La importancia de tener la cámara siempre a punto

Hay dos motivos por los que es importante llevar siempre nuestra cámara preparada para disparar; y es que por experiencia os puedo decir que volveréis a casa sin una triste foto si vais paseando con vuestra réflex metida en una mochila.

El final del día

Cada foto es irrepetible

Cada fotografía es única en el mundo, ya que captura desde nuestro propio punto de vista un instante que no se volverá a repetir jamás. Y de nada sirve contemplar un precioso atardecer, mirar la hora y pensar que volviendo al día siguiente al mismo lugar y en el mismo momento tendremos una “segunda oportunidad” porque ese atardecer no se volverá a repetir nunca (esto es algo que me enseñó el maestro Baldo). Por tanto, si vemos algo interesante lo mejor es cazarlo sin demora y así evitar que se escape para siempre.

Bendición de San Antón 2011

La perezosa inercia

Igual de importante es ser consciente de que con la cámara metida en la mochila habrá muchos pequeños detalles que fotografiaríamos si la tuviéramos en la mano o colgada del hombro pero que al final no retratamos porque pensamos que no merece la pena el esfuerzo de detenernos, abrir la mochila, sacar la cámara, quitar la tapa del objetivo, volver a cerrar la mochila… Por eso, si dais un paseo con la cámara en la mano o colgada al hombro os daréis cuenta de que hacéis muchas fotografías que de otro modo no tomaríais por no hacer el proceso que os comentaba antes.

Yo mismo me doy cuenta de que hasta que no saco la cámara de la mochila y la llevo en la mano no hago apenas ninguna foto pese a ver algunas cosas que me llaman la atención lo suficiente como para retratarlas a través del visor.

Precaución y sentido común

Paso elevado de la estación de Alcalá (II)

Obviamente, cuando os recomiendo ir con la cámara en la mano me refiero a lugares transitables con cierta seguridad. No se os ocurra ir luciendo vuestra flamante Nikon D700 (especialmente cuando en la correa de la cámara viene esto mismo escrito en color amarillo) por lugares “poco recomendables” porque tendréis muchas posibilidades de que vuestro juguete favorito acabe cambiando de dueño sin vuestro consentimiento.

Algunos consejos para pasar desapercibidos con nuestra réflex

Para pasear por lugares en los que no sea del todo seguro andar luciendo una cámara os puedo dar tres consejos básicos que harán que paséis un poco más desapercibidos. Claro está que lo mejor sería optar por una compacta que siempre resulta mucho más discreta y no es tan “golosa” a los ojos de un posible ladrón; pero como los que tenemos una cámara réflex sabemos que una vez que la pruebas ya no puedes vivir sin ella, pues me centraré en cómo hacer que esta no destaque demasiado:

  • Colocar cinta adhesiva negra sobre los logos del cuerpo de la cámara y los objetivos. Incluso si la mochila que llevamos es de marca reconocida en temas fotográficos (Lowepro, Kata…) tampoco es descabellado tapar los logos de algún modo porque puede delatar lo que lleva dentro.
  • La funda que algunas de estas mochilas llevan para la lluvia puede ser un buen aliado en lugares muy concurridos como celebraciones deportivas, el metro en hora punta, la Gran Vía un sábado a las siete de la tarde… Daos cuenta de que al cubrir por completo la mochila impide que alguien pueda abrirnos la cremallera y sacar parte del equipo sin que nos demos cuenta.
  • No llevar montado un objetivo-pepino que se vea a kilómetros. Es decir, que si os dais una vuelta por alguna zona poco recomendable no os llevéis un Nikon 70-200 f/2.8 VR; sino que sería mejor optar por algo más discreto que no llame la atención de los amigos de lo ajeno. En caso de necesitar una focal larga tal vez sea mejor opción optar por un 55-200 f/4-5.6 VR (o un 70-300 f/4.5-5.6 VR si nuestra cámara es de tipo Full Frame) o, mejor todavía, usar una focal fija de 35 o 50 mm como hacía Henri Cartier-Bresson para retratar todo lo que veía.
  • Otra idea recomendable para estas situaciones es cambiar la correa de nuestra cámara por una de color negro liso que no diga a gritos al resto de la humanidad la marca y el modelo de lo que estamos usando para hacer fotos.
  • Además de todo esto, algo que nos dará mucha discreción es no llevar la cámara colgada del cuello o con la correa cruzada en el pecho; sino enrollarla en la muñeca y llevarla así porque de ese modo la gente apenas se dará cuenta de que lleváis una réflex encima.

Uno contra todos

Y recordad que no se trata de ir con miedo por la vida; pero sí de ir prevenido de modo que las cosas no nos pillen por sorpresa. Normalmente se aprende a base de errores, pero si nos podemos evitar algún que otro susto, mejor para nosotros.

Siempre listos para salir por la puerta

Por otra parte, no es menos importante tener nuestra cámara siempre preparada para que si surge la ocasión no tengamos más que agarrarla, elegir qué ópticas nos van a acompañar ese día y salir a la calle para empezar a retratar el mundo.

