Un regalo diferente

Puede que algunos recordéis aquella entrada de principios del verano en la que os hablaba de una exposición colectiva en la que participaba mi hermana. Como allí podéis ver, la inauguración fue un éxito y sus ilustraciones llamaron la atención de los muchos curiosos que pasaron por allí (algo de lo que pude ser testigo directo aquella tarde) pero la exposición terminó y la vida continuó.

Durante este interludio de tiempo Estela se ha dado de alta como autónoma y gracias a ello le han ido saliendo algunos trabajos para diversas empresas. Por cierto, me hace especial ilusión comentaros que el último de ellos ha consistido en ilustrar los libros que la alianza entre McDonalds y Top Chef está regalando en estas fechas cuando compras un par de menús. Yo, por supuesto, me he hecho con ambos ejemplares.

platos_principalespostres

 

 

 

 

 

 

 

El caso es que ahora (inquieta que es ella) se ha animado a abrir una tienda online bajo la plataforma ETSY donde tiene a la venta reproducciones de alta calidad y en diferentes tamaños de algunas de sus ilustraciones; de modo que si queréis hacer un regalo diferente estas Navidades puede ser una buena opción. Os dejo un enlace a continuación por si queréis echar un vistazo, ya que enseguida vais a ver que sus obras tienen un estilo muy peculiar y están llenas de vivos colores:

Estela Perez Illustration

Estela Perez Illustration

Comentaros también que realiza envíos a todo el mundo y que en mi casa ya cuelga una de sus ilustraciones que, precisamente, retrata a su forma y a su modo el que sin duda es mi rincón favorito de Madrid. Por cierto, las ilustraciones se envían sin enmarcar para que así vosotros podáis ponerle luego el que mejor case con el rincón donde vaya a estar colgado.

Madrid

Sólo os pido que le echéis un vistazo a la tienda y se lo comentéis a quien consideréis que pueda estar interesado, ya que es un proyecto que acaba de empezar su andadura y ya se sabe que los inicios siempre son complicados.

¡Muchas gracias por vuestro tiempo!

En la primera exposición de mi hermana

Desde muy pequeño fui consciente de que la pintura era, con diferencia, lo que peor se me daba en la vida: lo que en mi mente era una casa con jardín mis manos lo plasmaban en forma de tres palotes, un triángulo y un manchurrón verdoso. Una figura humana se parecía más bien a una especie de Mr Potato deforme y el día que traté de dibujar un gato me falto poco para ser denunciado por una asociación de amigos de los animales por atentar contra el honor de los felinos.

Nunca entendí cómo se me podía dar tan mal todo aquello que tuviera que ver con las artes plásticas; y más siendo mi madre decoradora. Pero por suerte, los años pasaron y, gracias al cielo, me fui decantado por ramas más científicas dejando de lado los pinceles y los lienzos olvidando poco a poco, como quien no quiere la cosa, mi manifiesta inutilidad artístico-manual y centrándome en la fotografía y la escritura como formas de expresión.

Sin embargo, desde hace un tiempo he empezado a comprender el origen de esto: la cosa es que toda la capacidad artística se la había quedado mi hermana sin dejarnos a los demás ni siquiera las migajas. Como si de una mina de oro se tratara, mi hermano y yo hemos estado escarbado en el suelo del arte con una cucharilla de helado mientras que ella lo hacía con una Komatsu PC8000.

IMG_20150616_192433Visto en perspectiva, hay que reconocer que Estela apuntaba maneras ya desde pequeña, siempre ganando los concursos de dibujo que organizaban en el colegio y destacando en toda manifestación artística en la que se metía. El tiempo fue pasando y en estas que un buen día se convirtió en ilustradora, tocando varias temáticas y estilos creando tanto obras pictóricas como cuentos y relatos ilustrados. Una profesión arriesgada, valiente y en la que cuenta mucho estar en el momento adecuado y en el instante preciso.

