Cosas a tener en cuenta antes de comprar tu primera réflex

Las cámaras réflex son multitud allá donde vayamos. A poco que os fijéis, veréis gran cantidad de cuellos y hombros adornados con cintas de tela en las que figuran en colores chillones los nombres de los principales fabricantes de estos aparatos que nos permiten conservar instantes fugaces para toda la eternidad.

Atardecer

Tal vez tú, estimado lector, estés pensando en dar el salto a este tipo de cámaras en busca de una mayor calidad de imagen y/o posibilidades creativas y buscando información por Internet te has topado con este humilde blog. Pues bien, para ver si consigo aclarar un poco tus dudas trataré de exponer mi particular punto de vista sobre el delicado tema de adquirir la primera réflex.

Cámaras réflex: ventajas y desventajas con respecto a las compactas

Pasar de una cámara compacta a una réflex supone un salto hacia adelante en muchos aspectos; pero no hay que olvidar que también tiene algunas desventajas:

Sucesiones

Ventajas

  • Superior calidad de imagen gracias al mayor tamaño y calidad de ópticas y sensores.
  • Desenfoques acusados por la misma razón del punto anterior.
  • Mayor libertad creativa para el fotógrafo.
  • Enfoque mucho más preciso (sobre todo en condiciones de iluminación escasa).

Desventajas

  • Mayor peso y volumen (se hace casi imprescindible una mochila para llevar el equipo).
  • Si queremos ampliar nuestro equipo (flash externo, ópticas de calidad, trípode, baterías de reserva…) hemos de tener en cuenta que nada de eso es barato. Una compacta supone un gasto inicial y ya está; pero la compra de la primera réflex es tan sólo la punta del iceberg.
  • Cuando empezamos con una marca de réflex nos casamos con ella para toda la vida debido a que los objetivos y la inmensa mayoría de los accesorios son totalmente incompatibles entre ellas. Tenedlo en cuenta.

Precios y prestaciones

En general, las cámaras réflex más sencillas parten de un precio que suele rondar los 450 ó 500 euros y veréis que junto al cuerpo vendrá un objetivo básico (del tipo 18-55mm f/3.5-5.6) con él que podréis empezar a hacer fotografías nada más cargar la batería.

Cielos y palmeras

Ejemplos de estos modelos son ahora mismo la Nikon D3100, la Canon EOS 1100D o la Sony Alpha A270 por citar tres muy difundidos.

No obstante, un 18-55 tiene un rango bastante limitado en cuanto a distancia focal; por lo que si encontráis un pack que añada un teleobjetivo sencillo (estilo 55-200mm f/4-5.6 estabilizado) contaréis con mucha mayor versatilidad a la hora de hacer vuestras fotografías.

Un teleobjetivo como el que os digo comprado por separado os puede salir sobre los 200 ó 220 euros; pero cuando viene junto con la cámara suele suponer un incremento de precio de unos 100 euros; por lo que es muy recomendable dado que algo más de distancia focal es lo primero que echaréis de menos a las primeras de cambio.

Por otra parte, si junto con la cámara os regalan una mochila mucho mejor, ya que en cuanto tengáis un par de objetivos necesitaréis algo donde poder llevar el equipo con comodidad y seguridad. Se trata de mochilas especiales para fotografía con compartimentos acolchados que se pueden variar de tamaño para adaptarse a las ópticas, cuerpos y flashes que tengamos.

El explorador

¿Empezar con un maquinón es una ventaja?

En absoluto. Si venís de una compacta con sus tres o cuatro botones y sus modos automáticos, una cámara réflex de gama semi-profesional os asustará de primeras porque están diseñadas para gente que ya controla los principios básicos de fotografía. A lo mejor os hacéis con una y en pocos días le cogéis el truco; pero para una primera réflex yo me decantaría por un modelo sencillo y ya habrá tiempo de cambiar de cuerpo más adelante.

De hecho, muchas veces las diferencias entre un modelo de la gama profesional y otro de aficionado vienen dadas más que nada por la resistencia a condiciones climatológicas adversas, accesos directos a controles, posibilidades de configuración, compatibilidad con objetivos antiguos, el material con el que está fabricado el chasis…

Sin ir más lejos, la famosa Nikon D90 y mi querida D300 llevan un sensor prácticamente idéntico; pero si en su momento me decanté por el tope de gama de la familia de cámaras DX de Nikon fue por el tema de la resistencia a la lluvia y al uso intensivo. Desde luego, en lo que a calidad de imagen se refiere ambas andan a la par y de ahí que ese no fuera un factor determinante a la hora de decidirme por uno u otro modelo.

