Cadenas y candados

Los candados y las cadenas abandonados en rejas y puertas de todo tiempo ejercen sobre mí una hipnótica atracción. No hay vez que no vaya por la calle y me encuentre con uno de estos objetos que no comience a imaginar la posible historia que hay detrás de él.

Y claro, como todo lo que llama mi atención, esas cadenas y candados oxidados en su mayor parte tampoco se libran de ser pasto de retrato cuando se cruzan en mi camino:

Cerrajero

Lince

Doble cierre

Encadenado

El eslabón perdido

Prohibido el paso. Finca pri… ¿qué?

Suspenso en ortografía

Cartel colocado en la valla que delimita unas tierras de cultivo en las afueras de Alcalá. Duelen los ojos sólo con verlo…

Y lo más curioso del asunto es que la palabra “prohibido” (de ortografía más complicada; al menos a priori) está correctamente escrita.

Querida calle Mayor:

Hay días en los que me siento parte de ti. Y no lo digo por el mero hecho de estar empadronado en Alcalá de Henares como uno más de sus doscientos y pico mil habitantes; sino porque en ocasiones noto que me fundo contigo y formo parte de los innumerables elementos que conforman tu estampa siempre cambiante.

Por las tardes, cuando los últimos rayos del sol tiñen el cielo de colores pastel, acostumbro a perderme entre la gente que te recorre arriba y abajo fijándome en los pequeños detalles que siempre surgen si afinamos los sentidos: como el niño que corre alocadamente delante de sus padres para sentirse libre por un instante, los carteles que no han cambiado desde hace varias décadas, la pareja que camina de la mano en dirección a la plaza de los Santos Niños, el anciano que se pone a hablar de fútbol con un amigo al que hacía meses que no veía, los charcos que se forman entre los adoquines los días de lluvia, el hombre con barba que pide una moneda para cenar, los negocios que abren y cierran constantemente al son de la economía…

Me gusta fotografiar tus rincones, tus luces, tus gentes. Si te fijas bien me verás caminando con la cámara en la mano y una mochila a la espalda; pero sin trípodes ni flashes que puedan delatar mi presencia y hacer que trates de posar con tu mejor cara. Y cuando algo llame mi atención notarás que me detengo y me pongo a buscar el mejor punto de vista desde el que mostrar al mundo tu belleza. Y te confieso que no me importa buscar la foto perfecta una y mil veces, porque cada vez que lo intento tengo la sensación de que te conozco un poco mejor.

Paseantes de la calle Mayor

Tengo recuerdos tuyos desde que era pequeño: en aquellos tiempos me parecías casi infinita. Y aunque si ahora te recorro con prisa el trayecto no me lleva más de cinco minutos, no puedo evitar recordar a aquel niño que se preguntaba con inocencia si existía en algún lugar del mundo una calle más larga que tú.

En la vida todo tiene sus épocas, y es evidente que ahora no estás pasando por una de las mejores: las tiendas cierran, la gente camina entre tus columnas sin reparar en los demás y algunos de tus rincones se encuentran oscuros, olvidados y llenos de suciedad. Sin embargo, tengas el aspecto que tengas, para mí siempre serás mi calle favorita.

Cuídate mucho y sé feliz.

Te quiere

L

Cuando el marketing no es más que spam florecen las chapuzas

Ya que hace apenas unos días hablábamos del spam, os dejo una captura de pantalla de un email de éste tipo que me llegó ayer y que demuestra el grado de chapucerismo de los responsables de las redes sociales que emplean este tipo de estrategias para captar usuarios.

No está mal. Sobre todo teniendo en cuenta que la población de Alcalá de Henares en el 2008 era exactamente de 203645 personas. Esto significa que 4,18 de cada 1 alcalaínos quiere quedar con un chico de mi edad, algo que es estadísticamente incomprensible.

Son los riesgos de usar algoritmos aleatorios para generar miles de correos supuestamente personalizados para cada destinatario. En fin, cosas del spam.