Y como en la vida una cosa te lleva a la otra casi sin que te des cuenta, resulta que ahora está metida en la que es su primera exposición. Una exposición compartida con otros autores; pero el caso es que allí está ella con dos cuadros, un microcuento y, además, con tres dioramas 3D realizados junto con otros compañeros de su grupo de ilustración.

P6166726La inauguración de la exposición tuvo lugar el pasado miércoles y allí estuve yo dando cobertura y apoyo moral a mi hermana, que aparte de mí también contó con un nutrido grupo de amigos y compañeros de trabajo que no se quisieron perder el estreno de todo aquello.

Como podéis ver en las fotos que ilustran esta entrada (ya siendo la poca calidad de las mismas, pero ese día no me apetecía cargar con la réflex) la afluencia de público fue más que considerable, hasta el punto de que los organizadores estaban encantados con el éxito de la edición de este año.

IMG_20150616_201032Si os queréis pasar por allí, la exposición estará abierta al público de forma gratuita hasta el 9 de julio en el Instituto Egipcio de Estudios Islámicos de Madrid (que se encuentra a escasos 5 minutos andando de la estación de Nuevos Ministerios) en horario de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 de lunes a viernes y también los sábados de 10:00 a 14:00.

Comentar que la gran mayoría de las piezas expuestas (cuadros, esculturas, dioramas…) se encuentran a la venta, de modo que si queréis colgar un trocito de arte original en las paredes de vuestra casa puede ser una buena oportunidad.

IMG_20150616_195011Y ya que estamos, me gustaría recomendaros la visita al Tumblr de Estela, ya que en él va colgando algunas de las obras que va realizando. Cada vez que me meto en él y veo cómo plasma sus ideas en diversos estilos me maravillo, ya que como os he dicho al principio de este artículo, tengo la misma habilidad para la pintura que un mono haciendo mayonesa.

IMG_20150616_194947

También podéis encontrarla en Facebook y Twitter, de modo que si andáis buscando a alguien que os pueda ilustrar algún texto o lo que sea, poneos en contacto con ella porque seguro que se le ocurrirá algo que encaje con vuestras necesidades.

¡Saludos!

Artistas callejeros

Estas fotos tienen ya unos meses, pero demuestran que de vez en cuando te puedes encontrar por las calles del centro de Alcalá con artistas que retratan la ciudad durante la mañana…

Arte callejero

Arte callejero

Arte callejero

…y que por la tarde exponen y venden esas mismas obras en la plaza de los irlandeses.

Arte callejero

Arte callejero

No sé con qué frecuencia se realizan este tipo de actividades, pero me parece muy buena idea acercar el arte a la gente. ¡A ver si con un poco de suerte vuelvo a encontrarme algo así un fin de semana de estos!

La fotografía es algo más que técnica y nitidez

Hoy voy a mezclar dos conceptos que me gustan mucho: la fotografía y el paso del tiempo. Soy consciente de que esta entrada es más filosófica que técnica, pero es que gracias a algo que hice el pasado fin de semana me he dado cuenta de que hoy en día estamos demasiado obsesionados con la perfección de los diversos aspectos técnicos de la fotografía.

Veréis, el Sábado después de comer no tenía grandes planes, así que aprovechando que disponía de todo el salón para mí sólo saqué de un armario el viejo proyector de diapositivas y un montón de cajas llenas de ellas pertenecientes a mis padres. La cosa es que esas fotografías no las hemos vuelto a ver desde que era pequeño porque montar todo el tinglado necesario para visualizarlas (pantalla y proyector) así como andar colocándolas una a una en el carro de arrastre es un poco rollo y no compensa para la escasa media hora que podamos sacar en común de vez en cuando para ver fotos antiguas.

El caso es que se me ocurrió la idea de que podría “digitalizar” todas esas imágenes (más de 500) de una sola tacada con ayuda de mi cámara y el trípode, pues sólo tenía que ajustar la cámara con el enfoque fijado en la pantalla de proyección e ir pulsando pacientemente el disparador en cada una de las imágenes. Al final la tarea me llevó casi cinco horas, y aunque terminé cansado, también me sentía contento porque sabía que había rescatado del olvido un montón de imágenes muy importantes en la vida de mis padres.

