Aquellas fotografías de papel (1998)

1998 fue un año irrepetible: me saqué el carnet de conducir, físicamente estaba en plena forma, conocí a un montón de gente… Pero aunque no paré ni cinco minutos, no descuidé mi pasión por la fotografía, pues como en los años anteriores en Oropesa seguí combinando bicicleta y cámara para captar paisajes mediterráneos desde las alturas.

Verano de 1998

De aquel verano recuerdo con especial cariño la tarde en la que por primera vez subí a lo alto del monte Bovalar con mi cámara: una Ansco autofocus con motor de arrastre que viñeteaba muchísimo como se puede ver en las imágenes que ilustran esta entrada. Ya había estado en aquel lugar con anterioridad, pero nunca había podido captar en imágenes lo que se divisaba desde allí, así que a partir de ese día pude narrar con fotografías a mis amigos y mi familia cómo era ese lugar al que iba siempre que tenía ocasión sin importarme el esfuerzo a realizar para llegar a lo más alto del monte.

julio98_2

julio98_5

julio98_4

julio98_3

julio98

También hubo otras excursiones (tanto en Semana Santa como en verano) en las que pude fotografiar mar y montañas así como otros lugares pintorescos que hoy en día están prácticamente irreconocibles. Prueba de ello son las siguientes imágenes; y aunque en las dos segundas el paisaje no ha cambiado demasiado, la primera de las tres hoy en día sería imposible de localizar porque esa zona de pinadas hoy en día es una urbanización de chalets.

mayo98_2

mayo98

julio98_6

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s