La historia de la Gameboy

En la historia de los videojuegos hay una máquina aparecida en 1989 que entró en los hogares de muchos millones de personas gracias a juegos simples y adictivos, un hardware duradero y resistente, una filosofía tranquila y un precio asequible: la Gameboy. Tal fue la popularidad del modelo original que la saga se reencarnó varias veces para adaptarse a los nuevos tiempos vendiendo la friolera de más de doscientos millones de unidades hasta que el éxito de la relativamente reciente Nintendo DS acabó por sacarla precipitadamente de los planes de la compañía japonesa a mediados del 2006.

Familia Gameboy (II)

Esos diecisiete años dieron para mucho, y puesto que he tenido la suerte de poseer todos los modelos (que no versiones) de esta fantástica máquina que fueron apareciendo en el mercado, hoy  me gustaría echar la vista atrás y repasar con vosotros Gameboy a Gameboy un pedazo grande de la historia de los videojuegos portátiles. ¡Espero que disfrutéis del viaje!

Gameboy (1989)

Gameboy

El modelo original de la consola portátil por excelencia de Nintendo apareció en Japón el 21 de Abril de 1989. Sus creadores (el mismo equipo que desarrolló las Game & Watch) apostaron fuerte por ella, pero no imaginaban que años después el éxito de la máquina superaría todas las expectativas y se convirtiría en un fenómeno a escala planetaria.

La primera Gameboy contaba con un microprocesador de 8 bits a 4,16 MHz, 8 KB de memoria RAM, pantalla con cuatro niveles de verde (sí; verde) sin ningún tipo de iluminación, regulación de contraste y 160 x 144 pixels de resolución. También contaba con puerto de comunicación para jugar en multijugador con otras Gameboy, conector para auriculares y regulación de volumen. De la alimentación se encargaban cuatro pilas AA que nos permitían jugar más de 20 horas seguidas con la consola.

Los cartuchos de los juegos (con una capacidad máxima de 8 Mb) se insertaban en una ranura que la máquina tenía en su parte superior y para controlarlos disponíamos de una cruceta digital de cuatro direcciones, dos botones A y B así como los habituales pulsadores de Select y Start; controles que estarían presentes en toda la gama, pero a los que se añadirían en modelos más avanzados un par de pulsadores más.

Recuerdo con cariño esta consola porque fue mi primera portátil después de las Game & Watch. Este tipo de máquinas siempre me han llamado más la atención que las consolas de sobremesa por darme la oportunidad de jugar una partida en cualquier lugar y situación, así que la Gameboy para mí es todo un referente y una piedra angular en mi infancia.

Gameboy Pocket (1996)

Gameboy Pocket

Aunque hoy en día mucha gente se extraña de que Nintendo tienda a revisar todos sus productos y dotarles de un menor tamaño, esta práctica la viene realizando desde la creación de este modelo, pues el resultado fue muy bueno para las arcas de la compañía.

La Gameboy Pocket apareció siete años después que el modelo original y tenía exactamente sus mismas prestaciones pero en un formato mucho más reducido (una estrategia que se repetiría en el último modelo de la saga) y contando con una pantalla que pasó a ser gris en vez de verde. La alimentación corría a cargo de un par de pilas AAA que, si bien no duraban tanto como las cuatro que alimentaban al modelo anterior, daban suficiente autonomía como para realizar un viaje largo sin preocuparnos de nada (aproximadamente 10 horas).

Pantalla GBP

Había un par de periféricos bastante curiosos diseñados para esta máquina pero que también eran compatibles con la GB original y con los modelos que llegaron posteriormente. Se trata de una cámara digital que se acoplaba a la consola como si de un cartucho cualquiera se tratara y de una impresora para poder sacar en papel las fotografías que hacíamos con la cámara. Tenéis a continuación una fotografía de la cámara en plena acción con su capacidad de captura en cuatro niveles de gris.

Gameboy Camera en acción

La Pocket fue una consola de muy reducido tamaño y cuya calidad de pantalla estaba a años luz de lo que se estilaba por aquellas épocas. Cierto es que no tenía color, algo muy criticado por ciertas personas sabiendo que las consolas de la competencia lo habían incorporado en sus pantallas hacía ya años, pero la familia Gameboy jugaba la baza de la diversión por encima de las virguerías técnicas.