No obstante, también saqué una importante lección de todo aquello que me gustaría compartir con vosotros: hoy en día estamos demasiado obsesionados con la perfección técnica en las fotografías que hacemos.

Digo esto porque me fascinó descubrir que hace treinta años mis padres estuvieron haciendo unas fotografías en las playas de Vigo que artísticamente le dan mil vueltas a cualquier cosa que pueda hacer yo actualmente con mi réflex digital, mis cuatro objetivos, mi filtro polarizador y el Adobe Lightroom. Y lo mejor de todo es que tuvieron que pasar unos segundos hasta que caí en la cuenta de que esas imágenes que os digo fueron tomadas con una Olympus Trip 35 de carrete y focal fija (40mm f/2.8) fabricada en 1968. La fotografía antes era un acto de fe, pues consistía en disparar y luego esperar a que el laboratorio nos entregara unas fotografías que hasta que no estaban en nuestras manos no sabíamos si eran brillantes o un completo desastre.

Olympus Trip 35 (II)

La Olympus Trip 35 de mis padres. ¡Fabricada hace cuarenta años y todavía funcionando!

Olympus Trip 35 (I)

La cámara contaba con un sensor de luminosidad rodeando al objetivo para ajustar automáticamente la exposición

Olympus Trip 35 (III)

Impresionante: el enfoque sólo tiene cuatro distancias posibles para elegir

Y es cierto que las imágenes de las que os hablo están algo desenfocadas, con la exposición calculada toscamente, un apreciable viñeteo y realizadas sin apenas conocimientos técnicos sobre composición; pero a mí me parecen unas fotografías absolutamente alucinantes. Me quedé literalmente boquiabierto cuando las descubrí y luego me di cuenta de que mientras las contemplaba no me había fijado en ninguno de los defectos que os mencionaba antes. Eran unas fotos sencillamente preciosas, y lo demás no importaba lo más mínimo. Si tuviera que quedarme únicamente con una de ellas creo que sería esta en la que mi padre caminaba despreocupado junto a la orilla del mar mientras mi madre captaba el momento hace ahora tres décadas.

Paseo por la playa de Samil al atardecer (1978)

Atardecer en Vigo (1978)

Lo que quiero decir con esto es que hoy en día hacemos una fotografía con nuestras flamantes cámaras digitales y aunque la foto esté perfectamente compuesta, en cuanto vemos que hay una motita de polvo en un lado del cielo, que el pájaro que pasaba por ahí ha salido movido apenas un píxel o que hay una ligerísima pérdida de contraste en las esquinas de la imagen ya la mandamos a la papelera directamente porque la consideramos un desastre.

Os aseguro que yo soy el primero que hace eso con mis imágenes; pero después de haber descubierto estas diapositivas que parecían llevar treinta años esperando a darme esta importante lección, voy a pasar menos tiempo limpiando mis objetivos y más tratando de buscar buenos encuadres. Si esa fotografía que os mostraba hace un momento la hubieran descartado por estar desenfocada o tener demasiado grano se hubiera perdido para siempre un instante del tiempo que, como todos, no volverá nunca más.

“Tilt-shift”: ¿maqueta o realidad?

Aprovechando que el día de Navidad siempre se hace un poco largo y es para tomárselo con mucha calma, hoy os voy a hablar sobre un tema que me tiene muy enganchado últimamente y del que es posible que hayáis visto algo por internet, puesto que actualmente es una verdadera fiebre como demuestran los grupos de Flickr basados en esta tendencia y la cantidad de imágenes de este tipo que están proliferando por todos los rincones de la red.