A storm is approaching (I)

¿Qué marca elegir?

No me cansaré de decir que da exactamente lo mismo porque al final es el fotógrafo el que consigue hacer una buena o una mala fotografía y entre cámaras de precios similares las prestaciones son, por lo general, calcadas.

Eso sí, vuelvo a repetir que una vez que nos metemos en una marca en concreto estaremos atados de por vida a ella a no ser que tomemos una decisión radical y nos deshagamos de todo nuestro equipo para empezar otra vez de cero (algo que al menos a mí ni se me pasa por la cabeza a estas alturas de la película).

Por tanto, lo más lógico es optar por una marca que tenga una fuerte presencia en el mercado y que lleve ya muchos años metida en este mundillo. Sí, seguro que a casi todos se os han venido a la cabeza Nikon y Canon; pero tampoco le hagáis ascos a Olympus, Pentax o Sony porque aunque no suenen tanto, lo están haciendo muy bien desde hace tiempo.

Reflejos

Lo que no hay que hacer con una réflex

Me dan escalofríos cuando veo a alguien usando una réflex con el dial en esa posición de color verde en la que no tenemos ningún control sobre lo que la cámara está haciendo al disparar (un modo que mi D300 ni siquiera posee). Cierto es que el modo 100% manual sólo es útil para condiciones muy determinadas y, desde mi punto de vista, lo más práctico es emplear los modos semiautomáticos (prioridad a al apertura si os justa jugar con los desenfoques y prioridad a la velocidad si os gusta plasmar el movimiento de las cosas) combinándolos con la compensación de exposición; pero usar una réflex como si de una compacta se tratara es desperdiciar dinero y cargar con un peso innecesario.

También es buena idea hacer uso del sistema que caracteriza a las réflex: los objetivos intercambiables. No os quedéis en el típico 18-55; haceos con un angular extremo, con un objetivo fijo, con un ojo de pez, con un tele de apertura generosa… El 18-55 está bien para empezar  (y, como os decía antes, si lo combináis con un teleobjetivo sencillo, mejor todavía) pero si veis que os pica el gusanillo de la fotografía merece la pena ir invirtiendo en ópticas que os permitan sacar a relucir nuestra creatividad.

Oropesa a vista de pez

Además, invertir en objetivos es una buena opción; ya que si sois cuidadosos podréis venderlos pasados unos años prácticamente por el mismo precio que os costaron. Eso sí, no ocurre lo mismo con los cuerpos de las cámaras, ya que al ser electrónica de consumo se deprecian con mucha rapidez. De hecho en su día ni se me pasó por la cabeza vender la D40 porque para lo que iba a sacar por ella prefería quedármela como segundo cuerpo (y bien que hice, por cierto, ya que a día de hoy todavía la uso a menudo; sobre todo cuando quiero ir ligero de peso).

Además, tened una cosa en cuenta: da igual el cuerpo de cámara que tengáis porque siempre acabarás gastándote más dinero en objetivos que en el propio cuerpo. Y aunque de primeras os pueda parecer una barbaridad, os aseguro que cuando salgo a hacer fotos con mi Nikon 80-200 f/2.8 montado en la D300 tengo más cuidado de la óptica que del propio cuerpo de la cámara.

Un último consejo

Si te compras una réflex úsala. Nadie hace buenas fotos teniendo la cámara metida en el armario; así que saca un par de horas de donde puedas, carga la batería y diviértete con ella, que para eso te la has comprado. Además, la fotografía es una afición muy agradecida; ya que cuando más practicas mejores fotografías eres capaz de hacer.

Ah, y por último; si quieres algún consejo más para empezar a hacer fotos con tu nueva réflex, aquí tienes una decena de ellos.

Juguetes

* Todos los artículos de este tipo en https://luipermom.wordpress.com/fotografia

Anuncios

15 pensamientos en “Cosas a tener en cuenta antes de comprar tu primera réflex

  1. Hola, Luis. Genial artículo.

    Yo acabo de comprarme una 60D como mi primera réflex y mi anterior cámara era una canon G9, pensé en una gama más baja, pero al final decidí empezar con esta.