Gameboy Light (1997)

Gameboy Light Skeleton Famitsu Edition & Bubble Bobble

La gameboy Light es, en esencia, una GB Pocket con una retroiluminación de pantalla azul al estilo de los relojes Casio y alimentación mediante dos pilas AA que daban 20 horas de autonomía con la luz apagada y 12 con esta encendida. Son máquinas que nunca se comercializaron oficialmente fuera de Japón, y por lo tanto son difíciles de encontrar a no ser que recurramos a eBay y similares.

Sin embargo, mi relación particular con la GB Light proviene precisamente de una tienda de artículos de segunda mano en Madrid donde vi una en color plata a bastante buen precio (creo que eran unos 18 euros) allá por el año 2002. Obviamente estaba dispuesto a comprarla sin pensármelo dos veces, pero cuando eché mano a mi cartera me di cuenta de que no llevaba dinero suficiente, así que di media vuelta y me encaminé con paso rápido a casa de mi abuela para obtener un “préstamo” rápido.

Con el dinero ya en el bolsillo volví a la tienda y me encontré con la desgracia de que la consola ya había sido vendida, de modo que me quedé con cara de idiota, una gran decepción y haciéndome la promesa de conseguir una GB Light del modo que fuera. Durante los días siguientes estuve dando vueltas por tiendas de Internet en busca de alguna Gameboy Light, pero la cosa estaba muy complicada de encontrar hasta que un buen día me llegó un e-mail de un tipo inglés que había leído un mensaje mío en un foro y que decía estar dispuesto a venderme una Gameboy Light “un poco especial”.

Gameboy Light Skeleton Famitsu edition box (front)

Gameboy Light Skeleton Famitsu edition box (rear)

Se trataba de la Gameboy Light Skeleton Famitsu Edition; concretamente el modelo MGB-101. De color transparente y edición limitadísima. La consola fue creada para celebrar el número 500 de la revista japonesa de videojuegos Famitsu y se fabricaron exactamente 5000 unidades: 4500 de ellas en un blister de plástico y 500 en caja de cartón, que es precisamente la versión que a mí me estaban ofreciendo.

Me gustaría comentar que la diferencia entre un tipo de empaquetado y otro coincide con la forma de distribución de la máquina. Por lo que he podido investigar (hay muy poca información en Internet de esta rarísima versión de la Gameboy) la versión en blister se vendió en el propio evento realizado en Japón para celebrar el aniversario de Famitsu. La versión en caja de cartón, sin embargo, sólo se podía conseguir por encargo y se enviaba por correo a su destinatario. De ahí que sólo haya 500 de ellas en el mundo (499 y esta :mrgreen: ).

Ahora bien, la exclusividad se paga, y la consola me salía por un pico; era muchas veces más cara que aquella que había visto en Madrid días atrás, pero también representaba mi única oportunidad de hacerme con una Gameboy Light. Por otra parte, mi situación económica por aquella época no era muy desahogada que digamos, y al final lo que hice fue comprar la consola a medias con mi hermano (algo que todavía no se lo he podido agradecer lo suficiente, porque si no llega a ser por él adiós Famitsu Edition).

Gameboy Light Skeleton Famitsu Edition (II)

Vale, gastarse los cuartos era un problema, pero no lo era tanto como la poca seguridad de aquel negocio. Era un tipo inglés que me ofrecía su consola nueva a estrenar y del que sólo tenía un nombre, una dirección de e-mail y un número de cuenta bancaria en Inglaterra. Si me quisiera timar no tendría ningún problema, pues todo sería su palabra contra la mía en una denuncia entre dos personas a más de 1000 Km de distancia. Sin embargo el tipo infundía confianza y, pese a todo, mi hermano y yo decidimos dar el paso realizando la transferencia.

Pasaron un par de días y James (así se llamaba el vendedor) nos comentó que el paquete ya había sido enviado. Contuvimos la respiración y al cabo de una semana y pico el cartero trajo un paquete certificado con origen en Londres. Un paquete cuyo contenido nos maravilló al abrirlo y nos hizo ver que teníamos algo entre manos único y especial.