A2 (III)

NOTA: como es habitual en todas mis fotografías, podéis pinchar sobre cualquiera de ellas para acceder a la versión a tamaño grande de la misma. Para ello debéis pulsar, una vez abierta la página de Flickr correspondiente, en el icono de la lupa que aparecerá sobre la esquina superior izquierda de la fotografía.

Todo comenzó para mí cuando no hace demasiado tiempo leí en Microsiervos (blog más que recomendable) un artículo sobre cierto tipo de fotografía que hace que las cosas parezcan modelos a escala. El nombre de dicha técnica es conocido como tilt-shift, y para su empleo hacen falta unos objetivos especiales que cuestan una millonada y que se basan en la descolocación de los planos de visión y enfoque. Lo normal en una cámara del tipo que sea (y en nuestra propia percepción de las cosas) es que el plano de visión y el plano de enfoque sean paralelos, pero si modificamos el ángulo de uno sobre el otro los efectos visuales que se pueden conseguir son realmente sorprendentes gracias al llamado principio de Scheimpflug.

mc80mm-tilt-shift-lens3

El uso original de este tipo de objetivos es el de preservar las formas rectas de los edificios en estudios de arquitectura, pero echándole un poco de imaginación pueden salir fotografías muy curiosas. Ya sabéis que cuando hacemos una fotografía de un edificio desde abajo tiende a adoptar una forma trapezoidal porque las aristas de sus lados aparentan converger en un punto imaginario por encima de la altura máxima del edificio; pero empleando un objetivo como el que os comentaba antes, podemos “anular” ese efecto y conseguir que las aristas se vean paralelas entre si. Si queréis información más concisa de este tipo de objetivos y lo que se puede conseguir mediante su empleo os recomiendo que le echéis un vistazo a este enlace, pues posee una extensa explicación técnica (en inglés, eso sí) que considero una buena referencia para entender cómo funcionan estas complejas lentes.

Tal vez la variante más artística de estos objetivos es el poder conseguir que las imágenes del “mundo real” parezcan maquetas basándose en el principio de la profundidad de campo y la capacidad de engañar al ojo humano haciéndole creer que está viendo algo a una escala que en realidad no es tal. Los seres humanos estamos acostumbrados a que al fijarnos en algo con detalle desenfocamos el resto de los planos: en el caso de grandes distancias (paisajes) el desenfoque será pequeño, pero si estamos mirando una parte de una maqueta detenidamente todo lo demás se desenfocará considerablemente. Precisamente gracias a la capacidad de variar el ángulo entre los planos de visión y enfoque que poseen estos objetivos vamos a poder engañar al cerebro haciéndole creer que estamos viendo algo muy pequeño cuando en realidad mide centenares de metros tal y como se puede apreciar en la siguiente imagen de WVS.

252142355_69da455a41

Como os decía, estos objetivos tienen un coste muy alto y evidentemente sólo están disponibles para cámaras reflex, por lo que se alejan de los bolsillos de la mayoría de nosotros. Sin embargo, hay una alternativa para conseguir este tipo de imágenes mucho más barata y al alcance de cualquier persona que tenga una cámara digital y un programa de retoque fotográfico como GIMP o Photoshop: lo que se suele llamar fake tilt-shift (falso tilt-shift).

He descubierto la técnica del falso tilt-shift hace cosa de una semana y ya he creado más de sesenta imágenes que podéis ver en un álbum que he dedicado el tema en mi flickr; y os aseguro que con el tiempo ese número seguirá creciendo porque creo que es algo original, vistoso y espectacular. Si ahora mismo tuviera que elegir una de ellas para mostraros a modo de ejemplo sería una que hice hace un par de días a partir de un paisaje de la laguna de Peñalara que saqué el pasado verano en una excursión.

Peñalara

¿Veis? El césped que permanece enfocado da la sensación de ser el típico musgo que se emplea en los belenes y la valla de la derecha parece estar hecha a base de palillos. Y que conste que la imagen original era casi totalmente nítida porque al hacerla con el obturador bastante cerrado prácticamente todo se mantiene “en foco”, pero con el tratamiento adecuado se puede conseguir el sorprendente efecto que se puede apreciar en la imagen haciendo pensar al espectador que está mirando una maqueta muy detallada a escasos centímetros de distancia.

