Geoposicionando nuestras fotografías

Hace ya unas semanas que os hablé de Panoramio; un servicio en Internet cuya utilidad es visualizar sobre un mapa las fotografías que vamos haciendo para ver de una manera gráfica e intuitiva por dónde hemos estado usando nuestra cámara.

Hasta ahora he situado sobre dicho mapa las fotografías “a mano”; lo cual es lento aunque no complicado si están hechas en algún lugar conocido, pero todo un infierno si ha sido disparadas en medio de algún lugar no identificable (una autovía, el trayecto de un barco…). Para estos casos el posicionamiento mediante un sistema GPS va a ser nuestro mejor aliado, pues nos va a dar nuestra posición con una precisión de apenas unos metros en cualquier parte del mundo siempre que estemos a cielo abierto, quedando el punto de disparo de la imagen perfectamente definido.

Accesorios específicos para geolocalizar fotografías

Hay aparatos diseñados para acoplarse en la zapata del flash de algunas cámaras digitales (sin ir más lejos, Nikon comercializa uno llamado GP-1) que no son otra cosa que un receptor GPS que almacena las coordenadas del lugar donde hemos disparado la fotografía y las almacena directamente en los datos EXIF de la toma.

nikon-gp1

Nikon GP-1 montado en una D90

Estos aparatos son bastante caros y están enfocados a gente que realiza grandes trabajos de exploración que han de ser cuidadosamente documentados, quedándose un poco “grandes” para la mayoría de los usuarios que emplea esto del geoposicionamiento como un simple medio de colocar sus fotos en el mapa sin perder demasiado tiempo en ello.

Por otra parte, Sony tiene a la venta un aparato más sencillo denominado GPS-C1 pero casi igual de funcional que el que os comentaba hace un momento: se trata de un pequeño receptor en forma de llavero que va almacenando las coordenadas GPS cada cierto número de segundos almacenándolas en una memoria interna. Esto nos va a permitir añadir esas coordenadas a las fotografías realizadas mediante una sencilla comparación entre la hora del GPS y la de la cámara (para lo cual han de estar perfectamente sincronizadas) que se encarga de realizar el software que Sony incluye con su unidad.

Sony_GPS-CS1_2

Lo peor del primer método (el receptor acoplado en la zapata del flash) es que son aparatos diseñados para cámaras específicas porque es necesario un intercambio constante de información entre el receptor GPS y el cuerpo de la cámara mediante una conexión por cable. De hecho, el modelo comercializado por Nikon sólo sirve para sus propias cámaras réflex de gama media-alta comercializadas en los últimos meses (de la D90 para arriba). Lo mejor de estos dispositivos es que no hay que realizar ningún proceso posterior, pues desde el momento en que pulsemos el disparador las coordenadas GPS quedarán grabadas en los datos EXIF de la fotografía.

Sin embargo, el receptor GPS “independiente” tiene la ventaja de que sirve para cualquier aparato capaz de captar fotografías, pues lo único que hace falta es que las horas de ambos dispositivos estén sincronizadas al segundo, valiendo por tanto incluso para la cámara de un teléfono móvil. En caso de emplear uno de estos receptores GPS vamos a ver que el proceso es algo más laborioso, pero también mucho más flexible y, sobre todo, barato.

El aparato que Sony sacó a la venta hace ya unos cuantos meses fue la punta de lanza de un movimiento que ha puesto la geolocalización muy de moda y al alcance de todo el mundo, pues internamente dicho receptor apenas difería de los que ya se encontraban en el mercado, siendo necesario únicamente desarrollar un software con una funcionalidad similar al comercializado por el gigante japonés de la electrónica.

Y una vez puestos en situación, vamos a ver qué debemos hacer para introducir nuestras coordenadas GPS en las fotografías que hagamos.

Usando nuestro propio receptor GPS

Para realizar este proceso con nuestra propia cámara (sea la que sea) sólo nos van a hacer falta dos cosas:

– Un receptor GPS de tipo datalogger (memoria interna para almacenar los datos de posición que vaya generando)

– Un software específico que se encargue de introducir las coordenadas GPS en las fotografías realizadas.

En mi caso particular, tengo la suerte de que ya contaba con un receptor GPS con las características necesarias: se trata del Woxter BT-Tracer 100 del que hice una review en los primeros días de este blog. Un sencillo y pequeño aparato que podemos configurar para que grabe los datos de un máximo de 25000 puntos a una velocidad máxima de un punto por segundo; más que suficiente para poder almacenar una larga ruta con detalle.

GPS Woxter BT-Tracer 100

Por su parte, el software que empleo para introducir los datos GPS en las imágenes es un plugin para Adobe Lightroom que creó un usuario hace ya un tiempo y que podéis encontrar en http://regex.info/blog/lightroom-goodies/gps . Se trata de un software donationware que funciona muy bien y de una manera bastante sencilla, pero para su instalación es absolutamente necesario poseer Adobe Lightroom 2.

El proceso no es ni mucho menos complejo, pues a grandes rasgos de lo que se trata es de descargar las fotografías al ordenador como solemos hacer habitualmente, transferir también los datos que ha ido grabando el GPS durante nuestro periplo fotográfico y a continuación dejar que el software apropiado se dedique a comparar las horas de ambos elementos y vaya introduciendo en los datos EXIF de cada imagen las coordenadas GPS correspondientes.