    Una preguntilla si no es mucho pedir, ¿qué mochila utilizas para el equipo?.

    Saludos.

    • Una Lowepro Pro Runner 200 AW; suficiente para llevar la D300, tres o cuatro objetivos (incluido el 80-200 f/2.8), efectos personales varios y hasta algo para comer (zumos, sandwich…). Bien aprovechada cabe de todo.

      Tengo pensado hablar un día de estos sobre mochilas fotográficas, que es un tema muy útil y al que nunca me he referido por aquí.

      Un saludo.

  2. Buenas tardes Luis;

    He estado leyendo algunos de tus articulos y comentarios y la verdad es que me han parecido muy interesantes, hace unos meses adquirí una Nikon d5000 con un objetivo 18-55 vr, con la camara cámrara estoy encantado, lo que pasa es que la lente “se me queda corta”, ya tengo encargada una optica nikor 70-300vr, de la que te he visto hablar muy bien y casi todo el mundo recomienda, pero ahora es donde viene mi pregunta….

    ¿Que optica me recomindas para complementar ésta? Un nikor 18-105vr, del que he leido que es muy nitido pero tiene la bayoneta de plastico, o un 16-85vr del que hablan maravillas pero es muchísimo más caro, o incluso el sigma 17-70 2.8,4 os, que además es macro y estabilizado pero no he leido nada de él……….

    Muchas gracias de antemano y un saludo

    • Pues depende de lo que busques: si lo tuyo es la “fotografía social” lo ideal sería hacerse con un 17-70 f/2.8. Si te gustan los paisajes tal vez deberías de plantearte la compra de un ultra gran angular (tipo 10-20 o similares).

      Lo que veo una tontería es comprarse un 18-105 VR porque esas distancias focales y aperturas las tienes cubiertas con el 18-55 VR y el 70-300 VR. Y no te preocupes por el hueco que queda entre 55 y 70mm, ya que eso es algo completamente irrelevante (esos 15mm los suples con par de pasos hacia delante o hacia atrás).

      El 16-85mm da mucha calidad (yo lo tengo y lo uso muchísimo) pero pasa un poco lo mismo que con el 18-105, que esas distancias ya las tienes cubiertas con los dos que ya tienes (los 16mm dan juego; pero la diferencia con respecto a los 18mm no es demasiado grande).

      Por tanto, si a la cámara le vas a dar un uso general yo no compraría nada más de momento y ya el tiempo te irá diciendo qué es lo que más te gusta hacer y qué objetivo cubrirá mejor tus necesidades.

      Un saludo.

    • Si te entran dudas acerca del 17-70 de Sigma, sólo te digo que sí es un objetivo conocido y muy utilizado. Yo no lo tengo, pero todavía no he escuchado a nadie hablar cosas malas de él. Es muy respetable la gente que opta por objetivos Nikkor o Canon, pero para estas marcas también hay alternativas con una relación calidad precio mejor que las lentes de dichas compañías.
      Hay webs en internet que te informan, y, sobre todo, foros.

  3. He encontrado el blog y es uno de los mejores y soy honesta contigo he estado por meses largos pensando en hacer el salto de la bridge a la reflex, y este espacio es de mucha utilidad por la experiencia que compartes.

    Estoy pensando en una Nikon D3100 con el objetivo del kit 18-55 y con un 50mm AF D (sin enfoque automático) por la simple razón de que el AFS DX dobla en valor al primero y pasa lo mismo con el 35mm AFS DX.

    Buscando información sobre la diferencia entre el antiguo 50mm de Nikkon y el reciente, di con tu blog. Si bien he leído los artículos relacionados a tu experiencia quisiera que en breves palabras si además de la falta de enfoque automático -me gustaría conocer tu experiencia con respecto a esto, si te llevó mucho tiempo aprender a hacer el enfoque manual, cuál es el proceso que deberé realizar y qué calidad de fotos has logrado. Además me gustaría saber en qué incidirá que no sea DX sino D.

    Muchas gracias!

    Ama

    • Pues aunque he tenido buenas experiencias con mi D40 y el 50mm AF-D, no te lo recomiendo así de primeras porque no siempre es fácil atinar con el enfoque manual teniendo un visor tan pequeño como el que lleva la D3100.

