de extrañar que quiera hacerse su propio hueco en la vida porque al fin y al cabo es a lo que aspiramos todos.

Estela

¡Hasta pronto, Estela!  😉

De viaje por Europa. Primer día: Bruselas (Bélgica)

Tras un vuelo de dos horas, la llegada a Bruselas fue de lo más tranquila: con un aterrizaje bastante suave y un tiempo no tan malo como esperábamos, mi hermano Álvaro, el novio de mi hermana (Joe) y yo pusimos los pies sobre suelo belga, donde mi hermana nos estaba esperando con una sonrisa en la cara y un plan en la cabeza.

Nuestra idea para lo que quedaba de mañana era recuperar horas de sueño; pero Estela (que así es como se llama mi hermana) no nos lo permitió: había preparado un recorrido turístico por la ciudad y nos dio apenas media hora para dejar las maletas en su casa, comer algo y salir zumbando hacia el centro de la ciudad.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

La calle principal del barrio de mi hermana. Esto fue lo primero que vimos nada más llegar, pues aquí es donde nos dejó el autobús.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Las calles principales de las ciudades de esta parte de Europa están llenas de cables de los tranvías.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Gofres y edificios pintorescos: una combinación típicamente Belga.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Eso rojo y amarillo es una pagoda que han montado donde se puede tomar un té. La torre que se ve más al fondo está en pleno centro de la ciudad.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Los troncos de muchos árboles en la ciudad están pintados de blanco. No sé muy bien con qué intención, pero quedan muy fotogénicos.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Mirando hacia la torre de la Grand Place.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Un curioso reloj con diversos monarcas, entre ellos el omnipresente Carlos V.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Mercado ultra-mega-pijo-fashion. No me atreví a mirar mucho los escaparates por si cobraban por ello.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

La catedral de Bruselas.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Joe y Estela dirigiéndose hacia la entrada...

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Las vidrieras eran impresionantes por su tamaño y nivel de detalle.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Una vista del interior del templo.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Cuando sale un rato el sol (cosa rara en Bruselas) la gente se suele echar en tumbonas como esta.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Esta pequeña escultura me gustó mucho por la pose de sus tres integrantes.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Zampando unas patatas fritas (junto con los gofres y el chocolate, lo más típico de Bélgica) ¡Estaban deliciosas!

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Posando delante de un cruce entre Bob Esponja cabreado y un gofre de chocolate.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

La Grand Place: el lugar más visitado y fotografiado de Bruselas.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

La bonita torre que preside la plaza.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Lo más curioso de la Grand Place es la arquitectura que se pude ver en ella, ya que es de lo más variada.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Como podéis ver, el color dorado aparece en varios edificios de la plaza.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

El famoso Manneken Piss; una escultura de dos palmos de alto que a mí me dejó bastante indiferente.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Una de las calles del barrio de mi hermana.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

También en Bruselas tienen bastantes problemas para aparcar.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

En el interior de otra iglesia (lo siento, no recuerdo su nombre).

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Vidrieras alargadas, luz verdosa y una gran cruz que cuelga del techo.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Una de las calles principales del centro de la ciudad. A mi espalda quedaría el enorme palacio de justicia.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Hay muchas esculturas por las calles. Esta en concreto me gustó por su expresividad.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Nuevo paso por la Grand Place; esta vez observando el perfil de los edificios más pequeños.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Una muñeca realmente terrorífica que había en el escaparate de una tienda donde todo lo que había era de un estilo parecido.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Si bien el Manneken Piss no me dijo nada, este "perro meón" me pareció mucho más original.

Viaje a Bruselas, Colonia, Amsterdam y Brujas (Feb. 2010)

Vista de una de las calles del centro de Bruselas desde el último piso de un edificio.

En este primer día vimos buena parte de la ciudad de Bruselas, quedando pendiente una visita al barrio europeo (donde está al parlamento) así como alguna que otra excursión rápida a otros lugares no tan conocidos pero igualmente pintorescos.

