Después de un montón de años he cambiado de reloj

Hace unos meses os hablé del reloj que hasta hace apenas un rato me solía acompañar siempre. Un curioso modelo con más de 10 años cuya correa elástica y sus manecillas en forma de espinas de pescado suelen llamar la atención de mi interlocutor a la vez que presenta la ventaja de ser comodísimo de llevar. Como se ajusta a la muñeca sin apretar demasiado pueden pasar días enteros y olvidarte de que lo tienes puesto; pero claro, tiene dos inconvenientes:

Por un lado no es resistente al agua, por lo que incluso para darme una simple ducha tenía que andar poniéndomelo y quitándomelo. Teniendo en cuenta lo despistado que soy para ese tipo de cosas tan mecánicas, más de una vez me he dado cuenta de que lo tenía puesto ya metido en la ducha y me ha tocado hacer malabarismos para dejarlo en la estantería del baño.

Por otra parte, no casaba demasiado con mi atuendo en la oficina: si vas con una camiseta y zapatillas pega muy bien; pero cuando vistes con camisa y zapatos, un reloj tan brillante y de aspecto desenfadado “canta” un poco más de la cuenta. Buscaba, por tanto, un término medio (yo siempre llevo el mismo reloj; paso de andar cambiándomelo según la ropa que lleve) que me sirviera tanto para cuando voy más o menos “formal” como para cuando me lanzo a la calle con unos vaqueros viejos y una camiseta de Barrio Sésamo.

Así que nada; sin tener ninguna idea preconcebida de marca, modelo o presupuesto y haciendo caso a uno de esos “impulsos consumistas” que de vez en cuando experimento :mrgreen: , me acerqué esta misma tarde a la relojería Román situada en la Calle Mayor; lugar donde suelo acudir siempre que hay que cambiar alguna pila o correa.

Al final, después de un par de minutos hablando con la chica de la relojería, me decanté por un modelo de Lotus bastante sencillo (fecha y hora; no necesito más), con caja y correa de titanio y de un tamaño más o menos contenido, pues en mis finústicas muñecas no pegan absolutamente nada relojes mastodónticos. Me tiró mucho lo del titanio porque hace años ya tuve un modelo de este material que me gustaba especialmente por su poco peso y porque es un metal extremadamente resistente que no se pone feo con el paso del tiempo. Tal vez sea una simple manía, pero si llevo algo en las muñecas ha de lo suficientemente ligero como para no acordarme de que está ahí al caminar o al teclear. Por cierto, aquel modelo que os digo murió cuando Joe decidió comprobar en la piscina sin mi permiso si era resistente al agua… 😦

A grandes rasgos os puedo comentar que se trata del modelo denominado 15327/1 (un nombre todavía más intuitivo que los que emplea Nokia para sus teléfonos móviles), pesa 54 gramos, es de color gris mate, la esfera tiene el fondo blanco con números negros en cursiva, la caja tiene un espesor de apenas 7 milímetros y es resistente a la inmersión hasta 50 metros. De todos modos, os pongo una fotografía del reloj en su estuche, que será más explicativa que cualquier texto descriptivo que pueda escribir.

Lotus 15327/1

En fin, reconozco que la compra de este reloj ha podido tener una cierta componente de capricho más allá de una necesidad real, pero… ¿Acaso no nos merecemos todos que nos regalemos algo de vez en cuando?  😉

Anuncios

22 pensamientos en “Después de un montón de años he cambiado de reloj

  1. Asi que eres de esos raros que lleva reloj… xD Yo sólo me lo pongo para el gimnasio… el resto, a tirar de móvil (como en el curro siempre hay algún PC cerca, pues se mira la hora en la esquinita del XP y ya está xD)

  2. igualito que el de mi hermana, pero el de mi hermana con la esfera en azul 😀
    Yo también tengo uno de titanio, pero de Viceroy (es titanio incluso la tapita de atrás que cierra la caja), lo compré cuando hablar de titanio era decir un “material exótico” y que en muchas partes ni habían oído hablar de él.

    Ahora mismo está apartado por algún rincón -funcionando aún- porque llevo el móvil siempre conmigo, y, teniendo el móvil, ¿para qué se necesita reloj?

    Por cierto, esos de Lotus tienen fama de un cierre bastante endeble, mi hermana lo lleva cambiando dos veces, aunque en tu esfera se ven mejor los números que en el de ella.

    No has puesto cuánto te ha costado… el de mi hermana no sé, pero el mío me salió por unas 30.000 pesetas de aquélla (tuve que ahorrar bastante para comprarlo, no creas 😀 )

  3. Yo soy totalmente pro-reloj. Está muy bien que siempre llevéis el móvil encima, pero hay determinados sitios donde no debería sacarse (por ejemplo, en medio de un examen, como hacen mis alumnos pese a que les exijo que lo apaguen -no silencien, apaguen).

