Improvisación al poder

Ayer por la noche mi hermano y yo bajamos después de cenar a dar una vuelta. Ambos estábamos en casa un poco empanados viendo la tele y pensamos que sería más provechoso (y saludable) estirar un poco las piernas.

No sé por qué lo hice, pero ahora me alegro de haber cogido la cámara y montar el Nikkor AF 50mm f/1.8 D en ella. “Así al menos le daré uso” -pensé-. Y no me equivocaba, porque bajando por las escaleras se me ocurrió una fotografía bastante original:

En ese momento mi hermano estaba consultando el mail en su iPhone mientras atravesábamos una zona en penumbra, así que le dije que nos podíamos acercar al jardín a ver si era capaz de captar con la cámara el brillo de la pantalla en su cara. Dicho y hecho: se sentó apoyado en una palmera para no moverse absolutamente nada, usé la bolsa de la cámara a modo de trípode (me lo he olvidado en Alcalá y ya lo he echado de menos un par de veces 😦 ) e hice una prueba que no quedó mal del todo y que me hizo ver que la fotografía era posible.

Viendo que las expectativas eran buenas, ajusté el ISO a 400, elegí un tiempo de exposición de un segundo, abrí al máximo el diafragma y disparé con ayuda del control remoto para que la cámara no vibrara lo más mínimo. El resultado nos convenció a ambos, así que me gustaría compartirlo con vosotros sobre todo porque para ser una foto completamente improvisada la iluminación (consistente en una farola que había por allí) le ha dado un aire bastante original.

Mi hermano consultando el e-mail bajo una palmera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s