Para ello hay dos cosas que debemos cuidar:

1. La batería siempre cargada. No es necesario recargarla si hemos hecho cuatro fotos y está al 98%; pero no hay nada peor que quedarse sin batería en la cámara en medio de una excursión (y aunque llevéis el cargador encima, seguro que el enchufe más cercano está a varios kilómetros de distancia). Por lo tanto, recargadla siempre que podáis, sobre todo teniendo en cuenta que a las baterías de ion litio les sientan muy bien las recargas frecuentes.

2. La tarjeta de memoria siempre descargada. Al igual que antes, si tenemos una docena de imágenes en la tarjeta no hace falta que las pasemos al ordenador antes de salir a disparar más fotos; pero sí que deberíamos descargar nuestras fotos con cierta frecuencia tanto para prevenir posibles pérdidas de datos por fallos de la propia tarjeta como para así asegurarnos de tener siempre espacio en la misma para disparar sin preocupaciones. Ponerse a borrar fotos en medio del campo es una mala costumbre que os recomiendo evitar porque fotos que “sobre el terreno” parecían abocadas a la papelera a veces vistas en el monitor ganan muchos puntos. En cualquier caso, siempre es recomendable llevar encima una tarjeta de reserva.

La magia de la luz

Pues bien, hasta aquí esta entrada que en principio iba a ser una especie de reflexión personal y que al final se ha convertido en una recopilación de consejos más o menos útiles que considero que os pueden venir bien en alguna ocasión.

¡Hasta el próximo artículo!

* Todos los artículos de este tipo en https://luipermom.wordpress.com/fotografia

Anuncios

8 pensamientos en “La importancia de tener la cámara siempre a punto

  1. Me ha encantado este post! aún todo a veces parece que las fuerzas del mal y el universo se alian para que justo cuando pase algo no tengamos la cámara a mano y nos caguemos en todo lo cagable y más. Yo soy de los de ¡cámara al pescuezo nada más salir de casa!

  2. En donde vivo hay que tener mucho cuidado cuando uno sale con la cámara, en realidad hay que tener cuidado con salir con cualquier cosa.

    Una cámara llama mucho la atención y más si es reflex.
    En lo posible tratamos de salir en grupo. Igual hay lugares que no pensamos en ir a tomar fotos porque podemos perder las cámaras y los dientes…
    Somos de hacer muchas salidas fotográficas, creo que hasta ahora tuvimos suerte de que no nos roben, espero que no se nos termine…

    ¡Saludos!
    Beto

  3. Gracias… muy buenos tus consejos… muchas veces por no “alardear” con la cámara termino por no sacarla y perderme buenas fotos… otra alternativa sería pintarla de rosado!! jajajaaa… pero la respeto demasiado… por ahora, que quedo con las cintas negras tapando las marcas.
    saludos argentinos!!

  4. Tus observaciones son muy útiles. Gracias. Acabo de comprarme mi primera réflex, una nikon 3000d y estoy intentando entenderla… Efectivamente me resulta muy cantosa -después de la digital que venía usando- y tus consejos me han gustado, porque por mucho que de el cante, está para ser usada, no para dormir en el fondo de una mochila!
    Un saludo

  5. Tienes mucha razón en lo que dices, una réflex siempre llama mucho la atención. Yo siempre tengo mucho cuidado sobre todo en algunas zonas de la ciudad y como no en el metro. Prevenir es lo mejor.

    Yo suelo llevarla bien agarrada en mano con la correa bien enrrollada a la muñeca, de esta manera me siento un poco mas seguro y además preprarado para hacer alguna foto.
    Gracias de todos modos por tus consejos.
    Un saludo

  6. Me pasó en mi último viaje, que sacando fotos en muchas de ellas al querer hacer zoom para ver mejor algunas fotos sacadas, me aparecía una leyenda de “esta fotografía no puede ampliarce”. Me llamó la atención, pero no le di importancia porque la imágen se veía bien. Otras que también se veían bien, pero que al hacerles zoom la foto aparecía con franjas de pixeles de colores. Al bajarlas a la PC, todas esa fotos estaban arruinadas; quedaron con gran parte del cuadro en color gris (un 25% de las 400 que saqué se perdieron. Empecé a probar la cámara, y de 10 fotos que sacaba unas 3 o cuatro fallaban (lo peor es que a simple vista se ven bien, pero el defecto se nota al hacer zoom en la cámara misma). Decidí probar con formatear la tarjeta de memoria, y asunto solucionado… empezó a sacar todas bien. Evidentemente como tu mencionas puede haber fallas en las tarjetas… por eso creo que es importante formatearlas y no solo borrar las fotos ya bajadas. Voy a tomar tu consejo de comprar otra tarjeta para llevar de muleto (me dijeron que ahora hay unas de alta velocidad)

    Saludos
    Gustavo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s