Paseo fotográfico por Alcalá (2ª parte)

Seguimos hoy el paseo que comenzamos hace unos días a través de las calles y plazas de la ciudad complutense, dedicando unas cuantas imágenes a ese motivo que tanto me gusta: el agua.

Cuesta abajo

Una de las fuentes más grandes de Alcalá con los edificios de la ciudad del aire al fondo

Agua

¡Mucha agua!

Colores

Colores cálidos en una calle que hay cerca de la puerta de la iglesia magistral

Un refresco

Dan ganas de meterse a darse un baño en las mañanas de calor

Llega el buen tiempo

La potencia de los chorros de agua

Avenidas

Poco tráfico en una mañana de sábado en las proximidades del centro comercial Alcalá Magna

El presente se hace viejo

Uno de los accesos a la puerta del vado tratada para darle un aire antiguo

Hasta el infinito (y más allá)

Las largas avenidas de los barrios nuevos

Vigilando la retaguardia

Vigilando la retaguardia...

La cigüeña espia

La cigüeña que todo lo ve

Anuncios

Cuándo y cómo limpiar el sensor de una cámara réflex

Hace unos días, tras hacer unas fotos en las que un inmaculado cielo azul era el protagonista de la parte superior de la imagen, me encontré con la desagradable sorpresa de que aparecían una mancha circular en la esquina superior izquierda. Esa mancha se encontraba exactamente en el mismo lugar en todas las fotografías, de modo que me tocaba enfrentarme por primera vez a algo que todo usuario de cámaras réflex se ha encontrado alguna vez en su vida: polvo en el sensor.

Para confirmar mis sospechas empleé el método habitual de comprobar estas cosas: hacer una foto al cielo enfocando al infinito y con el diafragma lo más cerrado posible. Haciendo eso y examinando con atención la imagen resultante en el ordenador me encontré con que tenía una mota de polvo bastante apreciable en la esquina superior izquierda y otras más pequeñas en el lado izquierdo y en la parte superior de la fotografía. Podéis verlas en la siguiente imagen:

Polvo en el sensor

De todos modos, puesto que la imagen es grande y puede que no apreciéis bien los detalles, os pongo a continuación un recorte de la esquina donde está la mancha más grande.

detalle

Me gustaría aprovechar para comentaros que todas las cámaras réflex van acumulando algo de polvo en su interior con el paso del tiempo: ya sea por el cambio de objetivos, porque su sellado no es perfecto o porque los objetivos zoom tienden a hacer un “efecto fuelle” al cambiar la distancia focal. Es evidente que no es lo mismo ponerse a cambiar de objetivo en un salón del hotel Palace que en medio de una tormenta de arena del desierto, pero por mucho cuidado que pongamos más tarde o más temprano nos tocará limpiar el sensor si no queremos que nuestras fotografías se vayan llenando de zonas oscuras.

Pues bien, una vez identificado el problema vamos a tratar de solucionarlo sin dejarnos una pasta en llevar la cámara al servicio técnico. En el mercado nos podemos encontrar varios sistemas de limpieza, pero hay que reconocer que hasta hoy ninguno ha podido superar a la clásica pera de aire que podemos comprar en cualquier farmacia. Este método es sencillo y rápido, pero sólo nos va a servir para eliminar partículas de polvo que se depositen sobre el sensor. Es importante limpiar el sensor en cuanto detectemos los primeros síntomas de suciedad, porque ese polvo se puede convertir en una especie de “barro” si ante un cambio brusco de temperatura se condensa humedad en el sensor. En ese caso la pera de aire no nos servirá de nada y habrá que emplear otros métodos más complejos (y caros) o bien llevar la cámara al servicio técnico con el consecuente rascado de bolsillo.

Pera de aire

Seguro que ahora mismo estáis pensando en los sprays de aire comprimido que venden en las tiendas de informática para limpiar teclados y demás; pero yo no os los aconsejo debido a que bajo determinadas circunstancias pueden expeler algo de humedad y “regar” nuestro sensor con el consecuente susto y empeoramiento del problema. Y os lo comento porque a mi cuñado le ocurrió hace unos meses y desde entonces no cambia la pera de aire por nada.

Podría explicaros el método paso por paso con fotografías y demás; pero puesto que ya hay en Youtube un vídeo que lo describe a la perfección lo que voy a hacer es ponéroslo directamente y a continuación os comentaré un par de cosas importantes que no hay que olvidar a la hora de realizar el proceso.

VIDEO: Proper Sensor Cleaning Detailed Tutorial

Recordad cuatro cosas muy importantes:

– Batería completamente cargada antes de comenzar (si se nos cierra el obturador en medio del proceso la podemos liar parda).

– No usar el modo de disparo Bulb para realizar la limpieza; en el menú hay una opción dedicada.

– La cámara ha de estar boca abajo para que el polvo caiga al exterior al desprenderse.

– Apretar la pera con fuerza pero sin que la punta de la pera llegue a tocar la superficie del sensor.

Una vez realizado el proceso realizamos de nuevo la fotografía de prueba (apuntamos al cielo, enfoque a infinito y el diafragma cerrado todo lo posible) y si el resultado es perfecto se acabó la limpieza. Si todavía quedan algunos puntos repetimos todo hasta que la imagen quede completamente limpia tal y como podéis ver a continuación:.

