Los últimos días de «El Pipe»

El pasado domingo me acerqué con la cámara al pequeño campo de fútbol conocido como «El Pipe» que hay junto a mi antiguo instituto y que, según un proyecto de reforma de esa zona que ya ha desalojado a bastantes familias que residían en los edificios colindantes, dentro de no mucho tiempo se convertirá en una moderna instalación deportiva de césped artificial.

Supongo que una vez construido el nuevo campo poca gente se acordará de las tapias de ladrillo manchadas de humedad ni del barrizal que se formaba cada vez que caían cuatro gotas, así que espero que esta entrada sirva como homenaje a un campo de fútbol que tiene los días contados y en el que di muchas clases de educación física en mis años de BUP.

Corner

Corner

¡Que se nos olvida el balón!

¡Que se nos olvida el balón!

La soledad del portero

La soledad del portero

Miradas

Miradas

¡Te engañé!

Impulso

Domigo por la tarde

Después del partido

No sé cuándo se jugará tu último partido; pero por si acaso un día paso por tu puerta y me encuentro una excavadora entre tus muros me despido ya de ti: ¡Hasta siempre Pipe!