La verdad es que para mí ha sido una gran cosa aprender a tratar las imágenes de esta forma, pues cuando vi las primeras por internet me quedé absolutamente fascinado; y el hecho de que ahora sean mis propias fotografías las que sirven de base para este tipo de creaciones me hace ver las cosas con otra perspectiva. De hecho, desde hace un par de días, no hago más que darle vueltas a la cabeza para ver desde qué lugar puedo disparar la cámara para luego poder hacer otra de estas “maquetas”, ya que hasta el momento lo que he hecho ha sido recorrer mi archivo fotográfico en busca de imágenes que se adecuaran a mis propósitos.

Por cierto; es probable que alguno de vosotros esté acordándose en estos momentos de una entrada que publiqué en los primeros días de vida de este blog en la que me mostraba contrario al retoque fotográfico. Pues bien, pese a todo esto que os estoy contando, sigo manteniendo exactamente lo mismo que dije en aquellos párrafos punto por punto, y es que como idea central de aquel texto comentaba que entendía el retoque como un modo de hacer cosas que la realidad no permite; estando mi crítica dirigida al retoque de aquello que se podría haber conseguido simplemente encuadrando mejor la imagen o utilizando las características de la cámara que tenemos entre las manos en el momento de disparar. Es decir, que entiendo el retoque fotográfico como un modo de crear cosas que de otro modo no sería posible, pero nunca como un medio que supla las carencias de la persona que está manejando la cámara. De hecho, copio y pego el siguiente párrafo directamente de esa entrada que resume a la perfección lo que quería decir en ella:

“Creo que esa es la función del retoque fotográfico: dar a los artistas unas herramientas que potencien su creatividad mediante efectos y filtros digitales que se llevan aplicando “a mano” desde que el ser humano inventó el arte”

Pues bien, dicho todo esto y una vez puestos en antecedentes, os pongo a continuación algunas imágenes más que he obtenido con esta técnica, pues como os decía antes, en apenas unos días ya tengo una buena colección de ellas y poco a poco irán aumentando. Espero que os sorprendan, que os gusten y que las disfrutéis tanto como yo realizándolas.

La via del tren

Peñalara (III)

Desde el castillo de Oropesa

Madrid noche (I)

El banco solitario

Derribando el antiguo mercado de Alcalá

Chalets (II)

Torrejón

Barcas en Galicia (I)

Rompeolas

Plaza Chinchon

Patinetes

Playa de Galicia

Patio de la universidad de Alcalá

Madrid noche (III)

Chalets Oropesa

La barca solitaria

Piedras en Morro de Gos

Ávila

¿Os han gustado? Pues si es así os alegrará saber que en breve publicaré en el blog un mini-cursillo para que vosotros mismos podáis realizar vuestras propias imágenes con la técnica del fake tilt-shift 😉

EDITO: ¡Tutorial publicado! https://luipermom.wordpress.com/2008/12/29/tutorial-tilt-shift-con-photoshop/

Un Don Quijote de varios pisos de altura

Tenemos en Alcalá de Henares desde hace unos meses cierta polémica sobre una escultura que el ayuntamiento ha adquirido en propiedad para adornar una de las entradas principales a la ciudad. No entraré a discutir si el ayuntamiento ha hecho bien o no comprando la obra, pero sí que valoraré la impresión que produce encontrarse con un coloso de varios metros de altura situado entre dos de las calles más transitadas de la ciudad.

Don Quijote

Esta gigantesca estátua de Don Quijote (os podéis hacer una idea de su altura observando los coches que circulan por la glorieta) estuvo colocada durante unos meses en la capilla del oidor al tiempo que otras muchas del mismo autor (no tan grandes eso sí) se situaron en diversos puntos del centro de la ciudad en una muestra que no dejó a nadie indiferente, pues aunque algunas esculturas como la que hoy os muestro tenían cierto encanto, otras eran bastante más abstractas y había muchos alcalaínos que no eran capaces de ver algo atractivo en ellas.