De todos modos, ese día nos fuimos a dormir pronto porque además de habernos dado la paliza del siglo pateando la ciudad de arriba a abajo durante todo el día, Álvaro, Joe y yo nos habíamos levantado a las 3:20 de la mañana para coger el avión, de modo que estábamos cansadísimos. Además, al día siguiente nos esperaba la ciudad de Colonia, y había que levantarse bien pronto para ir a recoger el coche que habíamos alquilado.

Apuntes breves de un viaje inolvidable

Después de tanto hablar del viaje a Bruselas ya estoy de vuelta; y he de decir que estos días se me han pasado a velocidad de vértigo. Han sido unas mini-vacaciones de lo más intensas durante las que he vistado un montón de lugares que no conocía y me he dado cuenta de una serie de cosas que seguiría ignorando por completo si no las hubiera experimentado por mí mismo.

Si el viaje de ida fue como quien dice apenas un rato, el de vuelta ha sido largo y pesado por culpa de una inoportuna huelga de controladores aéreos en Francia que ha retrasado todos los vuelos que pasaban sobre el país galo. Nuestro avión en concreto ha sufrido un retraso de dos horas largas y gracias a ello mi hermano y yo hemos estado sentados en el aeropuerto como dos panolis desde las 8:30 de la mañana hasta las 12:00, que es la hora a la que ha salido el avión para luego seguir sentados durante las dos horas que dura el trayecto.

Como comprenderéis hoy estoy bastante zombie, tanto por las palizas de estos días como por el madrugón de hoy para ir al aeropuerto; de modo que en esta entrada me voy a limitar a enumerar algunas cosas que me han llamado la atención durante estos días y que he ido apuntando mentalmente para irme a la cama a continuación a recuperar energías y horas de sueño:

  • En los paises que hemos visitado absolutamente todo el mundo habla inglés y son tremendamente educados, lo cual es muy de agradecer cuando te acercas a una ciudad como Colonia sin tener ni idea de alemán. Hemos preguntado mil cosas a paseantes, tenderos, policías… y en todas y cada una de las ocasiones nos han respondido con una amabilidad a la que no estamos acostumbrados aquí. En serio, el trato es exquisito y es un detalle que me ha encantado.
  • Del mismo modo, cuando vas por la calle en Bélgica o entras a un bar te das cuenta de que la gente no grita. De hecho, cuando ves a un grupo de gente que va hablando a voces por la calle nunca falla: son españoles o italianos. Triste pero cierto, os lo aseguro.
  • En Bélgica, Holanda, Alemania… ponen la música en los bares nada más que de fondo, de tal modo que puedes hablar con tus acompañantes sin dejarte la voz en ello. Incluso en los pubs, el volumen está algo más alto, pero en ningún caso te impide hablar con total normalidad. Eso es un detalle que me gustó mucho.
  • De todo lo que visité, tal vez Amsterdam es lo que menos me gustó por ser excesivamente turístico. No digo que me disgustara, porque los canales son chulísimos; pero no me entusiasmó tanto como el resto de excursiones. Obviamente pasamos por el barrio rojo para verlo con nuestros propios ojos, pero el caso es que no le acabo de ver la gracia al asunto del sexo por todas partes y los cofeeshops. Sin embargo, viendo la de gente desfasada que había por allí me queda claro que hay mucho turismo que va a esta ciudad nada más que por esos dos temas (algo que no gusta a los residentes tal y como nos dijeron ellos mismos).
  • La vida Erasmus es un mundo aparte: se rige por sus propias normas y principios. Me hace especial gracia el delicado equilibrio entre los miembros de una casa con el tema de la limpieza, ya que cada uno se friega sus propias cosas (como es lógico) pero si alguien hace la jugada de dejar un montón de platos en el fregadero tampoco se le dice nada por muy mal que siente. Del mismo modo, por mucho ruido que haya cuando alguien monta una fiesta y tú quieres dormir, tampoco se dice nada porque a lo mejor al día siguiente la situación se invierte. Digamos que es una especie de status-quo entre todos los Erasmus de la casa por el bien de la convivencia.
  • Cuando nieva y hay dos grados bajo cero un tren puede ser el mejor lugar del mundo. Es genial la sensación de calor que hay dentro del vagón, porque acompañada del suave traqueteo del tren consigue que te quedes de lo más relajado después de un largo día de caminatas hasta el punto de quedarte dormido casi sin quererlo.
  • Mi nikon D40 se ha mojado en varias ocasiones por culpa de la lluvia así como los objetivos que llevaba montados, pero ha aguantado el tipo perfectamente. De todos modos, la funda de lluvia que lleva integrada la mochila Lowepro Slingshot AW100 ha sido una bendición cuando caía agua a lo bestia y no había lugar donde meterse. La bolsa ha permanecido completamente seca lloviera mucho o poco, aunque cuando entrabas a un lugar caliente y tocabas la cámara parecía de hielo. Por suerte no condensó la humedad en el interior; sólo en el frontal del objetivo y en la superficie de la pantalla LCD.
  • Me tengo que autofelicitar por haberme comprado las Chiruca y el abrigo impermeable de los que os hablaba hace unos días. Con todo lo que nos ha llovido y el frío que ha hecho en algunos lugares ha sido todo un acierto. Acerté de pleno cuando decidí comprarme esos dos elementos, porque tras pasar varias horas sin paraguas bajo una lluvia intensa sentir que tanto el cuerpo como los pies están secos y calientes es una auténtica maravilla.
  • El nuevo Renault Megane anda bastante bien. Alquilamos un VW Polo para ir a Colonia y Amsterdam, pero cuando fuimos a recogerlo no lo tenían disponible en ese momento y nos dieron el coche que os digo con apenas 9000 kilómetros. Fue una pasada ir por la autobahn alemana en los tramos sin límite de velocidad porque se ponía casi a 200 Km/h y era completamente estable incluso a esas velocidades. Durante los dos días que lo tuvimos hicimos más de mil kilómetros, así que le sacamos bastante partido.
  • El iPod Touch ha sido un buen compañero durante estos días: lo he llevado todo el día encima y no he necesitado otra cosa para estar al día del correo electrónico, el tiempo, las noticias y actualizar Twitter. Además, no he tenido que cargarlo ni una sóla vez, así que si antes estaba contento con él, ahora todavía más.