Obviamente nunca hemos usado esa consola. La encendimos el primer día para comprobar que funcionaba y se acabó. Sólo la sacamos de su caja para hacerle fotos muy de vez en cuando y nada más, pues no es una máquina para llevar a la calle y usarla alegremente. Con el reducido número de ellas que hay circulando por el mundo, cualquier mínimo daño que se pudiera producir por su uso sería un verdadero desastre para nosotros. Por eso, nuestra GB Light Skeleton la consideramos una verdadera reliquia de la que prometimos no desprendernos jamás; y lo vamos a cumplir, pues desde que lo comentamos por aquel entonces en un par de foros, nos han llegado ofertas por ella que han llegado a duplicar lo que nos costó, pero ni aún por esas nos desharemos de este pequeño tesoro. No es por el coste; es por lo que significa; y es que sus controles fabricados en un blanco inmaculado así como el reborde de la pantalla en el mismo tono y su suave retroiluminación azul, hacen de esta máquina un ejemplar único e irrepetible.

Por cierto, a modo de curiosidad me gustaría señalar que aunque por Internet hay algunas imágenes de esta pequeña consola, siempre son las de la versión en blister; no apareciendo ninguna de la versión en caja de cartón que os estoy mostrando. Precisamente acabo de comprobar que han enlazado un par de imágenes de esta reportaje en una entrada de Tiny Cartridge contando esto mismo que os digo ante la sorpresa de sus lectores.

Gameboy Light Skeleton Famitsu Edition (I)

Sé que ni mi hermano ni yo volveremos a hacer una locura como esta para conseguir una videoconsola por muy exclusiva que sea; y mucho menos para tenerla “de adorno” en casa. Sin embargo, cada vez que vemos la caja de esta Gameboy tan especial, siempre recordamos los días de angustia que pasamos hasta que estuvo en nuestras manos.

Gameboy Color (1998)

Gameboy Color

La llegada del color a la familia Gameboy no fue la anunciada revolución en nuestros bolsillos que Nintendo anunció al presentar la máquina. La paleta constaba de 32000 colores, pero la consola sólo podía mostrar 52 de ellos en pantalla al mismo tiempo. Del mismo modo, la ausencia de iluminación en la pantalla supuso esta vez un problema más serio, pues la esta era más oscura que en modelos precedentes y se necesitaba una buena luz detrás de nosotros para jugar confortablemente. Dos pilas AA daban una autonomía de unas 20 horas de juego.

Los juegos iban un poco más allá de los aparecidos para las dos máquinas anteriores, y aprovechando la llegada del color y el nuevo formato de cartuchos, aparecieron nuevas entregas de títulos ya conocidos en los que apenas cambiaba el aspecto gráfico. Me gustaría aprovechar para comentar en este punto que mi mayor decepción con esta máquina fue la versión de Carmageddon, pues aunque el original era un juego tridimensional y espectacular en PC, en la pequeña máquina de Nintendo consistía en un simple mata-mata de cochecitos en el que todo se veía “a vista de pájaro” y cuya calidad general era realmente patética. Las 6000 pesetas peor invertidas de toda mi vida tienen forma de cartucho.

Precisamente hablando de los cartuchos, hay que mencionar que además de los habituales de color gris originarios de la Gameboy (que podían ser jugados con varias paletas de cuatro colores a elegir durante el encendido de la máquina), aparecieron en el mercado juegos en cartucho negro que eran compatibles con ambos tipos de consola y juegos en cartucho transparente que sólo funcionaban en la GB Color.

Pantalla GBC (I)

Sin ser ni mucho menos  una mala consola, la GB Color fue vista por mucha gente como una simple actualización menor para no perder el tren de un mercado en el que Nintendo reinaba a sus anchas sabiendo que cualquier nuevo producto se vendería por millones. Sin embargo, la verdadera revolución llegaría tres años después.

Gameboy Advance (2001)

Gameboy Advance

La Game Boy Advance (más conocida como GBA) sí que supuso un importante salto de calidad con respecto a las primeras máquinas.Esta vez se rompió en gran parte con los esquemas del pasado y se empleó una configuración horizontal para los botones, a los que se incorporaron dos gatillos denominados “L” y “R” en la parte superior de la consola y una gran pantalla a color (aunque todavía sin retroiluminación) de 2.9 pulgadas en el centro de la misma.