      Cierto es que las versiones AF-S del 35mm y el 50mm son más caras que el veterano modelo al que haces referencia; pero para mí son mucho más recomendables en el caso de emplear una cámara sin motor de enfoque como lo son la D40 o la D3100 porque de ese modo te puedes centrar en el motivo de la fotografía y no andar preocupándote de enfocar correctamente, que no siempre es sencillo en cámaras DX con visores pequeños.

      En todo caso, aunque sé que las aperturas grandes son a la vez una tentación y una delicia, yo empezaría con el 18-55 que trae la cámara para tomar contacto con ella y luego ya me plantearía la opción de comprar un segundo objetivo. Eso sí, de primeras ya te digo que te será más útil un 55-200 (si puede ser VR, mejor) que el 50mm por el sencillo motivo de que los 50mm ya te los cubre el 18-55 que viene “en el pack” (ya sé que la apertura no es comparable; pero el juego que dan las distancias focales largas a mí me resulta muy interesante y le darás más polivalencia a la cámara).

      En cuanto a lo de la letra D que acompaña al nombre de la óptica, lo único que quiere decir es que el objetivo incorpora una pequeña CPU para comunicarse con la cámara y hacer los cálculos de exposición, distancia etc de forma más precisa. El objetivo es de la época de las cámaras de carrete; por lo que valdría perfectamente para una cámara FX y, por lo tanto, también para una DX.

      Un saludo.

  4. Muchas gracias por tu comentario! Recibí tu comentario luego de adquirirlo, si bien no es un objetivo para usar en situaciones donde la rapidez sea necesaria, he comenzado a tener buenos resultados en tomas tranquilas, por su abertura y consecuentes desenfoques y bokeh y luminosidad. Gracias por el consejo del 55-200. Pasando de una bridge ya lo siento necesario.

    Saludos.

  5. Bueno, bueno, bueno, acabo de descubrir tu blog y estoy encantada, lo tengo en favoritos ya. Enhorabuena, me alegra mucho que alguien comparta toda su experiencia. Tengo una D60 con su 18-55mm desde hace dos años y pico y estaba pensando cambiar de lente, por cierto que ya era hora, y me has ayudado muchísimo a la hora de elegir. Creo que me decantaré por el 16-85mm de nikon, del que hablas maravillas y más adelante iré a por un gran angular y luego…ja,ja,ja, esto es un no parar. Muchísimas gracias por tu blog.

    • Hola Eva,

      Me alegro de que el blog te sea de utilidad. Yo en función del número de objetivos que quiera llevar encima suelo optar por:

      1 objetivo: Nikon 16-85 f/3.5-5.6 montado en la cámara
      2 objetivos: añado el Nikon 80-200 f/2.8
      3 objetivos: añado también el Nikon 35mm f/1.8

      Eso para “excursiones generales”. Para cosas más específicas tengo otros criterios.

  6. Hola, en varios blogs que he visitado para ver si doy el salto a una cámara reflex, veo que haceis dos grupos.1′ compactas solo en automático y 2′ reflex con todos los mandos.
    Yo tengo una compacta, que es la canon g10, y tiene todas las funciones de una reflex, excepto los objetivos intercanbiables. Mi segunda càmara es una canon Hs230 y también puedes mandar sobre la apertura y la velocidad y más. Por ese lado no veo que haya que cambiar a una reflex para tener mandos.
    La calidad. Ahí ya no puedo opinar. Se nota el cambio?? Mucho?? Muchisimo???
    Graciasma quien me pueda dar luz en este tema.

    • Con buena luz, las compactas andan aceptablemente bien. Pero ,en situaciones más complejas (poca luz, movimientos,desenfoques acentuados del fondo,nitidez,tratamiento posterior de imágenes,rango dinámico,fidelidad de colores , aberraciones cromáticas,etc) el cambio es dramático. Una analogía mecánica: en los automóviles ,en bajada y con poca carga , un motor de baja potencia igual permite buena velocidad. Cuando el camino se hace cuesta arriba ,la cosa cambia .Se notan las diferencias de relación peso-potencia y no todos se desenvuelven con soltura.

  7. Me ha gustado mucho tu artículo. Estaba pensando en comprar próximamente una cámara reflex, y esto me ha ayudado a decidirme y sobre todo a tener más conocimientos para no meter la pata, jejeje.

    Muchas gracias, y enhorabuena por tu blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s