Bueno, creo que ya está bien por hoy. Sobre las fotografías que he hecho durante estos días os tengo que decir que he realizado más de 400 fotos y que ahora mismo se están “cocinando” en Adobe Lightroom. Una vez que las haya subido a Flickr empezaré a redactar una serie de entradas narrando lo que vi en cada uno de los sitios que he visitado organizándolas cronológicamente para no dejarme nada en el tintero. ¡Espero que os resulte interesante!

Un saludo a todos y muchas gracias por el seguimiento de estos días, pues viendo las estadísticas veo que habéís estado bastante atentos al post anterior a éste donde fui dando cuenta de mis pasos por Europa mediante el uso de mi cuenta de Twitter.

De viaje por Bruselas y alrededores

Bruselas me espera. En apenas unas horas aterrizaré en el aeropuerto de Charleroi y allí comenzará el periplo por tierras centroeuropeas que me llevará junto a a mis hermanos y Joe a pasar cuatro días completos recorriendo ciudades de arriba a abajo, haciendo fotos y conociendo lugares que hasta ahora no había pisado.

¡Arre caballito!

Ha sido un viaje lárgamente planeado, pues la idea surgió ya en verano cuando mi hermana anunció que se iba a Bélgica para cursar el último año de su carrera, perfeccionar los idiomas y de paso ampliar un poco sus ya de por si amplias miras. No se puede quejar, pues además de que se lo está pasando estupendamente (no hay noche sin su fiesta Erasmus correspondiente) parece que el estudio va bien y todo apunta a que volverá en verano con todo aprobado, dando así por finalizada su carrera de Publicidad y Relaciones Públicas.

He de reconocer que no estoy muy contento con el tiempo que está haciendo. Cuando hizo tan malo en Navidades, pensé que para finales de Febrero la cosa mejoraría ostensiblemente; pero ya habréis visto que desde el pasado fin de semana apenas hemos visto el sol y la cosa no tiene pinta de que vaya a cambiar demasiado. Además, si aquí no hace muy buen tiempo os podéis imaginar que en la zona de Europa comprendida entre Francia y Alemania no es que vaya a haber un clima tropical precisamente, así que habrá que abrigarse bien.