Los cartuchos de GBA eran de un tamaño mucho más reducido y compatibles únicamente con esta máquina, pues el hardware de las anteriores Gameboy nada tenía que ver con el de la Advance (aunque la GBA sí que aceptaba cartuchos de GB y GB Color); comenzando por su microprocesador, que ahora pasó a ser un ARM de 32 bits funcionando a 16.8 MHz. La alimentación corría a cargo de dos pilas AA que duraban unas 15 horas según los datos de la propia Nintendo.

Pantalla GBA (I)

La pantalla pasó a tener 240 x 160 píxels y podía mostrar 32768 colores en pantalla al mismo tiempo (prácticamente un píxel de cada color). La ausencia de retroiluminación hacía que tuviéramos el mismo problema con la luz que sucedía con la GB Color, y es que sin una iluminación ambiental intensa, muchos juegos eran prácticamente imposibles de visualizar; siendo el caso más extremo el de Castlevania: Circle of the Moon, pues al tener unos gráficos muy tenebrosos, hubo usuarios que se quejaron amargamente a Konami, que realizó un apartado gráfico más luminoso en los dos títulos siguientes que salieron para esta máquina (aunque por suerte, la GBA sería la última Gameboy sin iluminación “de serie” en la pantalla).

Pantalla GBA (II)

Lo mejor de la GBA es, sin duda, su extenso y genial catálogo de software. Para ella aparecieron algunos de los mejores títulos portátiles que existen, y se nos hará la boca agua al recordar juegos como Mario Kart, Metroid Fusion, Zelda Minish Cap, Wario Ware Inc, Castlevania Aria of Sorrow, Golden Sun, Boktai… Títulos que a día de hoy todavía suenan con fuerza por los foros de todo Internet y que muchos usuarios recordamos con una sonrisa.

Gameboy Advance SP (2003)

Gameboy Advance SP

La Gameboy Advance SP (GBA-SP para los amigos) es una versión mejorada de la anterior consola de Nintendo. Por fin teníamos una pantalla iluminada (consistente en una especie de “tubo fluorescente” en la parte inferior)con la que podíamos jugar en plena oscuridad al tiempo que se adoptó un revolucionario diseño plegable que luego se repitió en la Nintendo DS de tal forma que protegía la pantalla de golpes y arañazos. La alimentación por su parte pasaba a ser tarea de una batería de litio que nos evitaba tener que ir con los bolsillos llenos de pilas. Por fin la Gameboy dejaba de ser un juguete para ser una consola algo más seria, pues el aspecto cromado de su carcasa le hacía ganar muchos puntos en cuanto a elegancia.

Aparecieron mil y una versiones de la SP y se vendieron millones de ellas en todo el mundo. La consola fue todo un éxito y fuimos muchos los que nos lanzamos de cabeza a hacernos con una de ellas. A nivel particular, he de decir que es la máquina que más me ha fascinado de todas las que he tenido y con la que más he aprendido sobre videojuegos. En ella descubrí la saga Wario Ware y partir de ahí ya nada volvió a ser lo mismo. Además, era retrocompatible con todos los cartuchos de las máquinas anteriores (al igual que lo era la GBA), lo que le daba un valor añadido al poder jugar con cualquier título aparecido anteriormente para las portátiles de Nintendo.

Pantalla GBA-SP

Sin embargo, nada dura eternamente, y pocos meses después de sacar al mercado la GBA-SP, en Nintendo empezaron a diseñar la que sería el último escalón de la familia Gameboy. Una encarnación que fue poco menos que puntual, pues al poco tiempo de aparecer en el mercado, la compañía japonesa anunció que centraba todos sus esfuerzos en la DS y dejaba de lado la familia Gameboy.

Gameboy Micro (2005)

Gameboy Micro

Como os comentaba, la Gameboy Micro fue la última de la saga en aparecer en el mercado. Nintendo la sacó en Europa en Noviembre de 2005 y más o menos para la primavera siguiente decidió descatalogarla porque sus cifras de ventas no fueron excesivamente altas. La DS estaba ya en plena acaparación del mercado portátil y la más pequeña de las Gameboys no tuvo ninguna posibilidad de sobrevivir.

Sea como sea, la máquina era una maravilla: la electrónica interna era la misma que en la GBA, el tamaño era absolutamente minúsculo, la pantalla era increíblemente nítida, la batería duraba unas ocho horas, la calidad de los botones era superior a la de cualquier máquina de Nintendo, la pantalla era retroiluminada con ajuste de brillo en cinco niveles, su carcasa era metálica… Una auténtica maravilla de diseño que pretendía meterse en el mismo segmento de mercado que los iPod y aparatos similares.

