Lugares abandonados (10)

Subiendo por el Paseo de los Curas, unos 100 metros antes de llegar a la Puerta de Madrid, os encontraréis con un conjunto de tres viviendas colindantes que llevan cerradas tantos años que no recuerdo haberlas visto en otro estado diferente al actual. Se encuentran concretamente en la Plaza Puerta de Santa Ana, que es la confluencia del Paseo de los Curas con la calle Ánimas.

Plaza Puerta de Santa Ana

Su peculiaridad es que se trata de un viejo conjunto que ha quedado aislado en medio del desarrollo urbanístico de la zona que tuvo lugar en la década de los 70 y, al menos a mí particularmente, me llama mucho la atención porque lo podemos ver por tres de sus cuatro caras, ya que está situada en la confluencia de dos calles prácticamente perpendiculares entre si.

Calle Ánimas

Es extraño que siga en pie después de tantos años y, sobre todo, que haya sabido aguantar con valentía una época en la que cada metro cuadrado de terreno se pagaba a precio de oro para levantar un edificio de varias plantas. No sé cuánto más seguirán allí, pero por si acaso, quise guardar su recuerdo por si un día paso por esa acera y tengo que echar de menos a aquellas antiguas casas que, sin despertar admiración entre las gentes de la ciudad, soportaron el paso del tiempo durante décadas.

Alcalá de Henares ayer y hoy (71)

Nos vamos a situar hoy unos metros más a la izquierda de la iglesia que vimos hace ya un par de semanas. Estamos en concreto en la Puerta del Vado; lugar cercano a mi casa por el que paso cada dos por tres y justo en medio de la concurrida calle conocida como Paseo de los Curas.

Por cierto, puede que a algunos de vosotros os haya llamado la atención que hay muchas plazas de Alcalá de Henares denominadas “puerta de…” (puerta de aguadores, puerta de Madrid…) pero es que precisamente esa denominación proviene de que cuando la ciudad estaba completamente amurallada en estos lugares estaban situados los accesos a la misma. Más allá de ellas sólo había un camino que discurría entre infinitos campos de cultivo, así que esas eran las puertas de la ciudad.

Pues bien, lo que podéis ver a continuación no es ni más ni menos que una casa que se construyó entre los restos de la antigua muralla. Y aunque la fotografía parezca muy antigua y mis recuerdos sean un poco borrosos en este punto, yo juraría que de pequeño esta zona de Alcalá tenía prácticamente el mismo aspecto que hace unas cuantas décadas.

Restos de la muralla en la Puerta del Vado

Restos de la antigua muralla situada en en el Paseo de los Curas”. 1963. Fotografía de Baldomero Perdigón Puebla. Extraída del libro “Alcalá de Henares en Blanco y Negro (1960 – 1970). ISBN: 84-607-1405-5.

El progreso urbanístico siguió su curso y con el tiempo nada quedó ni de la minúscula vivienda ni de la muralla que la abrazaba; dando lugar a un edificio de poca altura con su portal de vidrio y metal, sus dobles ventanas y persianas en aluminio. Por cierto, quedaos con la imagen de la tienda de reparación de calzado porque presiento que dentro de unos meses ya no estará ahí.

Puerta del Vado en la actualidad

Puerta del Vado en la actualidad.

Y por hoy esto es todo. La semana que viene volveremos a las cercanías de la plaza de los Santos Niños; pero esta vez visitaremos una calle que hasta ahora no habíamos pisado.

Alcalá de Henares ayer y hoy (38)

Bajamos hoy un poco más al Sur con respecto a las fotos anteriores para situarnos en el Paseo de los Curas y desde allí mirar hacia la calle de las Vaqueras.

Calle de las Vaqueras desde el Paseo de los Curas
“Calle de las Vaqueras desde el Paseo de los Curas”. 1963. Fotografía de Baldomero Perdigón Puebla. Extraída del libro “Alcalá de Henares en Blanco y Negro (1960 – 1970). ISBN: 84-607-1405-5.

Como es habitual en las calles de esta zona de Alcalá por aquellos tiempos, las aceras son apenas un conjunto de adoquines y las calles son una explanada de arena por la que la gente caminaba y se desplazaba en sus vehículos.

Me sigue llamando la atención que en la mayoría de fotografías de estos lugares aparecen niños jugando por las calles alegremente; cosa impensable hoy en día debido al tránsito de coches que hay por todos los rincones de la ciudad.

Si miramos ahora a la imagen actual de este lugar podemos ver que la calle ha sufrido una profunda remodelación, ya que las casas antiguas han sido sustituidas en su mayor parte por edificaciones modernas con algunos locales comerciales en sus bajos.

Calle de las Vaqueras desde el Paseo de los Curas en la actualidad
Calle de las Vaqueras desde el Paseo de los Curas en la actualidad.

El próximo día nos acercaremos a un lugar muy próximo a éste (ya os dije que pasaríamos un par de semanas callejeando por aquí) y desde allí echaremos otro vistazo a un rincón de la ciudad.

¡Un saludo! :-)