Tras la limpieza del sensor

Lo de la limpieza del sensor es una operación temida por mucha gente y de ello se aprovechan los servicios técnicos (que cobran unos precios abusivos y nos dejan sin cámara durante muchos días) siendo en realidad una labor que podemos realizar en casa por muy poco dinero (la pera de aire me costó menos de cuatro euros). No digo que en ciertos casos no sea necesario el uso del servicio técnico (líquidos en el sensor, polvo pegado…) pero en la mayoría de las ocasiones la limpieza la podemos realizar nosotros mismos en menos de un cuarto de hora. Mi consejo, aplicable a todos los ámbitos de la vida, es que seáis cuidadosos pero no tengáis miedo.

* Todos los artículos de este tipo en https://luipermom.wordpress.com/fotografia

Tubos de extensión + Nikkor 50mm 1.8D

Me estoy dando cuenta de que llevamos unos días de temática fotográfica en el blog; pero es que hoy al fin me llegó el paquete con los tubos de extensión que compré hace unos días por internet y no puedo evitar comentaros algo al respecto.

1946259413_12fe490d71

Los tubos de extensión no son otra cosa que un cilindro de longitud ajustable por tramos que se interpone entre la cámara de fotos y el objetivo de tal modo que podemos enfocar las cosas desde mucho más cerca (aunque perderemos algo de calidad en la imagen). Los que he comprado son muy sencillos y no los puedo usar con los objetivos AF-S 18-55 y 55-200 porque no puedo regular la apertura del diafragma sin emplear la cámara y el enfoque manual con ellos es un infierno. Sin embargo, el Nikkor 50mm 1.8D sí que posee anillo de diafragmas, y da gusto enfocar a mano con él, por lo que es el compañero perfecto para las fotos en macro que ahora puedo hacer con mi réflex. Dos ejemplos rápidos hechos en cinco minutos hoy a mediodía. Con la práctica espero ir mejorando; ya os contaré…  😉

Estigma

2 eur

Los múltiples colores del atardecer

No sé por qué, pero últimamente me ha dado por los atardeceres. Sin ir más lejos, ayer al salir de la oficina sentí que  me apetecía dejar atrás el asfalto de la ciudad y marcharme un rato al monte para ver ponerse el sol; así que a las seis en punto agarré la cámara de fotos y me encaminé con mi coche hacia los mismos parajes que fotografié hace unas semanas; sólo que aquella vez fue a mediodía y el resultado no me convenció demasiado.

De todos modos, nada más llegar a lo alto del cerro del Viso me llevé una gran decepción, pues el cielo inmaculado que había a mediodía había dado paso a una atmósfera cargada de partículas de contaminación que daban un aire gris al horizonte y pensé que en esta ocasión tampoco iba a poder capturar la belleza que se divisa desde allí.

Pero bueno, ya que había invertido un rato en llegar hasta lo alto del cerro, me dediqué a hacer algunas fotografías de la ciudad porque desde ese lugar siempre queda bonita, pero tenía la sensación de haberme dado el paseo hasta allí para nada porque no había mucho color en el ambiente. Sin embargo, justo cuando estaba empezando a recoger mis cosas para regresar a casa, todo empezó a tomar un tono anaranjado que me hizo volver a sacar la cámara y capturar algunas imágenes realmente bonitas y relajantes. Las mismas partículas en suspensión que un momento antes apagaban todo se encargaron de reflejar los últimos rayos de sol iluminando el horizonte en unos tonos ocres fantásticos.

Os dejo con la secuencia en la que tomé las fotos para que podáis apreciar el cambio gradual que fue tomando el cielo con el paso de los minutos, pero no sin antes “confesaros” que me siento absolutamente libre cada vez que cojo la cámara y plasmo para siempre lo que mis ojos ven en un instante que no se repetirá jamás.

Komatsu

Las faldas del cerro del Viso

Alcalá desde el cerro del Viso

Simetría

En busca del fuego

Campo

Telecomunicaciones

Rumbo a Barajas

Contaminación

El sol cobarde tras los olivos

Ocre

Madrid bajo un cielo rojo

Testigo del anochecer

Paseo fotográfico por Alcalá (1ª parte)

En estos últimos días he estado haciendo fotografías a diestro y siniestro por muchos rincones de Alcalá de Henares, así que he decidido dedicar tres entradas que iré publicando durante esta semana a presentaros una selección de las mejores imágenes de entre las más de doscientas que disparé en total para confeccionar así una especie de paseo por una ciudad que bajo los rayos del sol luce especialmente bonita.

Verde vs. gris

La puerta principal de la iglesia magistral

Chernobyl en Alcalá

Casa abandonada a escasos metros de la calle Libreros

Escuela de arquitectura de la UAH

Escuela de arquitectura de la universidad de Alcalá

Cigüeñas al atardecer

Dos cigüeñas viendo al atardecer muy cerca de la Plaza de Cervantes

Rio Henares

Las tranquilas aguas del río Henares

Espiando a los patos

Una pareja de patos navegando por el río

Calle del Mercado

La calle junto al ayuntamiento que da al mercado municipal

Llegando al extremo Sur de la Plaza de Cervantes

Llegando a la plaza de Cervantes por la calle Escritorios en una mañana nublada

Callejón de la oficina de turismo

El callejón de la oficina de turismo

Mirando al Norte desde la plaza de Aguadores

Vista hacia el Norte desde la puerta de aguadores

Atardecer en los tejados II

Parte trasera de la iglesia de Santamaría

17ª actualización de la review del Eee701

Rápida actualización de la review del Asus EeePC 701 (¡madre mía, ya van 17!) para comentar que el modo suspendido el pequeño ordenador consume más batería de lo deseable de modo que en apenas 30 horas nos podemos encontrar con que el portátil se apague por si mismo debido a la falta de energía. Tenéis toda la información en la propia review.