Yo fui un devoto total de la Micro, y actualmente es la videoconsola que más utilizo (dentro de lo poco que uso ya los videojuegos). Es habitual que todas las noches me eche una partida rápida antes de dormir a cualquier juego porque al ser tan pequeña se puede usar casi en cualquier situación sin ningún tipo de molestia. Como os digo, para mí es la mejor Gameboy de la historia.

Como contrapartida hay que señalar que sólo era compatible con los cartuchos de GBA y que el sonido, sin auriculares, apenas se escuchaba en entornos ruidosos; pero da igual, la GB Micro era un ejercicio de diseño que nos enamoró a muchos por su tamaño y por la impecable calidad de sus acabados.

Pantalla GB Micro

Con la Micro terminaron los diecisiete años de reinado de la Gameboy y comenzó la época de la DS. Consola que, aún siendo de la misma compañía, no compartía raíces con su hermana mayor y por eso tomó un camino diferente.

logonintendo-gba1

Pues bien, hasta aquí el repaso a esta familia de máquinas de bolsillo fabricadas por Nintendo. Unas videoconsolas que definieron el concepto de juego portátil, pues aunque cuando se lanzó la Gameboy original había en el mercado un par de contendientes más a cargo de Sega y Atari (con la GameGear y la LYNX respectivamente) la única que realmente cabía en un bolsillo y la que tenía los juegos más divertidos era la consola blanca que abría este artículo.

Recuerdo bien cómo miraba con envidia los anuncios de aquella pequeña videoconsola y cómo se la pedía a un amigo de la playa siempre que podía para echar una partida al Tetris, al F1 Race o al Terminator 2, que eran los únicos juegos que tenía por aquel entonces. Tiempo después me compré una Gameboy yo mismo, y tanto me gustó aquella máquina que poco a poco me fui haciendo con todas a medida que iban saliendo al mercado: desde la Gameboy ladrillo original hasta la Micro que cerró la historia.

La primera y la última

Y es muy cierto que hay gente que posee decenas de versiones de GBA-SP, todas impolutas y perfectamente ordenadas en vitrinas como si de un museo se tratara; pero yo he ido disfrutando con mis propias manos de cada una de las Gameboys que han ido saliendo al mercado con el paso de los años (a excepción de la Light Skeleton Famitsu Edition, claro está) y me hace feliz saber que todas y cada una de las máquinas que aparecen en la siguiente imagen me ha proporcionado innumerables horas de diversión.

Familia Gameboy (I)

Desde luego, si en Nintendo pretendieron construir una máquina técnicamente sencilla pero capaz de entretener a cualquiera, he de decir que conmigo acertaron de pleno y siempre habrá un lugar en mi corazón para esa mítica cruceta de control que ya es todo un símbolo de los videojuegos.

¡Larga vida a la Gameboy!

Enlaces de interés

Gameboy Line (Wikipedia)

Nintendo’s Portable History: Part 2, Game Boy

Anuncios

39 pensamientos en “La historia de la Gameboy

  1. Muy bonito, eh? Que te pareceria que yo ahora en Retrobits empezase a subir fotos de Alcalá y análisis de material fotográfico? Ais… según estamos con la crisis y tú, robandonos el “target” de nuestro blog… mala persona 😛

    Ahora en serio, la Game Boy siempre me llamó la atención… por que por aquella época tenía una Game Gear y no podía entender como la gente era capaz de ver algo en aquel churro de pantalla verde horripilante xD Es la historia de siempre: un producto que se vende más por “cómo lo venden” que por su calidad real. Marketing, publicidad, política de títulos y precios… vamos, que si no llega a ser por que nació con el Tetris debajo del brazo, Nintendo no se había comido ni una rosca.

    El tema de los accesorios como la cámara… bueno, otro ejemplo de marketing bien hecho. Por aquella época ya existia un accesorio que te permitia ver la TV en la Game Gear… eso SI era útil y no unas fotos en blanco y negro xD

    A ver cuando vuelva a casa si la encuentro y hago un análisis como el tuyo de la GG.

