“Tilt-shift”: ¿maqueta o realidad?

Aprovechando que el día de Navidad siempre se hace un poco largo y es para tomárselo con mucha calma, hoy os voy a hablar sobre un tema que me tiene muy enganchado últimamente y del que es posible que hayáis visto algo por internet, puesto que actualmente es una verdadera fiebre como demuestran los grupos de Flickr basados en esta tendencia y la cantidad de imágenes de este tipo que están proliferando por todos los rincones de la red.

A2 (III)

NOTA: como es habitual en todas mis fotografías, podéis pinchar sobre cualquiera de ellas para acceder a la versión a tamaño grande de la misma. Para ello debéis pulsar, una vez abierta la página de Flickr correspondiente, en el icono de la lupa que aparecerá sobre la esquina superior izquierda de la fotografía.

Todo comenzó para mí cuando no hace demasiado tiempo leí en Microsiervos (blog más que recomendable) un artículo sobre cierto tipo de fotografía que hace que las cosas parezcan modelos a escala. El nombre de dicha técnica es conocido como tilt-shift, y para su empleo hacen falta unos objetivos especiales que cuestan una millonada y que se basan en la descolocación de los planos de visión y enfoque. Lo normal en una cámara del tipo que sea (y en nuestra propia percepción de las cosas) es que el plano de visión y el plano de enfoque sean paralelos, pero si modificamos el ángulo de uno sobre el otro los efectos visuales que se pueden conseguir son realmente sorprendentes gracias al llamado principio de Scheimpflug.

mc80mm-tilt-shift-lens3

El uso original de este tipo de objetivos es el de preservar las formas rectas de los edificios en estudios de arquitectura, pero echándole un poco de imaginación pueden salir fotografías muy curiosas. Ya sabéis que cuando hacemos una fotografía de un edificio desde abajo tiende a adoptar una forma trapezoidal porque las aristas de sus lados aparentan converger en un punto imaginario por encima de la altura máxima del edificio; pero empleando un objetivo como el que os comentaba antes, podemos “anular” ese efecto y conseguir que las aristas se vean paralelas entre si. Si queréis información más concisa de este tipo de objetivos y lo que se puede conseguir mediante su empleo os recomiendo que le echéis un vistazo a este enlace, pues posee una extensa explicación técnica (en inglés, eso sí) que considero una buena referencia para entender cómo funcionan estas complejas lentes.

Tal vez la variante más artística de estos objetivos es el poder conseguir que las imágenes del “mundo real” parezcan maquetas basándose en el principio de la profundidad de campo y la capacidad de engañar al ojo humano haciéndole creer que está viendo algo a una escala que en realidad no es tal. Los seres humanos estamos acostumbrados a que al fijarnos en algo con detalle desenfocamos el resto de los planos: en el caso de grandes distancias (paisajes) el desenfoque será pequeño, pero si estamos mirando una parte de una maqueta detenidamente todo lo demás se desenfocará considerablemente. Precisamente gracias a la capacidad de variar el ángulo entre los planos de visión y enfoque que poseen estos objetivos vamos a poder engañar al cerebro haciéndole creer que estamos viendo algo muy pequeño cuando en realidad mide centenares de metros tal y como se puede apreciar en la siguiente imagen de WVS.

252142355_69da455a41

Como os decía, estos objetivos tienen un coste muy alto y evidentemente sólo están disponibles para cámaras reflex, por lo que se alejan de los bolsillos de la mayoría de nosotros. Sin embargo, hay una alternativa para conseguir este tipo de imágenes mucho más barata y al alcance de cualquier persona que tenga una cámara digital y un programa de retoque fotográfico como GIMP o Photoshop: lo que se suele llamar fake tilt-shift (falso tilt-shift).

He descubierto la técnica del falso tilt-shift hace cosa de una semana y ya he creado más de sesenta imágenes que podéis ver en un álbum que he dedicado el tema en mi flickr; y os aseguro que con el tiempo ese número seguirá creciendo porque creo que es algo original, vistoso y espectacular. Si ahora mismo tuviera que elegir una de ellas para mostraros a modo de ejemplo sería una que hice hace un par de días a partir de un paisaje de la laguna de Peñalara que saqué el pasado verano en una excursión.

Peñalara

¿Veis? El césped que permanece enfocado da la sensación de ser el típico musgo que se emplea en los belenes y la valla de la derecha parece estar hecha a base de palillos. Y que conste que la imagen original era casi totalmente nítida porque al hacerla con el obturador bastante cerrado prácticamente todo se mantiene “en foco”, pero con el tratamiento adecuado se puede conseguir el sorprendente efecto que se puede apreciar en la imagen haciendo pensar al espectador que está mirando una maqueta muy detallada a escasos centímetros de distancia.

