Siete días haciendo fotos con una Nikon D40 y un 35mm

Durante la semana pasada estuve haciendo un sencillo experimento fotográfico: saqué de su caja la Nikon D40, cargué la batería, le monté mi AF-S 35mm f/1.8 y con este ligero conjunto que parece casi de juguete en comparación con mi habitual D300 me lancé a retratar todo aquello que me llamara la atención tanto en Madrid como en Alcalá de Henares.

Calle de Alcalá

Y es que aunque los objetivos de focal variable (zooms) son muy útiles y polivalentes; no es menos cierto que una focal fija nos obliga a movernos, buscar encuadres diferentes, jugar con los desenfoques que posibilita su generosa apertura… y por eso me gustan tanto. Una vuelta a los principios de la fotografía en los que las cámaras y las ópticas tenían un papel secundario y el fotógrafo tenía que ingeniárselas con lo que su equipo pudiera ofrecerle.

Luz

Fruto de estos siete días de “régimen forzoso de 35mm” son las imágenes que ilustran esta entrada y que hoy quería compartir con vosotros a modo de resultado de la experiencia; ya que he sacado algunas conclusiones de todo ello y a mí particularmente me ha venido muy bien para reforzar mi concepto de la fotografía.

Mr. Quijote

La gran evasión

Ergonomía

Llevar este “combo” de cámara y objetivo que suma apenas 760 gramos hace que no nos cansemos aunque lo llevemos en la mano durante casi todo el día y de paso estaremos listos para capturar todo lo que se cruce por delante de nosotros sin llamar la atención de la gente. Ya os decía en una entrada de hace unos días que de nada sirve salir a hacer fotos llevamos la cámara metida en una mochila; de modo que aunque yo me siento bastante cómodo con mi D300 más el objetivo que lleve montado (siempre que no sea el 80-200 f/2.8, claro) reconozco que la sensación de llevar la D40 y el 35mm es casi como la de una compacta hipervitaminada.

Eso sí, aunque a la hora de transportarla esa ligereza viene muy bien, cuando se trata de agarrar la cámara para hacer fotografías la ergonomía de la D300 se echa muchísimo en falta porque en el caso de la D40 hay que cogerla casi con la yema de los dedos mientras que la otra prácticamente se “abraza” con las manos.

Misterio

¡Oh, cielos!

un intruso en Serrano

A nivel técnico

Reconozco que lo que más he echado de menos durante estos días ha sido la cantidad de controles externos que tiene mi D300; y es que para algo tan simple como cambiar el modo de medición o de enfoque en la D40 hay que meterse en el menú de la cámara mientras que en las cámaras “grandes” se hace girando un dial. En cuanto a la calidad de imagen se nota de que la D300 tiene más rango dinámico que la D40 porque en esta última enseguida se queman los cielos; pero aun así la D40 es una réflex con todas las de la ley y la verdad es que estoy muy contento con algunas de las imágenes que he obtenido durante estos días.

Desde luego, no seré yo el que vuelva a la D40 teniendo una D300 porque las prestaciones de esta última cada día me sorprenden más; pero reconozco que esta pequeña cámara puede ser una buena opción bajo ciertas circunstancias en las que deseemos ir ligeros de peso y/o pasar desapercibidos con nuestro equipo fotográfico.

Nubes y campos

La sustituta

Un viaje al pasado

En definitiva, estos siete días acompañado de mi veterana D40 y el siempre eficaz 35mm f/1.8 (que además es una focal que da un ángulo de visión muy natural montado en una cámara con sensor APS-C) me han devuelto un poco a mis orígenes fotográficos cuando a finales de los ochenta retrataba mi mundo con aquella primera cámara de carrete en la que el único ajuste que podía cambiar era el que indicaba si el día estaba nublado o soleado para así emplear una de las dos velocidades de disparo disponibles. Por no tener no tenía enfoque ni apertura, ya que todo era fijo; pero aun así es un cacharro con el que hice un montón de fotos de las que me sentí muy orgulloso en su momento.

Un rincón para descansar

Y es que aunque siempre andamos preocupados por megapíxels, nitidez, distancias hiperfocales, formatos de sensor y demás historias, durante estos días he recordado una vez más que al final esta bendita afición consiste en coger la cámara y salir a la calle a pasar un buen rato. Si nos olvidamos de eso entonces estamos perdiendo el tiempo.

* Todos los artículos de este tipo en https://luipermom.wordpress.com/fotografia

Anuncios

11 pensamientos en “Siete días haciendo fotos con una Nikon D40 y un 35mm

  1. Tal como dice una canción que seguro conocerás, de Coldplay “…back to the start…”
    Me parece un ejercicio fotográfico de lo más interesante, y de hecho es mi principal equipo (la D3000 y el 35mm 1.8).
    Filosofía a lo Cartier-Bresson.

    Me gustan mucho las fotos que has mostrado, sobretodo me encanta esa en la que aparece ese edificio antiguo (no sé que es la verdad, parece una iglesia).

    Un abrazo Luis, cuidate.

  2. Te iba a decir algo parecido a el comentario anterior, Cartier-Bresson solo usaba su 35mm. Como dice mi profe de fotografía, todavía queda gente muy puritana del 35mm y el blanco y negro.
    Yo desde que me lo compre… la verdad que es el que más uso.
    Un saludo y para cuando una quedada fotográfica!!
    bss

  3. Tengo la D40 y justamente por esa falta de rango dinámico, o quemada de cielos que se manda 🙂
    Pese a que no he probado otra todavía, esta cámara me ha dado excelentes resultados.
    Saludos.

  4. Hola.
    Yo también poseo una humilde D40 y el fabuloso 35 mm, y he de decir que el conjunto además de manejable es más que resultón. Teniendo en cuenta las limitaciones de la D40 la calidad que ofrece el 35mm es más que suficiente para subirle el ego a la chiquitita de Nikon.
    Un saludo.

  5. Hola

    Viendo tus fotos me salta una pregunta, un par de fotos que nos muestras tienen un color sepia como de antiguas (la de el quijote y la de la bici) es por la camara o lo has buscado tu el efecto?

    Sldts

    Oscar

  6. Siempre llevo en mi d40 el 35. Aunque luego se quede corto, siempre lo prefiero al kitero 18-55. Tb tengo el 70-300 pero cualquiera carga con el todo el rato.La gente me mira raro porque tengo que moverme para encuadrar jeje.

    • Ya habrás visto que el conjunto es muy manejable y sólido; por lo que lo puedes llevar metido en un bolso o una mochila no específica para fotografía. De ese modo puedes hacer fotos que no harías con una cámara más grande por el sencillo motivo de que la llevas casi siempre encima.

      Un saludo y felices fotos.

  7. hola nunca he tenido ninguna lección de fotografía pero de unos meses para acá he andado para arriba y para abajo sacando fotos con mi iphone 5 por lo que me dije pues hay que darle a la suerte y me he comprado una nikon D40 que aun no me llega , pero por curiosidad he puesto en google a ver si alguien me contaba sobre alguna experiencia con esta cámara D40 y me he topado con tu blog

    jaja y pues me he emocionado mucho y ya quiero que mi camara este aqui para comenzar a probar suerte y leer un poco de fotografía

    gracias por tu post

  8. Hola a todos, tengo una Nikon D40 y tengo un problema, resulta que me sale un interrogante en rojo en la pantalla y pone que dispare para que se quite, pero no hace nada, parece que esta bloqueada porque no me deja hacer nada. Por favor, sabéis si a alguien le ha pasado lo mismo o sabéis como repararlo. Muchas gracias a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s