Como ya os he dicho en alguna ocasión, mi intención para los próximos días es, sobre todo, hacer fotografías de aquello que me llame la atención. Durante los últimos meses me he dado cuenta de que mis imágenes han mejorado bastante, así que considero este viaje como una especie de “examen” para comprobar si fuera de mi entorno también soy capaz de captar la esencia de los lugares por los que paso.

Torres, agujas, nidos y tejados

La verdad es que no sé cómo saldrán las cosas, pero lo más normal es que vayan bien. Nosotros lo llevamos todo planificado y preparado, pero que luego el tiempo sea horrible, que el avión se retrase seis horas o que pillemos todos la gripe A (o B o C) ya es cuestión de suerte y son cosas que ni siquiera sería lógico plantearse.

En principio vamos a visitar, aparte de la propia ciudad de Bruselas (Bélgica), las localidades de Brujas (también en Bélgica), Amsterdam (Holanda) y Colonia (Alemania); por lo que el viaje y las oportunidades para hacer fotografías son, a priori, bastante amplias. De todos modos, esa es la idea inicial que llevamos, pero siempre hay que contar con que los planes pueden modificarse en función de otras variables con las que no contamos. En todo caso, vayamos donde vayamos, trataré de llevar siempre encima mi habitual curiosidad por lo que me rodea y las ganas de retratar aquello que capte mi atención.

Domingo por la mañana

En cuanto al blog, no tengo pensado actualizar esto para nada hasta el próximo día 23; pero se me ha ocurrido llevarme mi iPod Touch y gracias a él poder estar al tanto del e-mail así como actualizar mi cuenta de Twitter para dar cuenta de mis andanzas por el centro de Europa a todo aquel que le interese saber de mí durante esos días.

Precisamente para facilitaros esa tarea, puesto que esta entrada será la que esté en la portada del blog durante estos próximos días, os voy a dejar a continuación una imagen en la que podréis leer la última actualización de mi Twitter. Si queréis ver un histórico de lo que he ido escribiendo podéis hacer click directamente sobre ella y os llevará a mi canal donde figuran todas las actualizaciones.

En cualquier caso, os advierto que la web que aloja este servicio a veces está caída, de modo que también tenéis en la parte superior de la columna derecha un widget que muestra las últimas actualizaciones de mi Twitter y que permanecerá ahí durante los días del viaje.

De todos modos, tened en cuenta que para conectarme a Internet y actualizar Twitter voy a depender de las redes WiFi que me vaya encontrando por ahí. En la casa de mi hermana no hay problema porque tiene conexión inalámbrica, pero en medio de una ciudad no sé si las redes inalámbricas a disposición del público escasearán tanto como aquí. En cualquier caso, si se os ofrece algo, me podéis mandar un correo y aunque sea en un rato antes de irme a dormir os responderé.

Bueno, pues poco más que añadir. Sólo me queda daros las gracias por aguantar los rollos que os he soltado durante estos días previos al viaje y prometeros que a la vuelta os contaré lo que haya sucedido por allí acompañando las palabras con un montón de fotos.

En una calle del centro

Besos y abrazos según corresponda. ¡Hasta pronto!

Pensamientos varios sobre mi inminente viaje a Bruselas

Si seguís habitualmente este blog es posible que ya sepáis que en la madrugada del jueves al viernes me voy a pasar cuatro días a Bruselas junto a mi hermano y Joe para ver a mi hermana que está allí de Erasmus desde Septiembre y de paso hacer fotos por los alrededores ( ¿o era al revés? ). De momento sólo sé el día que nos vamos y el que volvemos además de unos cuantos lugares para visitar; pero es que yendo con esta pareja de locos uno ya sabe de antemano que lo va a pasar bien.

¡¡¡Cuidado con la curva!!!

Mi hermana y Joe en plena curva

Precisamente en torno a eso han estado girando muchas de mis actividades de los últimos días, ya que me gusta llevar las cosas bien preparadas y estar listo para lo que pueda surgir en tierras centroeuropeas. De hecho, parece que el clima que nos vamos a encontrar no será tan malo como se podría pensar ahora mismo (está nevando y con temperaturas bajo cero por allí) porque a partir del jueves suben las temperaturas y la previsión es que esté nublado sin más.