La ansiada recuperación económica llega al supermercado

Casi se me escapa una sonora carcajada cuando he bajado hace apenas un rato al supermercado del barrio y me he encontrado con un nuevo diseño de envase para las conocidas ensaladas Florette que parece anunciar el deseado inicio de la recuperación económica…

No me digáis que nada más ver la bolsa no se os pasa por la cabeza aquella famosa frase sobre los “brotes verdes” de la economía española.

Noche de Reyes

Esta noche se apagarán hasta dentro de once meses y medio las luces de Navidad dejando atrás unas fiestas que unos viven con más intensidad que otros, pero que a todos nos permiten en mayor o menor medida salir por unos días de la rutina que impera el resto del año.

De todos modos, todavía nos queda la noche de Reyes, y aunque ya no nos haga la misma ilusión de cuando éramos niños, la mañana de mañana siempre tiene algo especial que nunca deberíamos perder del todo.

Desenfoques navideños

Ya sabéis: esta noche dormid con los ojos bien apretados para que mañana a primera hora os encontréis en el salón alguna que otra sorpresa.

PD: ¿qué mejor ocasión que esta para recordar la entrada del año pasado en la que os enseñaba mi carta a los Reyes Magos de 1985?

El secreto de una cámara impecable

Hoy me gustaría confesaros algo: hace tiempo hablamos por aquí de la importancia de tener la cámara bien limpia, y me di cuenta de que en los comentarios de la entrada algunos de vosotros os mostrábais sorprendidos por lo impecable que aparecía en las imágenes mi Nikon D40. Pues bien, ya que hoy es Navidad y el buenrollismo está generalizado me gustaría aclararos la verdad del asunto: en realidad yo no limpio jamás la cámara, sino que tengo contratada a una persona que se encarga de esas tareas. Se llama Ernesto y lleva ya unos meses trabajando conmigo. Por supuesto, todo bajo la más estricta legalidad, pues cotiza a la seguridad social y tiene derecho a vacaciones.

¡Os dejo unas fotos de Ernesto en plena faena!

Limpiando la cámara

Limpiando la cámara

Limpiando la cámara

¡Felices Fiestas!

Estimad@s lector@s:

Hoy me gustaría aprovechar para felicitaros estas fiestas que ya tenemos casi encima deseando que las paséis en buena compañía. Y lo voy a hacer mediante una fotografía que he hecho esta misma mañana jugando en casa con mi cámara y unas sencillas luces de Navidad.

Navidad en movimiento

Más allá del significado religioso o pagano que cada uno quiera darle a estas fechas, la verdad es que son una excusa inmejorable para salir un poco de la rutina y sentarnos un rato a charlar sobre el pasado, el presente y el futuro con gente a la que tal vez el resto del año no prestamos la atención que merece.

Hagáis lo que hagáis, no dejéis de intentar ser felices cada cinco minutos.

¡Felices Fiestas y ojalá que el 2010 sea un año lleno de alegrías!

Aquellos aterradores tubos verdes

La respiración del suelo

Cuando era pequeño estos tubos nos infundían un gran temor a todos los niños del barrio. El simple hecho de pasar cerca de ellos disparaba la imaginación y nos hacían pensar en historias de cavernas subterráneas llenas de murciélagos hambrientos y criaturas que se arrastran por un suelo húmedo que nunca había visto la luz del sol.

Además, si aguzabas el oído podías escuchar un susurro que provenía de Dios sabe dónde cuando te acercabas a ellos. Algo parecido al aliento de un dragón furioso que una noche saldría de allí y nos achicharraría a todos. Si aquellos misteriosos tubos fueran un elemento estático y silencioso podría asumirse incluso que podría ser una extraña escultura; pero la perpetua actividad en su interior era una prueba irrefutable de que bajo aquel jardín había algo que ninguno de nosotros conocía.

El día que me enteré de que no eran más que el respiradero de un aparcamiento subterráneo me sentí aliviado, pero desde ese preciso instante los aterradores tubos de color verde perdieron todo su atractivo y pasaron a ser un elemento más del paisaje urbano.

Ampliando horizontes

Acaba de llegar a mis manos un paquete cuyo contenido va a ampliar considerablemente mis horizontes fotográficos; concretamente 2,638 veces…

(y hasta aquí puedo leer).