    PD: por irónico que suene tuve una GB Pocket azul :$ xDDD

    • Dricas: lo mío con los videojuegos son algunos artículos esporádicos; vosotros os lo curráis día a día, y eso es lo que cuenta. De todos modos, tenía una cuenta pendiente con la Gameboy, que me ha dado (y me da) montones de horas de diversión. Tuve una GameGear, pero nunca le acabé de ver la gracia, así que esperaré con ansia ese artículo sobre la portátil de Sega. Ah, y jamás conseguí aquel accesorio para ver la TV por mucho que busqué (supongo que ahora por eBay se encontrarán a patadas) pero yo en su día lo busqué pateándome los Cash Converters de Madrid uno por uno XD.

      Javi: es que la SP fue todo un superventas. Y no me extraña, porque supuso un salto de calidad enorme. Por cierto, parece mentira lo atómicas que son las GB “tocho”. Se te cae una PSP al suelo y ya te puedes despedir de ella; pero se te cae una de esas y no se le salen ni las pilas… XD

      Manu: muchas gracias por el comentario; la verdad es que me lo he pasado pipa redactándolo y haciendo las fotos 😉

      falvarez: hace un tiempo vi tu vídeo en La Quinta Marcha y flipé, porque no me perdía ese programa ni una sola semana. Estoy seguro de que te vi en su momento, pero claro, mi memoria no llega tan lejos, jeje. Y sí, como comento en el artículo hoy en día no se me ocurriría comprarme una cosa para tenerla de adorno; pero eran otros tiempos, “los años salvajes” como suelo referirme a ellos, jeje.

      ¡Muchas gracias a todos por pasaros!

    • Lo que dio mas exito a la gameboy frente a la Game Gear no es solo el marketing, porque ademas ambas lo tuvieron muy bueno, sino la duracion de la bateria, la portabilidad (la Game Gear te reventaba el bolsillo del pantalon), y la seleccion de titulos y el extensisimo catalogo 1049 juegos frente a los mas de 300 de Game Gear, tecnicamente superior, pantalla retroiluminada en color, era una maravilla, pero chupaba pilas y te daba pocas horas de juego si no tenias un enchufe a tu lado. Por eso la Game Boy tuvo mas exito, mas barata, dura mas, es mas portatil y mas juegos a elegir, ademas de que Mario, Zelda etc siempre han vendido consolas.

  2. Gran entrada, hay que ver como pasa el tiempo, yo tambien tuve la primera GameBoy, y aun la conservo aqui en mi habitacion, la pena es que apenas conservo cartuchos, pero bueno enciende que no es poco, jeje

    Del resto ya no tuve ninguna, eso si vendi muchas SP cuando estuve trabajando en un centro comercial

  3. Genial artículo.

    Curiosamente, mi primera consola fue una GameBoy, y no una GameBoy cualquiera (aunque no tan especial como tu Light), ya que vino desde Japón, cuando todavía no se comercializaba en España y la gané concursando en el espacio de videojuegos de La Quinta Marcha (los que tengáis ya una edad es posible que recordéis ese programa de los primeros tiempos de Tele5). La mía está ya amarillenta, porque ha tenido buen tute, y con ella hemos jugado todos los miembros de la familia, ¡hasta mis padres!

    En cuanto a la GameBoy Light, la verdad es que está chulo tener algo así pero, sinceramente, a mí me daría mucha pena tener algo que no voy a usar. 😛

    Un saludo.

  4. Pingback: Lecturas recomendadas · El Blog de Manu

  5. ¡¡Increíble post Luiper!!. Que recuerdos me trae.. madre mía…:)
    Mi primera videoconsola, de mi vida, fue la Game Boy, la de la pantalla verde, que aun conservo pese a tener 20años ya.. La de pasta que se dejaron mis padres para que pudiera disfrutarla desde el día que salió en España. Junto a la Super Nintendo, han sido las dos mejores consolas de mi vida, las que mas he jugado, mas aprecio tengo y mas diversión me han proporcionado.

    Me ha encantado tu post, en serio, sobre todo por la cantidad de recuerdos que me han venido a la cabeza según lo iba leyendo.

    Yo también tengo en mente preparar una serie de post sobre el mundo consolero y mostrando a su vez mi colección de consolas.