Pues bien, tras la exposición al aire libre de estas obras de arte el ayuntamiento optó por comprar a su autor esta versión metálica de Don Quijote para situarla en la glorieta que existe en la confluencia de Vía Complutense con el Paseo de la Estación. Ahora su sombra se extiende por el asfalto de esa zona de Alcalá en una estampa que a mí me gusta especialmente, pero que no todo el mundo ve de la misma manera porque piensan que el dinero que ha costado hacerse con ella ha sido un gasto innecesario para la ciudad y toda una frivolidad por parte del alcalde.

Es verdad que gastarse una millonada en una escultura es algo un poco superfluo (no recuerdo ahora la cantidad exacta; pero cuando la vi me perdí entre tantos ceros). Sin embargo, los que caminamos ahora por Vía Complutense y nos encontramos de frente con semejante figura no dejamos de sorprendernos aunque no sea el primer encuentro que tenemos con ella; y eso es algo siempre de agradecer.

¡Un saludo!

La bóveda escondía una sorpresa

Pese a que por muy diversos motivos había entrado varias veces en la facultad de Filosofía y Letras que hay junto a la Plaza de Cervantes de Alcalá de Henares, el pasado Viernes llevaba la cámara encima y me propuse hacer un pequeño “reportaje fotográfico” de tan pintoresco edificio que, entre otras cosas, ha servido como escenario en algún capítulo de la popular serie de televisión Cuéntame cómo pasó”.

Y bueno, aunque os puedo asegurar que hay rincones realmente bonitos en dicha facultad, por lo que estoy escribiendo esta entrada es por la original decoración de una bóveda en la que nunca antes me había fijado y que me llamó poderosamente la atención.

El techo de la facultad de Filosof�a e Historia de Alcalá de Henares

Como podéis ver, lo que hay en la bóveda es un feto de inmensas dimensiones que impresiona mucho al espectador cuando se está justo debajo de él. Es curioso que haya pasado decenas de veces por debajo de esa bóveda pero nunca antes me había dado por mirar hacia arriba y descubrir esta maravilla.

Esto me recuerda que otro motivo por el que me gusta tanto la fotografía es que siempre te obliga a mirar las cosas desde otro punto de vista.

¡Un saludo!  😉

Esa Vespa triste y solitaria…

IMG_0574

Esa Vespa triste y solitaria que mira con envidia a los vehículos que transitan a esas horas de la noche por la ciudad de Madrid mientras ella, estacionada en su acera, espera a que su dueño quiera dar un paseo con ella.

Alcalá de Henares ayer y hoy (11)

Aprovechando que estamos de rebajas y que precisamente hoy estoy de cumpleaños 😛 y por lo tanto es un buen día para ir de compras, vamos a descubrir cómo hay comercios que por necesidad o por ganas de innovación son capaces de reinventarse manteniendo sus raíces.

El caso de hoy es el de la tienda de deportes Canales, en la Plaza de los Santos Niños de Alcalá de Henares. En ese lugar que hoy dispone de raquetas, mochilas, gorras y todo tipo de material deportivo hace muchos años (la fotografía es de 1928) se reparaba calzado y se hacían también zapatos a medida.

Calzados Guillermo Canales en 1928

“Calzados G. Canales”. Guillermo Canales. 1928. Extraída del libro “Alcalá habla, hoy es ayer” de Ramón del Olmo. ISBN: 84-87914-71-3.

Lo más sorprendente de esta fotografía es que si la comparamos con la época actual pocas cosas han cambiado en apariencia: la esquina y la puerta son perfectamente reconocibles, y la única diferencia claramente apreciable es la techumbre que hay sobre la puerta y que protege a la tienda de los rayos del sol en las horas centrales del día.