Paquete misterioso

Más información dentro de poco en este mismo blog  😉

EDITO: misterio desvelado AQUÍ.

No es lo que parece

Me gustaría mostraros dos elementos curiosos que tengo por casa cuyo nexo en común es que en ambos casos no son lo que parecen a primera vista. Vais a ver que lo que parece un diskete y un posavasos son en realidad dos cosas muy diferentes a lo que su apariencia lleva a pensar.

La historia del primero de estos elementos viene de lejos: es un diskette muy especial que me regalaron con el primer PC que tuvimos en casa allá por el año 1994 (tuve un Spectrum +2 desde mucho antes). Recuerdo que los vendían al público a un precio de 590 pesetas, pero ya que mis padres se habían dejado un pastón considerable en aquel 486 DX2-66 con 8 MB de RAM, 420 MB de disco duro y tarjeta gráfica con 1 MB de memoria el dueño de la tienda decidió regalarme uno al darse cuenta de que mientras mi padre pagaba el ordenador, yo miraba con atención a la vitrina donde estaban expuestos.

No es lo que parece (I)

Pues bien, lo que parece ser un diskette de 3,5″ (podéis ver la comparación con uno “de verdad” en la imagen) no es otra cosa que una calculadora solar cuya célula fotoeléctrica está oculta tras la chapita metálica del mismo modo que los números y signos grabados en el plástico del diskette son las teclas de la calculadora.

No es lo que parece (II)

No os podéis imaginar la cara de los profesores que vigilaban los exámenes del instituto a los que me llevaba esta calculadora. Creo que no hubo ni uno que  no me preguntara qué hacía con un diskette encima de la mesa, y cuando les explicaba lo que era al tiempo que hacía cualquier pequeño cálculo en ella se quedaban completamente fascinados.

El segundo elemento es más simple; pero no por ello menos original: se trata de un posavasos de corcho que regalaba la firma Nordic Mist y que a mí me dio una compañera de Komatsu hace unos meses.

No es lo que parece (III)

Pues bien, el área circular negra del posavasos es en realidad un CD-audio de ocho centímetros de diámetro con cinco pistas de chill-out grabadas que se puede “desmontar” e insertar en cualquier equipo de música.

No es lo que parece (IV)

Las apariencias engañan, ¿verdad?  😉

09/09/09 09:09:09

Tendrán que pasar cien largos años para que los relojes se vuelvan a llenar de ceros y nueves como ocurre en el preciso instante que se publica esta entrada. Es cierto que cada momento es irrepetible por si mismo; pero aunque cada hora aparezcan dos nueves en un reloj digital, cada día den las nueve de la mañana, todos los años vuelva Septiembre y cada década tenga un año terminado en nueve ninguno de nosotros volverá a ver un reloj formado únicamente por ceros y nueves.

09

En cualquier caso, aunque esta combinación de dígitos es curiosa, todavía lo será más la que se dará el 10 de Octubre del año que viene y, sobre todo, la del 11 de Noviembre de 2011: puro código binario 😀

Nacho Vegas y su peculiar boicot a Nestlé

Durante una entrevista para la desaparecida web elgranpoder grabada en la primavera de 2006, preguntan al compositor asturiano Nacho Vegas qué papel podría desempeñar en un anuncio de Danone. Nacho, tras quedarse bastante sorprendido por la cuestión, empieza a dudar sobre si hay o no alguna relación entre Danone y Nestlé, explicando que hace un tiempo intentó hacer un boicot a la multinacional por ciertas políticas económicas de la empresa. Debido a ello, tras unos instantes de duda afirma que “seguramente escupiría en el yogur”.

nacho_vegas

Lo más cachondo del asunto es que el propio Nacho reconoce unos segundos después que su boicot a Nestlé ha acabado por convertirle en un gran consumidor de esta marca porque al probar los productos de otras firmas se dio cuenta de que los chocolates de Nestlé eran mucho mejores que los de la competencia.

Os pongo el fragmento de la entrevista a continuación porque creo que no tiene desperdicio; y es que una vez más me doy cuenta de que las enrevesadas historias que Nacho Vegas cuenta en sus canciones no son más que la consecuencia de una forma de ser bastante peculiar.