    P.D: ¿Por cuanto vendes la Game Boy Light?¿. XD, ¡¡la quiero!!.;)

  6. Pingback: Bitacoras.com

  7. Muy buena revisión de la historia de la “pequeña” de Nintendo.
    Menuda compra esta Gameboy Light Skeleton Famitsu Edition en caja de cartón. Guárdala como lo que es, un tesoro buscadísimo.
    Sobre la Micro, creo que como concepto de portátil, catálogo y diseño, es la mejor portátil de todas.

    • Bueno, eso depende mucho de lo aficionado que seas a estas cosas. Si está en buen estado y te lo puedes permitir, adelante. Desde luego, yo ahora mismo no me gastaría 80 euros en una Gameboy Light; pero no por nada, sino porque ya no le veo el punto a estas cosas como hace unos años. Sin embargo, me gastaría 1000 euros en una Nikon D90 sin pensármelo demasiado (de hecho el otro día estuve a punto).

      Todo depende de las circunstancias de cada uno, por lo que no te puedo dar una recomendación universal.

      ¡Un saludo!

  8. Sublime. los que hemos nacido tarde disfrutamos mas tarde, pero no menos, en cierto sentido envidio el haber sido consciente de la aparicion y la evolucion de nuestras pequeñas consumidoras de alcalinas. ahora queda restaurar gameboys de primos y hermanos plagadas de pegatinas, que positivamente, las salvaron de rallazos. felicidades por esta magnifica entrada.

    • Muchas gracias, Adrian. Me alegro mucho de que te haya gustado la entrada, pero es que repasar la historia de la portátil más famosa de la historia es algo apasionante, por lo que a nada que uno se esfuerce siempre sale un artículo interesante. Yo he tenido la suerte de conocer de primera mano todos los modelos que aparecen en las fotografías; y precisamente pensando en la gente que sólo ha llegado a los últimos modelos me animé a ponerme “manos al teclado”.

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

  9. hola, he visto este post alguna vez y debo decirte que me encanta,lo que mas me gusta esa game boy light tan rara,yo tambien tengo una pero no es ese modelo jeje.Felicidades!!

  10. hola adoro los game boy, por lo que ley del los game boy decido quedarme con ellaas en vez que con un ds,yo tengo un gba pero ahora ando buscando para comprarme un game boy micro buenp, felicidades familia game boy

  11. te pido por favor por favor si aun tienes lafamitsu vendemela,
    por favor la he buscado durante 16 años sin resultados
    por favor dendemela pon el precio y por favor si aceptas escribe un comentario o envía me un email

  12. Hola Luis! No sé si vas a recordarme porque hace mucho que no comento nada en tu blog. Sin embargo lo sigo siempre de cerca e intento leer todo lo que escribes 😉

    Posiblemente seta sea una de las últimas entradas en las que esperarías un comentario mío jajaja. Y tranquilo no pretendo hacerte una oferta por la preciosa Gameboy Light Skeleton, debéis guardarla toda vuestra vida…

    Simplemente me ha picado la morriña y estoy pensando en comprar alguna de estas maravillas. Mis padres tuvieron la Gameboy original en su día. De hecho debe estar por casa pero hecha polvo, luego tuve GBA que ya la heredó mi primo pequeño.

    Así que intentaré conseguir la Gameboy Color. Creo que tiene sentido, porque hubo una época en que la gente de mi generación, quien más quien menos tuvo una. Pero yo nunca la tube. Por el precio que piden en eBay no creo que me lo piense mucho 😀

    Nada, solo era compartir, mis pensamientos. Y mandarte recuerdos, espero que tu vida siga en buen camino y que seas feliz, que es lo más importante.

    Un abrazo Luis, cuídate mucho. 🙂

  13. Hola! Llego unos 5 años tarde a leer el artículo, pero rebuscando información de la game boy me apareció este artículo y puedo decir que valió la pena pararme a leerlo. Yo ahora estoy intentando hacerme con toda la colección de Game Boy (excepto la Light, que me doy por vencido) y la verdad es que se agradece encontrar a gente que comparte una afición a coleccionar estas maravillas tanto como tú. Gran artículo y un saludo!

  14. Vivan las gameboy las adoro ,desearía haber vivido en su época ,pero aún asi nunca en mi vida me han comprado una consola ,pero cuando tenga edad compraré una en internet,

    Siempre leo este post me lo e leído un montón de veces , tienes suerte de tener todos los modelos de gameboy ,TE ENVIDIO .😁😁😁 !vivan las gameboy!

  15. Pingback: Carlos Waldo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s