  4. A los examenes tambien lo llevo/llevaba… lo que pasa es que hace por lo menos un año y medio que no voy a ninguno.

    Y si lo sacan en medio del examen cuando les has dicho que no se puede… estacazo de -1 punto como hacían los curas por levantar la cabeza del pupitre xDD

  5. Hombre Maza, si los alumnos son adolescentes vale, pero en la facultad mientras con el móvil no molesten y sea evidente que no están haciendo un uso fraudulento de él, no hay problema. Vamos, yo en los exámenes suelo tenerlo por ahí encima de la mesa calladito, no molesta a nadie.

    En el resto de sitios donde sí lo apago (teatro, cine, etc) me importa un carajo qué hora sea! :-p

  6. Veo que sois bastantes los que no lleváis reloj (bueno, y mi hermano, sin ir más lejos). Yo tengo la costumbre de llevarlo desde pequeño y no soy capaz de mirar la hora en el móvil, por lo que no me veréis jamás sin reloj (de hecho no me lo quito ni para dormir, y así se me queda siempre la marca blanca en la muñeca tras el verano).

    Por cierto, me costó 99 euros; como veis un precio bastante ajustado. Y no es que fuera una oferta, sino que es su precio oficial; precio que me parece más que bueno teniendo en cuenta que un Festina de acero normal y corriente salía por 75 euros.

    ¡Un saludo a todos! (pro-relojes o anti-relojes 😛 )

  7. Mi reloj murió…mi muñeca se sintió triste durante mucho tiempo…pero creo que ha empezado a superarlo…llegará otro reloj que la haga feliz seguramente…pero esta ahi esperando la pobre…

  8. Yo antes también era, no sin mi reloj!! No me lo quitaba nunca.. Pero la verdad q hay un momento en el q te lo empiezas a quitar.. y ya no lo hechas de menos, hasta en mi ultimo cumpleaños me regalaron uno precioso… el cual me pongo en contadas ocasiones.. Eso sii, el día q se te olvida en móvil en casa, lo tienes sin batería.. Vas perdida!!! Me alegro por tu nuevo reloj y te dure muchos años igual q el otro.bss

    • Me parece a mí que soy muy clásico para esto del reloj, porque jamás he usado el móvil para mirar la hora. Me parece un gesto mucho más simple y natural mirar la muñeca que sacar el teléfono.

      ¡Un saludo! 🙂

  9. muy bonito reloj, a mi me gustan, pero hace años que no uso uno, por cosas de la vida un reljo que me regalaron dejo de funcionar y no tuvo arreglo… desde ahi no volvi a usar reloj…. quizas deberia pedir que me regalen otro je je 🙄

    • Bueno, claro, no hay modo más radical de dejar de usar reloj que estropeándose. Pues nada, tú díselo así como quien no quiere la cosa a amigos y familiares y a lo mejor para tu próximo cumpleaños tienes reloj nuevo 😛

      ¡Un besito!

  10. Yo tampoco soy relojero sino movilero, o “no-clocker” ;P, hace como 3 años que lo dejé de usar porque pasé 2 meses en un hospital malito.

    Pero hace un tiempo estuve buscando un reloj parecido al tuyo para mi padre que es mayor y necesitaba que tuviera todos los números y una pantalla grande.

    Casi no lo encuentro a tiempo de su cumple como lo quería y a un precio decente, al final compré éste:

    Reloj-Potens

    Me costó 60 euros hace un par de años, y miren la marca, así que me parece que has hecho una buena compra, barato para ser esa marca y de titanio.

    Pero vamos, que no envidio tu reloj, más envidio tu Eee o tu cámara.

    • ¡Cielos! Está claro que soy una especia en vías de extinción, porque el otro día me lo quité para mirar una cosa escrita en la parte trasera de la caja, se me olvidó ponérmelo, me fui a la calle… ¡y me sentía rarísimo sin él! :mrgreen:

      ¡Un saludo!

  11. DESDE JULIO DE 1999 HASTA LA FECHA DE HOY QUE ES DICIEMBRE DE 2010 LLEVO USANDO MI RELOJ CASIO F-94W, ES DECIR MAS DE 11 AÑOS ININTERRUMPIDOS Y EN ESE LAPSO 2 PILAS LO CAMBIÉ EN EL AÑO 2001 Y 2006, SERÍA UNA TRISTEZA PARA MÍ SI ALGÚN DÍA LO LLEGARA A PERDER, EN 4 OCASIONES ESTUVE A PUNTO DE PERDER A MI QUERIDO RELOJ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s