De todos modos, me he comprado en Decathlon un abrigo pensado para temperaturas muy frías así como unas botas Chiruca completamente impermeables (creedme, lo he comprobado  😀 ) por si se presentan lluvias en medio de una excursión. Del mismo modo, hace unas semanas me compré una mochila Lowepro Slingshot AW 100 con funda para lluvia de tal modo que podré llevar encima mi equipo fotográfico con comodidad y sin miedo a que acabe “pasado por agua”. Había pensado en hablaros de dicha mochila antes de irme, pero el estreno de mi nuevo ultraportátil (del que en apenas unas horas publicaré una extensa review) ha eclipsado ese tema y ya lo dejaré para después del viaje.

En total llevo 7 GB en tarjetas de memoria (4 + 2 + 1) así como un pendrive de 8 GB que me permitiría hacer un backup completo de todo el material si fuera necesario y volver a llenar las tarjetas. De todos modos, con esos 7 GB podría almacenar unas 1000 fotografías en RAW, así que espero que no tenga que andar haciendo malabarismos con las tarjetas, el pendrive y el ordenador de mi hermana, porque además eso implicaría que para procesar casi dos mil fotos me puedo pasar una semana entera delante del Lightroom (y hacer que los servidores de Flickr empiecen a echar humo), de modo que prometo ser más selectivo a la hora de presionar el disparador de la cámara.

Hablando de ordenadores, el único medio de comunicación que me llevaré allí será mi iPod Touch para poder mirar el correo y conectarme a Internet allí donde haya un Wi-Fi abierto. En casa de mi hermana no hay problema porque cuenta con un router Wi-Fi, pero cuando estemos de excursión me tendré que servir exclusivamente de lo que me vaya encontrando por allí. El blog durante esos días no lo actualizaré, pero sí que tengo pensado publicar cosillas en mi cuenta de Twitter aprovechando que tengo instalado en el iPod el más que recomendable Twitterrific. Y es verdad que hay una utilidad para publicar cosas en blogs de wordpress con un iPod / iPhone, pero para publicar dos notas chapuceras y sin fotos prefiero sentarme al teclado tranquilamente al volver y poco a poco ir sacando a la luz detalles y anécdotas de esos días.

Es verdad que podría usar el portátil de mi hermana por la noche para escribir alguna cosa por aquí, responder comentarios o lo que sea; pero la verdad es que me apetece mucho sobrevivir unos días a base exclusivamente de iPod Touch y ver si es tan versátil como me parece. A la vuelta seguro que escribo algún artículo contando lo que me ha parecido ese asunto en particular, así que será interesante ver cómo me desenvuelvo con él.

Y bueno, poco más. Mañana arranca la semana y entre el trabajo y los preparativos del viaje no sé si tendré mucho tiempo para escribir por aquí. Hay bastantes cosas que dejar finiquitadas antes de que me vaya y sólo quedan cuatro días. El jueves por la noche seguro que escribo algo, pero aparte de la review del nuevo Dell que publicaré hoy antes de irme a dormir no creo que le dedique mucho tiempo al blog en los días que faltan para irme (bueno, eso digo ahora, pero seguro que luego se me ocurre algo y me pongo “manos al teclado”).

¡Gracias por leerme y perdón por la parrafada!  ^__^

En Febrero iré a pasar cuatro días por Bélgica

Mi hermana lleva de Erasmus en Bruselas (Bélgica) desde el mes de Septiembre. Pocos días después de llegar allí ya se había convertido prácticamente en una bruselense más y, como todo Erasmus que se precie, enseguida empezó a recibir visitas de amigos y familiares semana sí y semana también.

Mis padres ya estuvieron por allí un fin de semana de Octubre, y su novio Joe va a visitarla prácticamente cada mes; así que creo que ya va siendo hora de que me acerque a conocer la capital política de Europa y a hacer decenas de fotografías de lugares que no conozco.

Hummm, qué interesante...