Calzados canales (actualmente tienda de deportes)

“La tienda Calzados G. Canales en la actualidad: Deportes Canales”

Bueno, pues con estas dos fotos hemos terminado el viaje por el tiempo de hoy. Dentro de nada nos volvemos a dar otra vuelta por la ciudad en busca de más rincones con historia 😉

¡Un saludo y gracias por leerme!

Alcalá de Henares ayer y hoy (10)

Fue una alegría encontrarme en uno de los libros de fotografías antiguas de Alcalá de Henares que tengo por aquí con la foto que os presento hoy porque se trata de una fuente muy próxima a mi casa y que era lugar de paso cuando iba a mi primer colegio en el inicio de mi escolarización (de hecho el colegio en cuestión es el que se ve en segundo plano de la imagen actual).

En realidad no es una fuente propiamente dicha, sino un abrevadero que servía tanto para dar de beber a los caballos de la época como para recoger agua en cubos y tinajas destinada al consumo en los hogares (sí, seguro que más de uno habéis puesto cara de asco, pero por aquel entonces era lo que había).

Abrevadero de la puerta del vado

“Abrevadero de la Puerta del Vado”. Baldomero Perdigón Puebla. 1963. Extraída del libro “Alcalá Blanco y Negro” de Baldomero Perdigón Puebla. ISBN: 84-607-1405-5

Abrevadero de la puerta del vado en la actualidad

“Abrevadero de la Puerta del Vado en la actualidad”

Lo más bonito de esta comparativa entre las dos fotografías es que el número que se ve en el frontal del abrevadero es el mismo 1895 que indica el año de su construcción. Nada ha cambiado en la fuente en si pero el entorno, como podéis ver, se ha modificado hasta tal punto que lo hace prácticamente irreconocible.

Bueno, pues tras la visita de hoy nos leeremos de nuevo el jueves 10 (por cierto, que es el día de mi cumpleaños) a las tres de la tarde con las fotos de un nuevo lugar de esta ciudad.

¡Besos y abrazos! 🙂

Paseando por un bosque del jurásico

Fijaos en este bosque de helechos por el que sólo faltan grandes dinosaurios comiendo de las copas de los árboles. Podemos ver las dos imponentes rocas que hay al fondo y a la derecha de la imagen para darnos cuenta de la grandiosidad del paisaje…

Metidos en este bosque parecemos retroceder millones de años atrás en el tiempo, hasta épocas en las que los reptiles eran mucho más grandes que ahora y en las que campaban a sus anchas por parajes como estos.

El pequeño bosque de helechos

Pues bien, como podréis comprender, esta fotografía no la he tomado metiéndome en ninguna “máquina del tiempo” y retrocediendo hasta eras geológicas pasadas; sino que no es más que un pequeño conjunto de helechos de unos treinta centímetros de altura bajo los que metí mi cámara con el ángulo adecuado (me encanta el modo macro de las cámaras fotográficas 😛 ) y conseguí el efecto de estar ante un lugar bastante amplio gracias a que no hay ningún elemento en pantalla que delate la verdadera escala de las cosas.

Las piedras que se ven no son más grandes que un puño y la enmarañada vegetación del sueño es poco más que césped y hojas secas. Un ejemplo más de la naturaleza fractal que nos rodea y que nos sorprende cuando miramos las cosas desde otro punto de vista.

Alcalá de Henares ayer y hoy (9)

Hoy nos vamos de visita a la calle Santiago de Alcalá de Henares: una calle en la que pocas cosas han cambiado en los últimos años, pero en la que podemos ver claramente cómo ha evolucionado el parque automovilístico en los últimos tiempos pasando de los Seat 600 de aquella España recién motorizada a los Clio, Golf o Berlingo de nuestros días.

Los modelos que antes eran último modelo hoy ya apenas se ven rodar por nuestras calles, aunque en ambas épocas atraían miradas de la gente: antes por la envidia y hoy por la curiosidad.

