Sesión fotográfica con el ojo de pez en Alcalá Magna

La noche del viernes salí a tomar algo con mi hermano y el novio de mi hermana (el ya conocido “señor Joe”), y como hacía varios días que no veía a éste último decidí llevarme la cámara con el Falcon 8mm fisheye f/3.5 montado en ella para presentárselo. Pues bien, por esos caprichosos azares de la vida fue la mejor elección que pude hacer en cuanto a objetivo, ya que las circunstancias que se dieron esa noche me hubieran impedido hacer las fotografías que ilustran esta entrada con cualquiera de las otras ópticas que poseo.

Tomando algo en el VIPS

La cosa es que saqué la cámara en el VIPS (nos hemos hecho tan habituales del lugar que hasta hemos accedido a hacernos socios  😀 ) mientras tomábamos  unas tortitas para mostrarle la óptica a Joe, que en ese momento se quedó con cara de ¿¿te has comprado un ojo de pez??. A continuación hice la fotografía de prueba que tenéis sobre estas líneas y en la que se puede apreciar la enorme profundidad de campo así como el tremendo ángulo de visión que es capaz de dar. Aunque Joe siempre me había dicho que no le hacían demasiada gracia este tipo de objetivos porque deforman las imágenes, cuando le puse la cámara en las manos empezó a hacer fotos sin parar flipando con lo que veía a través del visor y los resultados que obtenía en pantalla.

Hasta ese momento la cosa no había pasado de ser una simple demostración curiosa; sin una utilidad excesiva más allá de obtener un punto de vista poco habitual y la capacidad de transformar las líneas rectas en curvas. Sin embargo, cuando nos dirigimos al parking nos encontramos con que allí había montada una exposición de coches de ocasión con diversos elementos decorativos (incluido un Antonio Lobato de cartón) así como la recreativa oficial de la serie Inital D a la que mi hermano (fiel seguidor de dicho anime) no se pudo resistir a echar una partida a la que posteriormente se unió Joe.

Alcalá Magna a vista de pez

Con Lobato (pero de cartón XD)

Recreativa de Initial D

Y aquí es donde el ojo de pez mostró todo su potencial, porque en cuanto se pusieron a jugar aproveché para tratar de hacer alguna fotografía empelando está óptica tan particular que me permitió hacer encuadres muy curiosos sentado en el suelo, con la cámara entre los dos asientos y desde muy diversos lugares. Lo mejor es que aunque la iluminación era malísima (especialmente en el parking) pude hacer las fotografías a pulso empleando tiempos de 1/10 y 1/8 segundos gracias a la pequeñísima distancia focal del ojo de pez. ¡Mola!

Recreativa de Initial D

Recreativa de Initial D

Recreativa de Initial D

Recreativa de Initial D

Recreativa de Initial D

Como veis, al hacer planes uno puede saber cómo va a empezar la noche pero nunca lo que se va a ir encontrando por el camino. Y es que lo que empezó con una simple semi-cena en el VIPS se acabó convirtiendo en una competición de coches y una improvisada sesión fotográfica. El caso es que lo pasamos realmente bien, y eso es lo que importa, ¿no?

¡Saludos!

2 pensamientos en “Sesión fotográfica con el ojo de pez en Alcalá Magna

    • Es un efecto muy curioso, y además te permite meter la cámara en lugar pequeños y que entre de todo (fíjate que en una de ellas aparecen los dos jugadores y tenía la cámara colocada prácticamente entre ambos).

      ¡Un besito, Tere! 🙂

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s