Estela y Joe en el VIPS (yo soy el que sale reflejado en la tetera 😀 )

Así pues, hace unos días estuve hablando del tema con mi hemano y con el novio de mi hermana y al final hemos decidido hacer una excursión conjunta de tal modo que iremos los tres para allá el 19 de Febrero, aunque Joe se quedará diez días allí mientras que nosotros dos volveremos a casa el Martes 23.

Y bueno, como la idea es no sólo quedarnos en Bruselas sino hacer excursiones a lugares como Brujas, Amsterdam o Colonia, además de tener ya los billetes de avión hemos alquilado un coche para poder movernos con más facilidad y rapidez. Eso nos permitirá maximizar el tiempo disponible y no depender de los horarios del transporte público en la medida de lo posible.

Por cierto, aprovecho para comentar que como hemos cogido todo con mucha antelación el viaje nos ha salido por cuatro duros: el billete de avión de ida y vuelta nos ha costado 27 euros a cada uno, y el coche (un VW Polo de última generación) son 80 euros por dos días, por lo que tocamos a 20 euros cada uno. Claro, luego hay que echar gasolina, comer, coger algún autobús… pero en general el viaje no sale nada caro como podéis ver.

La verdad es que tengo muchas ganas de ir: el fotografiar lugares en los que no he estado antes y pasar los cuatro unos días en centroeuropa es algo que puede ser muy grande. Conocer otros lugares es un modo de abrir los ojos, adquirir puntos de vista diferentes y ejercitar la imaginación; y estoy seguro de que a la vuelta tendré muchas fotos que enseñaros y unas cuantas historias que contar por aquí.

Es cierto que quedan algo más de dos meses para el viaje, pero a la velocidad que pasan las semanas últimamente sé que cuando me quiera dar cuenta estaré haciendo la maleta. Y precisamente hablando de maletas, sé que mi mayor dilema será qué objetivos llevar junto a la cámara; ya que en cuanto a la ropa sabemos perfectamente que en Febrero hará frío y estará lloviendo, por lo que pocas dudas hay en ese sentido.

En fin, ya cuando se acerque la fecha de partida os daré más detalles; más que nada porque ahora mismo sólo sabemos cuándo nos vamos y cuándo volvemos; pero al menos la cosa ya está en marcha y partir de aquí todo consiste en ir haciendo planes y aportando ideas.

¡Un saludo!

Mi hermana de Erasmus por Bruselas

Mi hermana se ha ido de Erasmus a Bruselas hace apenas unas horas. Llevaba muchos meses preparando el viaje, la estancia, la matrícula de la universidad… y hoy, por fin, llegó el día de partir. A mis padres no es que les haya hecho mucha gracia el asunto, pero bueno, entienden que es por su bien y la han apoyado desde el principio; pero vamos, se ve que muy relajados no se han quedado porque hoy se les nota un poco apagados (supongo que mañana ya estarán como siempre).

Mi hermano y yo, por contra, nos hemos quedado de lo más tranquilos: al margen de que es una persona muy responsable, sé que va a aprovechar los próximos nueve meses al máximo y durante ellos va a crecer mucho tanto a nivel profesional como personal. Además, esto me da la oportunidad de, en un futuro cercano, coger la cámara y acercarme un fin de semana a hacer turismo por tierras completamente desconocidas para mí. Ya que Joe irá por allí de vez en cuando, en alguna ocasión me acoplaré a él y volveremos a liarla como en tiempos pasados; sólo que esta vez a unos cuantos kilómetros de Alcalá.

Y bueno, por supuesto, ayer a modo de despedida salimos a tomar algo y nos hicimos unas cuantas fotillos con las que Joe, mi hermano y yo ya estamos ideando maléficos planes que os contaré cuando los llevemos a cabo. De momento os dejo con tres de ellas en las que salimos los tres hermanos y una cuarta imagen en la que se ve la calle Mayor de Alcalá de Henares un Miércoles cualquiera a la una de la madrugada.

Mi hermana pensativa

¿En qué estaría pensando Estela?

Mi hermano

Mi hermano y su mojito (el peor del mundo; ¡y a 7 eurazos!)

Mi hermana y yo

Mi hermana y yo "con caras de capullos" (según Joe)

La calle Mayor un Miércoles de madrugada

La calle Mayor un Miércoles de madrugada