Dos ejemplos prácticos de geolocalización

1. Ruta a pie

Mi primer contacto “serio” con el geoposicionamiento de fotografías tuvo lugar el pasado 1 de Mayo; día en el que me fui a Madrid de visita aprovechando para llevarme mi D40 y el receptor GPS que os decía antes. Encendí el GPS nada más salir de Alcalá, lo metí en un bolsillo exterior de la bolsa de la cámara y estuve disparando fotografías durante todo el día, sincronizando los datos al regresar a casa y llevándome la sorpresa de la gran precisión general del posicionamiento de las mismas.

Si echáis un vistazo a los datos EXIF de las fotografías que conformaban la entrada en la que os relataba mi paseo por la calle de Alcalá veréis que todas ellas tienen coordenadas GPS integradas. De ese modo, en cuanto se suben las fotografías a Flickr o a Panoramio, estas se colocan automáticamente sobre el mapa ahorrándonos un rato de trabajo en busca del lugar preciso desde donde fue disparada la fotografía.

Evidentemente, los GPS en ciudad a veces tienen ligeras desviaciones porque la señal no llega con toda la calidad necesaria al estar moviéndonos entre edificios altos, pero en general, si os fijáis en mi mapa de Flickr acercándoos a la zona comprendida entre Manuel Becerra y la calle Goya, veréis que las fotografías están localizadas en su correcto lugar de toma (siempre que conozcáis esa zona, claro  😉 ) y que coinciden con el recorrido marcado en rojo en la siguiente captura de Google Earth, que no es otra cosa que mis propios pasos aquel día por las calles de Madrid grabados por el receptor GPS que llevaba conmigo.

Recorrido a pie entre Manuel Becerra y la calle de Alcalá

En color rojo, track generado y exportado a google Earth a partir de mi recorrido a pie entre la plaza de Manuel Becerra y la calle Goya (pinchad en la imagen para verla a su resolución original de 1920 x 1080)

2. Disparando desde el coche

Como segundo ejemplo os pongo una fotografía que realicé antes de entrar en Madrid a primera hora de la mañana para demostrar la utilidad práctica de localizar una fotografía cuando no tenemos una referencia muy clara para emplazar el lugar de disparo. En este caso podríamos intuir dónde ha sido realizada viendo los edificios del entorno y la vegetación, pero imaginaos una situación parecida en un tramo de la A-3 entre Cuenca y Valencia donde hay kilómetros y kilómetros de paisaje muy similar.

Por supuesto, al tener las coordenadas GPS en los datos EXIF la fotografía ha sido situada automáticamente en el mapa de Flickr, del que también os ofrezco una captura para que os hagáis una idea de la precisión de este método de geolocalización de imágenes.

Entrando a Madrid por la A-2

Entrando a Madrid por la A-2. Al fondo se ven los edificios de Avenida de América

Captura

La entrada a Madrid por la A-2 en mi mapa de Flickr. La fotografía anterior está tomada en el punto rosa que se ve en la parte superior derecha de la imagen con el coche avanzando hacia la izquierda.

Resumiendo

El empleo de esta técnica de geolocalización de fotografías es realmente simple: como veis, el único secreto consiste en tener perfectamente sincronizadas las horas de la cámara y el receptor GPS. Algo realmente sencillo de lograr, pues el GPS tiene la hora perfectamente ajustada gracias a que se sincroniza automáticamente con los relojes atómicos de los satélites y la cámara la podemos sincronizar con la hora del ordenador, que se actualiza frecuentemente con algunos servidores horarios de Internet que son casi igual de precisos.

Tras la sesión fotográfica ya sólo nos queda descargar al ordenador tanto las imágenes en si como el track extraído del receptor GPS para “unirlos” con el software apropiado (yo empleo el plugin que os decía antes para Lightroom, pero hay más programas disponibles para este fin) y tener nuestras fotografías perfectamente localizadas.

Una vez terminado el proceso ya tendremos nuestras fotografías con las coordenadas GPS introducidas en los datos EXIF de la fotografía, por lo que cualquier programa o servicio online que sea capaz de reconocerlos hará uso de ellos y sabrá colocar nuestras imágenes sobre el punto del planeta en el que fueron realizadas.

* Todos los artículos de este tipo en https://luipermom.wordpress.com/fotografia

6 pensamientos en “Geoposicionando nuestras fotografías

    • Esa es, precisamente, la gracia del tema; y sabiendo la localización de la fotografía con tanta precisión, los recuerdos son todavía más intensos si cabe.

      Gracias por comentar. ¡Un saludo, Alcalaína! 😉

  1. Sempre usei os dois equipamentos: GPS + Máquina Fotográfica, pois trabalho com animais silvestres e a localização do registro é muito importante. Mantinha as informações anotadas apenas no meu banco de dados. Ainda não uni as informações no lightroom, mas esta foi uma dica de GRANDE IMPORTÂNCIA! Gracias!!!!!!!!!

    • En mi caso lo de la geolocalización es por probar algo nuevo, pero tú lo haces por trabajo, así que sabrás mejor que nadie lo útil que es este sistema. A mí me parece algo muy útil, la verdad.

      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s