Calle Santiago 1960-70

“Calle Santiago”. Anónima. Años 60-70. Extraída del libro “El archivo y la fotografía de Alcalá de Henares”. ISBN: 84-87914-53-5

Calle Santiago en la actualidad

“La calle Santiago en la actualidad”

¿Os ha gustado el viaje en el tiempo de hoy? Pues no os perdáis el del Lunes que viene porque estoy seguro de que os gustará comprobar cómo hay fuentes que no han cambiado absolutamente nada a lo largo de todo un siglo.

¡Un saludo! 🙂

Alcalá de Henares ayer y hoy (8)

Esta noche cambiamos de año, pero como bien sabéis, cambiar de año no implica que las cosas tengan que cambiar radicalmente. Y como muestra aquí os dejo un par de comparativas de dos rincones del Corral de los Irlandeses de Alcalá de Henares en las que se puede apreciar cómo pese a la restauración realizada en este lugar las cosas siguen teniendo su forma original.

En primer lugar vamos a ver una de las balconadas de la pequeña plaza. Tal vez algunos de los que vivís en la ciudad no la reconozcáis a primera vista, pero si os digo que en la fachada que quedaría justo a la izquierda de esta es la del famoso Wheelands ya sabréis qué os estoy mostrando hoy 😛

Plaza de los irlandeses en los años 80

“Corral de los irlandeses”. Anónima. Principios de los años 80. Extraída del libro “15 años de ayuntamientos democráticos” ISBN: 84-87914-11-X

Plaza de los irlandeses en la actualidad

“Corral de los irlandeses en la actualidad”

Como veis la forma de la fachada es la misma y la restauración ha respetado todos los detalles de la edificación original. Vamos ahora a fijarnos en esa entrada que se ve en la parte inferior derecha del edificio:

Entrada a la plaza de los irlandeses en los años 80

“Entrada a la plaza de los irlandeses”. Anónima. Principios de los años 80. Extraída del libro “15 años de ayuntamientos democráticos” ISBN: 84-87914-11-X

Entrada a la plaza de los irlandeses en la actualidad

“Entrada a la plaza de los irlandeses en la actualidad”

A la vista está que el centro de la ciudad ha recibido una profunda remodelación pero en general se ha conservado la forma de los edificios de tal modo que dar una vuelta por estas calles es como retroceder atrás muchos años en tiempo.

¡El próximo jueves más fotos! 😉

Alcalá de Henares ayer y hoy (7)

Bien, llegó el jueves, así que nos toca un nuevo paseo por la ciudad de Alcalá de Henares: en esta ocasión nos vamos a quedar en un lugar a escasos metros del convento que os mostraba en la entrada anterior de esta serie, de modo que sin más preámbulos cojamos la cámara de fotos y dispongámonos a hacer turismo a través del tiempo 😉

Esquina plaza de San Diego con calle Bedel en 1952 (Santos Yubero)

“Esquina plaza de San Diego con calle Bedel” (Santos Yubero) 1952. Extraída del libro “El archivo y la fotografía de Alcalá de Henares” de Luis Alberto Cabrera Pérez. ISBN: 84-87914-53-5.

Como veis, estamos ante un edificio típico de la zona con sus balcones, su ropa tendida en las cuerdas y su calle muy mal asfaltada (o bien sin asfaltar). Vamos a observar ahora la fotografía comparativa con la actualidad para ver que en este rincón de la ciudad tampoco han cambiado demasiadas cosas pese a que ahora hay una tienda de recuerdos típicos complutenses en la puerta que se ve a la izquierda de la imagen original.

Esquina plaza de San Diego con calle Bedel en la actualidad

Esquina plaza de San Diego con calle Bedel en la actualidad

Bien, y aquí termina nuestro paseo virtual de hoy. El próximo lunes (último día del año) volveremos a recorrer las calles de la ciudad con una comparación “ayer vs. hoy” que os va a encantar. Hasta entonces pasad un buen fin de semana.

¡Saludos desde Alcalá! 😉