Sesión de fotos tras la nevada de anoche

Cuando ayer a estas horas mi calle se empezó a cubrir de nieve supuse que por la mañana ir a trabajar sería un pequeño gran infierno. Después de la nevada del año pasado que paralizó por completo la ciudad, me imaginé que pasaría dos horas metido en el coche atascado en una fila de coches infinita y sin saber muy bien si llegaría a mi puesto de trabajo o me tendría que dar la vuelta a medio camino como en aquel aciago 9 de Enero de 2009.

Comienza la nevada

El caso es que la nieve cayó durante la noche, pero las consecuencias no fueron graves. Es cierto que parte de la carretera estaba helada y que en algunas calles de la ciudad era complicado caminar sin pegar algún que otro resbalón; pero al final llegué a la depuradora más o menos a la hora de siempre.

La jornada laboral pasó con rapidez, ya que parecía que todos teníamos anécdotas relacionadas con el frío y las nevadas. Y por fin, al regresar a casa, apenas un rato después de comer cogí la cámara para salir a dar una vuelta dispuesto a captar imágenes curiosas cerca de mi barrio junto a mi hermano. Lo estuve maquinando durante el rato del café de media mañana y he de reconocer que el resultado no me decepcionó en absoluto.

Posando, que es gerundio

De común acuerdo optamos por acercarnos a un campo que hay en la parte trasera del barrio de Nueva Alcalá, donde había varios niños tirándose bolas de nieve y también algún que otro pirado más con una cámara de fotos dispuesto a llevarse un recuerdo de esta blanca jornada. Hay que reconocer que la nevada del año pasado fue bastante más espectacular, pero de cualquier modo ver completamente helado el mismo lugar que hace unos meses os mostraba lleno de vida y color es algo realmente curioso.

Campos nevados

Lo mejor de ir acompañado por mi hermano es que yo aparezco en una secuencia de tres fotografías (algo que no es habitual porque siempre soy yo el que está detrás del visor) y él me sirvió como modelo para realizar alguna toma curiosa con ayuda de mi objetivo ojo de pez. Del mismo modo, además de la réflex digital, me llevé mi recién llegada Nikon EM (de la que en breve publicaré unas primeras impresiones) para disparar un par de fotografías de paisaje y ver los resultados cuando termine el carrete que llevo puesto en ella estos días y lo lleve a revelar.

Bueno, sin darle más vueltas al asunto os dejo con las imágenes de la jornada, ya que son mucho más descriptivas que todo lo que yo pueda escribir aquí.

¡Espero que os gusten!

Jump! (they say)

Nikon EM in the snow

Nikon EM in the snow

Nikon EM in the snow

Estamos rodeadas!

Paseo sobre la nieve

Campos nevados

Fotos polares

Campos nevados

Una calle de Nueva Alcalá