Día de inspiración fotográfica

¿Recordáis aquel artículo en el que comentaba la importancia de “sentir” las fotografías que hacemos? Pues bien, hoy ha sido uno de esos pocos días en los que se junta la llegada de la bendita inspiración y la actitud de salir a la calle con los ojos bien abiertos, de tal modo que mi largo paseo de esta tarde ha dado lugar a una serie de fotografías de las que me gustaría destacar especialmente dos que he hecho con mi querido ojo de pez:

Prisionera del viento

Prisionera del viento

Caminando por el nuevo recinto ferial me fijé en que en la inmensa valla metálica que rodea el perímetro había una hoja solitaria que se había quedado atrapada por culpa del viento. Pensé que podría ser una bonita metáfora de la soledad si conseguía plasmar la enormidad de la verja y retrataba a la hoja justo en el centro del encuadre, pero como estaba unos 20 o 30 cm por encima de la línea de mis ojos al final tuve que ponerme a hacer equilibrios con un pie en un banco y el otro en un pegote de cemento que sirve de soporte para el poste que se ve a la izquierda. Obviamente me hubiera venido muy bien (y en la siguiente fotografía todavía más) que mi cámara tuviera Live View y una pantalla abatible como la que lleva la Nikon D5000; pero como no dispongo de tal cosa tengo que apañármelas como sea para poder encuadrar la imagen a través del visor.

Adoquines

Adoquines

En este caso, la toma de esta imagen fue bastante menos discreta. Concretamente me puse a hacer una fotografía lo más simétrica posible (suelo huir de la simetría; pero hoy hice una excepción) en el centro de la calle Mayor a la altura de lo que hasta hace poco era “La Amstelería” y que ahora van a reconvertir en “La Española”. Lo que ocurre es que encuadrara como encuadrara pensaba: “Es la misma fotografía de siempre”, de modo que pensé que tal vez podría aprovechar que la calle es peatonal y la integridad física de los paseantes está a salvo para buscar un nuevo punto de vista.

Y el caso es que fui agachándome cada vez más hasta que me di cuenta de que si quería algo original tenía que bajar mi ángulo de visión más todavía, así que ni corto ni perezoso opté por tumbarme directamente sobre los adoquines consiguiendo así la perspectiva que se ve en la fotografía final. Me imagino que alguna de las personas que pasaban por allí se extrañaría un poco al ver a un tío tumbado boca abajo en medio de la calle haciendo fotos, y es verdad que algún otro día no hubiera “dado el cante” de esa manera; pero la verdad es que hoy es uno de esos días en los que te sientes creativo y te importa un bledo lo que piense el resto de la gente.

Bueno, pues ya sabéis: si un día veis por Alcalá a un tipo haciendo el mono con una cámara en las manos es muy posible que sea yo tratando de captar alguna imagen medianamente original. ¡No os asustéis!  😛

15 pensamientos en “Día de inspiración fotográfica

  1. ains ese ojo de pez…jejjeje que ganitas…mola, y ademas cada vez que veas esa foto recordaras que te tiraste al suelo sin importarte lo que pensara la gente y la disfrutaras aun mas… hay veces que como tu dices la inspiracion sale asi, sin pensar y otros que por mucho que quieras…nada…jejej

    muy guapa la segunda foto, me gusta mucho.

  2. Jajaja, no se que es más diverido, si estar buscando ángulos para tomar la foto, o ver las caras de sorpresa de los que te ven buscar ese ángulo… Sea lo que sea, vale la pena cuando ves resultados como los de estas imágenes! 🙂
    Saluditos!

  3. Luis, como ya llevo unos cuantos post por aqui me tomo la confianza de ponerte este comentario jejej :

    Leyendo antiguos post, en concreto en el que recopilas todo lo publicado de fotografia, un compañero te pide opinion sobre los tripodes…a lo que tu le contestas esto:
    “No sé, no es más que una manía; pero en mi forma de entender la fotografía no encaja muy bien cargar con un artilugio que cuando lo montas ATRAE LAS MIRADAS DE MEDIO MUNDO.”

    Y en seguida me he acordado de este post, imaginandote tirado en el suelo…seguro que te miraria mas gente que si sacas un tripode no? jajajaj la verdad que yo tambien odio cargar con el, pero algunas veces es indispensable…y si nos miran, sera por lo guapos que somos y nosotros lo valemos!!jejje
    saludos.

    • Sí, ya sé que puede resultar contradictorio, pero el tema es que odio el trípode no por lo que es, sino por lo que representa. La gente al ver un trípode enseguida se piensa que la fotografía es para un medio oficial o algo así y pierden la naturalidad. Y como lo que siempre intento en mis imágenes es reflejar el mundo tal y como lo veo (bueno, vale, no veo las cosas como se ven a través de un ojo de pez, pero me gusta tomarme ciertas licencias creativas de vez en cuando) por eso suelo renegar del trípode a no ser que sea para realizar exposiciones de varios segundos cuando es de noche cerrada (y hace más de dos años que no hago fotos de ese tipo).

      ¡Un saludo!

      • No si te entiendo perfectamente Luis, es mas, muchas veces solo verte con el “camaron” con el 55-250 + parasol ya se piensan que eres de El mundo o El pais jeje Era solo que me hizo gracia lo de que se fijaran en ti jeje…
        Yo la verdad que tambien trato de no usarlo, y la fotografia nocturna la practico poco ultimamente, tengo un tripode pequeñin de esos de bolsillo,que llevo siempre en la mochila, que plegado son 15cm, que si me surge que tenga que usar tripode pues le pongo en algun sitio solido y me saca del apuro…

        Seguimos leyendonos!!! saludos!!!

  4. Muy buena tu inspiración Luis, se ve reflejada en las fotos.

    La verdad esque la inspiración hace olvidarte del resto de cosas que pasan a tu alrededor y solo enfocas tu objetivo. Pero sí es verdad que también muchas veces haces unas fotos sin mas, y resultan que son de las mejorcitas. Si ya se juntasen las dos cosas….

    Respecto al tema del tripode yo también ando en lucha con el. Me suelo aprovechar muchas veces de apoyarla en una farola, un banco, poyete o cualquier cosa que me sirva y de firmeza; en los viajes uso a mi madre como tal apoyando la camara sobre su cabeza. Yo creo que tripode casi no lo he usado nunca, ahora si, con mi refles ya veré si lo necesito (seguro que si).

    Un saludo.

    • Buenas!

      Los ojos de pez son muy divertidos de usar y los resultados son espectaculares, pero hay que intentar dosificarlos un poco para que así no pierdan su capacidad de sorprender. Yo cuando lo uso me lo paso bomba, pero trato de que sea muy de vez en cuando.

      ¡Un saludo y gracias por comentar! 😉

  5. muy lindas las fotos…….lo de que la gente te pare y te pregunte también me ha pasado a mi……incluso me han preguntado que cuanto cobraba y a quien le vendía las fotos, jajajajaja……………
    por cierto, aún no me han enviado el 35mm…………..y ya hace mas de 4 meses!!!!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s