La verdad es que para mí ha sido una gran cosa aprender a tratar las imágenes de esta forma, pues cuando vi las primeras por internet me quedé absolutamente fascinado; y el hecho de que ahora sean mis propias fotografías las que sirven de base para este tipo de creaciones me hace ver las cosas con otra perspectiva. De hecho, desde hace un par de días, no hago más que darle vueltas a la cabeza para ver desde qué lugar puedo disparar la cámara para luego poder hacer otra de estas “maquetas”, ya que hasta el momento lo que he hecho ha sido recorrer mi archivo fotográfico en busca de imágenes que se adecuaran a mis propósitos.

Por cierto; es probable que alguno de vosotros esté acordándose en estos momentos de una entrada que publiqué en los primeros días de vida de este blog en la que me mostraba contrario al retoque fotográfico. Pues bien, pese a todo esto que os estoy contando, sigo manteniendo exactamente lo mismo que dije en aquellos párrafos punto por punto, y es que como idea central de aquel texto comentaba que entendía el retoque como un modo de hacer cosas que la realidad no permite; estando mi crítica dirigida al retoque de aquello que se podría haber conseguido simplemente encuadrando mejor la imagen o utilizando las características de la cámara que tenemos entre las manos en el momento de disparar. Es decir, que entiendo el retoque fotográfico como un modo de crear cosas que de otro modo no sería posible, pero nunca como un medio que supla las carencias de la persona que está manejando la cámara. De hecho, copio y pego el siguiente párrafo directamente de esa entrada que resume a la perfección lo que quería decir en ella:

“Creo que esa es la función del retoque fotográfico: dar a los artistas unas herramientas que potencien su creatividad mediante efectos y filtros digitales que se llevan aplicando “a mano” desde que el ser humano inventó el arte”

Pues bien, dicho todo esto y una vez puestos en antecedentes, os pongo a continuación algunas imágenes más que he obtenido con esta técnica, pues como os decía antes, en apenas unos días ya tengo una buena colección de ellas y poco a poco irán aumentando. Espero que os sorprendan, que os gusten y que las disfrutéis tanto como yo realizándolas.

La via del tren

Peñalara (III)

Desde el castillo de Oropesa

Madrid noche (I)

El banco solitario

Derribando el antiguo mercado de Alcalá

Chalets (II)

Torrejón

Barcas en Galicia (I)

Rompeolas

Plaza Chinchon

Patinetes

Playa de Galicia

Patio de la universidad de Alcalá

Madrid noche (III)

Chalets Oropesa

La barca solitaria

Piedras en Morro de Gos

Ávila

¿Os han gustado? Pues si es así os alegrará saber que en breve publicaré en el blog un mini-cursillo para que vosotros mismos podáis realizar vuestras propias imágenes con la técnica del fake tilt-shift 😉

EDITO: ¡Tutorial publicado! https://luipermom.wordpress.com/2008/12/29/tutorial-tilt-shift-con-photoshop/

6 pensamientos en ““Tilt-shift”: ¿maqueta o realidad?

  1. Pingback: Tutorial: Tilt-Shift con Photoshop « No sé ni cómo te atreves

  2. Lo primero: estoy enganchado a tu blog, sobre todo a los posts sobre foto, y al del Asus Eee 701 (estoy en si merece la pena pillar ése u otro más caro, ya te comentaré en esa entrada).

    Bueno, al tema: había visto las fotos, pero no sabía que se pudiera hacer tan fácilmente, gracias por el tutorial.

    No he podido evitar reírme cuando he visto la foto del bancquito rojo y la última de la rotonda: son buenísimas, si me las encuentro por casualidad hubiera jurado que son maquetas.

    Pues nada, a practicar con el Fotosopas o con el GIMP, encontré un tuto aquí. Tiene que ser divertido.

    Pero te voy a boicotear el tuto: para los vagos, echen un vistazo a esta web.

    Me gusta

  3. Lo primero: estoy enganchado a tu blog, sobre todo a los posts sobre foto, y al del Asus Eee 701 (estoy en si merece la pena pillar ése u otro más caro, ya te comentaré en esa entrada).

    Bueno, al tema: había visto las fotos, pero no sabía que se pudiera hacer tan fácilmente, gracias por el tutorial.

    No he podido evitar reírme cuando he visto la foto del banquito rojo y la última de la rotonda: son buenísimas, si me las encuentro por casualidad hubiera jurado que son maquetas.

    Pues nada, a practicar con el Fotosopas o con el GIMP, encontré un tuto aquí. Tiene que ser divertido.

    Pero te voy a boicotear el tuto: para los vagos, echen un vistazo a esta web.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .